Inicio > Perfil general en colaboraciones > Charlamos con… (Publicado en el blog de Francisco Beltrán)

Charlamos con… (Publicado en el blog de Francisco Beltrán)


El logotipo de su blog ya muestra el potencial argumento del blog de Francisco Beltrán, Apuntes Tácticos, donde encantado mantuve una charla que fue reproducida en modo entrevista, sacando a relucir muchos temas de la actualidad, análisis del paradigma actual y desmitificando ciertos mitos de la conversación natural sobre el juego. Sin más, nos hacemos eco de todo lo dicho e invitar a seguir el trabajo de Francisco, uno de esos referentes sobre el trabajo de campo y la red de redes.

Enlace a la charla.

Charlamos con… Gonzalo Chaves (@Gons_)

Gonzalo Chaves es un auténtico amante del fútbol que habla siempre desde el conocimiento y el estudio. Cualquier entrenador o persona que sueñe con serlo, tiene en su blog (https://elfutboldegons.wordpress.com) la oportunidad para estudiar equipos y plantear imaginariamente cómo ganarles o ver principios de juego o variantes que serán útiles en un futuro. Sin embargo, lo hace por pasión y amor a este deporte y eso hace que cada palabra suya esté abierta a cualquier amante de este deporte. Gonzalo ofrece su forma de entender el juego, muy alejada del habitual reduccionismo y viendo el juego como un “continuum”. No hará falta pedirles que le sigan en twitter (@Gons_) porque leída esta charla, lo harán seguro.

Beltrán: Gonzalo, en primer lugar, decirte que es un placer hablar de fútbol con una persona como tú y que espero que estas charlas ayuden también a ofrecerle al espectador una visión más completa del juego porque hasta esta revolución digital, los aficionados hemos vivido de análisis copados por los árbitros, la falta de intensidad y la diferencia física, ¿está eso superado?

Gonzalo: Las gracias a espacios como éste que enriquecen el debate fútbolístico para los que buscábamos ese algo “más” que aún no se nos ofrecía en otros medios de mayor alcance. ¿Superado? A un nivel global no lo creo y supongo que es esa la barrera entre un ambiente y otro: aquellos que reducen sin tener consecuencia de lo que es el fútbol, sin entrar a valorar en superficialidades como estamentos arbitrales y derivados.

Quizás habría que hacer un esfuerzo aún mayor para ir cambiando un poco todo, comenzando por comprender sin tener que profundizar en el juego. Respeto a la calidad.

Sí, algo de eso debe haber cuando la gente no consigue disfrutar del Real Madrid y del Barcelona, de Mourinho y de Guardiola… Yo, por ejemplo, estoy convencido de que si la gente se parara a disfrutar y valorar más este juego, ese fanatismo irremediable, sería menor. Y está claro que tiene que haber “fans” de cada equipo, pero la gente que escribe, la gente que entrena… esa gente también antepone muchas veces la pasión y la costumbre a la razón y el estudio y eso hace que no encontremos un modelo definitivo y que mal eduquemos incluso a muchos jugadores

Haciendo metáfora un poco con el propio fútbol, supongo que todo comienza desde la cantera, creando una idea y tratando que persista hasta el primer equipo. En lo mediático podría pasar igual, comenzando desde la base, inculcando cierto respeto al juego para a partir de ahí encontrar una corriente de opinión diferente a la que se nos ofrece continuamente o que al menos contiene más ‘chance’ para llegar a nuestra vista. Creo que ese es el valor que se está imponiendo en muchas webs, usuarios o profesionales, con intenciones claras de poner color al gris de la polémica, la cerrazón de unas colores o en definitiva, algo que no se entiende como fútbol. Sucedáneos.

Sí, mira, yo siempre que discuto con gente cercana a mí, me dice que a los entrenadores hay que darles continuidad, que se necesita tiempo… pero el problema muchas veces no son las destituciones, ¡hay entrenadores que de verdad hay que echarlos! el problema es anterior, es el porqué fichas a un entrenador, qué parámetros sigues… importa el resultado y no el método cuando el resultado nunca puede ser igual en un equipo que otro, cada plantilla, cada sociedad, incluso cada estadio es un contexto diferente y grandes profesionales parecen no entenderlo.

Y de verdad que hay muchos que ni siquiera tienen método, que hacen lo que le hacían sus entrenadores a ellos y esos entrenadores hacían lo que entrenadores de hace cincuenta años hacían…

Entramos en un plano más profesional y en la eterna “dicotomía” entre el método y resultado. En este caso, siempre intento decir lo mismo: El resultado siempre es consecuencia de lo otro. Y como bien sabes, ¿para qué dividir cuando el fútbol no consiste en eso? Podríamos redondear la ecuación si en vez del término ‘método’ lo hallamos como ‘el jugar’, porque supongo que ésta es la ramificación de lo que se hace en el día a día, el examen de ese trabajo metodológico. En el mismo, entra ‘todo’.

Desde aquí a la definición de lo complejo que es este deporte hay una senda estrecha, la cuál es difícil de entender por el propio significado del adjetivo. ¿La lástima? Que muchas veces quién decide, no tiene asimilado eso.

Sí, realmente, muy pocas veces quien decide lo tiene asimilado. Afortunadamente, cada vez llegan más técnicos competentes y cercanos a la visión de que el fútbol es un todo y que el entrenamiento tiene una relación específica y no condicional con el juego. Sin duda, entre todos ellos destacan Mourinho y Guardiola. La gente los enfrenta a menudo, o eres de uno o eres de otro y sin embargo yo les veo muchas más similitudes que diferencias, ¿estás de acuerdo?

Lees a Mourinho, a sus colaboradores, a Martí Perarnau, a Oscar Cano… por citar algunos que han sido referencia a la hora de ir colocando ideas en mi mente sobre lo que es el fútbol y lo inabarcable del mismo. Interpretas sus lecturas sobre método, trabajo, pensamiento, etc. y encuentras una relación muy directa sobre la forma de tratar y de comprender el juego. Ambos son competidores natos pero lo hacen desde el talento, el cuál cada uno lo interpreta de una manera diferente sobre el campo; y ese talento es lo que los hace estar ahí. Minusvalorar eso es estar bastante cegado por un pensamiento reduccionista

¿Diferentes sobre el campo? Los contextos de cada equipo son muy diferentes. El fútbol no se escribe con una sola letra y ahí reside la riqueza del juego y de ambos estiletes actuales de los banquillos.

Sí, respecto a eso; es un tema muy largo y casi inabarcable pero es una de las grandes virtudes de Mourinho. Una vez, cuando dejó el Chelsea y había rumores sobre su futuro, decía que le hacía gracia que la gente hablara de “el estilo de Mourinho” y que él no tenía un estilo. Esa capacidad de adaptarse y de crear un modelo de juego en base a sus jugadores, sus posibilidades económicas, la liga en la que está… eso le hace ser muy grande allí donde va. ¿Qué más a tu parecer tiene que tener un gran entrenador?

Esto un poco lo he ido madurando teniendo conversaciones con uno, con otros, leyendo… Para mí el gran entrenador, sobre todo, debe de tener una base teórica que comprende desde el conocimiento pleno del juego, más la suma de saber acompañarlo con complementos que le ayuden a entender al rival, el origen del club, el termómetro de la actualidad, etc.; también valedor él mismo de poder encontrar las mejores relaciones sobre el campo y que los protagonistas comprendan al máximo el estilo que más se acerque a sus posibilidades. ¿He dicho comprender? Sí, transmitir debe ser esa virtud específica que puede llegar a separar al bueno del que no lo es tanto.

Esos complementos que le ayudan con información sobre el rival, el origen del club, etc., me llevan a pensar en el “scouting” del que sé que eres muy aficionado. En primer lugar, estaría bien que explicaras a la gente la función de un scouter y su importancia dentro de un cuerpo técnico. Es un tema muy abierto. Cuánto debemos cambiar según el rival. Yo por ejemplo, siempre digo que el rival es muy importante cuando organizo la semana de entrenamientos, porque en esa semana mi objetivo es preparar al equipo para el partido, darles todas las herramientas posibles y sobre todo que el jugador pueda visualizar (de forma práctica-real) durante la semana todas las acciones que se van a dar y por tanto van a tener que resolver durante el partido. Primero, necesito conocerlo todo sobre el equipo rival, absolutamente todo; cómo saca el portero, a quién, a qué lado; si el lateral juega en largo o en corto (y cuantas veces una y cuantas otra), al centro o a banda… luego, no le voy a dar toda esa información a mis jugadores. Mis jugadores necesitan tener la idea de cómo juegan, pero sobre todo de cómo vamos a jugar nosotros en ese partido. Lo importante no es que mi jugador sepa que el lateral el 90% de las veces juega hacia banda, sino que el jugador de banda sepa como anticipar la jugada o como orientar la presión para que salgan por dentro. Y te decía que es muy importante el rival en el ciclo semanal, ¡no para cambiar mi modelo de juego! sino para saber en qué principios y momentos del juego tengo que incidir durante la semana (siempre en relación con nuestro modelo de juego). Por ejemplo, si juego contra un equipo que repliega de forma intensiva y que su línea defensiva juega en la línea del área y que la transición ofensiva la hace con dos-tres jugadores y sin perder posiciones, pues esa semana, no voy a perder tiempo trabajando los contragolpes y transiciones ofensivas en superioridad numérica sino que voy a incidir en el ataque organizado, generar espacios específicos, buscar desdoblamientos, etc.

No dejo de ser un mero espectador con ínfulas extrañas hacia conocer a los equipos y más allá de eso, intentar profundizar, saber el porqué de que un entrenador haya querido alguna especificación de uno de sus jugadores en un momento en concreto, o similares informaciones e interpretaciones que te puede ofrecer un partido. Supongo que si este trabajo se profesionaliza, es una herramienta indispensable para el entrenador que elabora su partido frente a un rival que intenta conocer el máximo posible para preparar a sus jugadores dentro de un modelo que es inamovible. Esa debe ser la idea de mayor relevancia como bien has expuesto.

Hacer dependiente los movimientos de tus jugadores a los del rival me parece el mayor error que puede cometer una planificación de fútbol. Es asumir ser inferior en ese ‘todo’ que es el juego y supongo que esos “valores” no deben ser los más idóneos a la hora de transmitir un método, una forma de trabajar.

Exacto, por eso te decía, que lo más importante de conocer a un rival es saber en qué momentos y principios voy a incidir más durante la semana, ¡pero siempre según mis principios y mi modelo de juego! Aunque luego hay que ser coherente. Por ejemplo, imaginemos que tú eres mi scouter y vamos a jugar un partido contra el Barcelona. Si yo decido presionar arriba, algo específico vamos a tener que hacer cuando ellos hagan esa famosa salida “Lavolpiana” metiendo a Busquets por dentro, a centrales abiertos y a laterales a la espalda del extremo rival, ¿no? Para mí por eso es tan importante la pretemporada. Para poner en forma al equipo. No en forma física, sino para preparar a mi equipo para jugar los partidos de una determinada manera. Es un tiempo en el que hay que entrenar nuestra forma de jugar, de atacar, defender, transitar, de adquirir unos principios de juego y saber tomar decisiones en cualquier situación provocada por el juego, ya sea contra un equipo que juegue con dos delanteros que con equipos que jueguen sin una referencia. Porque a partir de ahí, cuando empiece la competición, mi ciclo semanal, como hemos explicado, va a estar en un porcentaje muy alto, influenciado por la forma de jugar del equipo rival. Y si tan importante es conocer al rival… tan importante es tener un scouter. Y ahí, a nivel profesional y habiendo estudiado partidos de los mejores equipos de Europa y de casi todos los equipos de la liga española, ¿cuáles te parecen que tienen los modelos más interesantes? ¿qué es lo que más te gusta?

¿Nivel profesional? Jejeje…

Ya más en serio, ¿modelos y en consecuencia equipos que me atraigan? Creo que sin entrar en valorar a Real Madrid y Barcelona, adalid ambos del conocimiento más amplio en fútbol para aquellos que nos mostramos con inquietudes por conocer, creo que los colectivos que más me han ofrecido en nuestra Liga BBVA son Valencia y Espanyol:

Por un lado, destacaría el Valencia. El tercer proyecto de Emery, un entrenador del cuál creo que se puede aprender bastante. Pragmático sobre el campo en relación con el espectador y que por fin, le reconozco haber disfrutado de “su equipo” ché, salvo un punto competitivo aún no alcanzado en la decepción europea. Un ejemplo de cómo creer en un proyecto de entrenador tiene sus frutos más allá de resultados; los mismos que yo le negaba hace unos meses, temporadas pasadas, donde no alcanzaba las metas futbolísticas que mis filias futbolísticas me planteaban. Pese a un mes bastante opaco, hay mucha luz en el total de su temporada.

El otro equipo al que haría mención sería el Espanyol, una mezcla del descubrimiento constante de jugadores y de llevar a cabo un fútbol, una idea, que a mí en particular me lleva atrayendo desde la temporada pasada. Supongo que Pochettino tiene mucho que ver; empezando por dar galones a Verdú, hasta creer en un gran jugador como Romaric, apostar por un central de las características de Héctor Moreno u ensalzar valores de Weiss, Álvaro Vázquez, Didac Vila o Raúl Rodríguez.

Menciones aparte residen en el Osasuna de Mendilíbar o el renacido Atlético de Madrid de Simeone.

Como puedes ver, me he centrado este año en seguir la que creo que es la mejor competición liguera del mundo. Sí, nuestra Liga y nuestro fútbol. Ingredientes por demás para disfrutar de todos sus partidos.

Aprovechando este tema para volver al fútbol ficción y siendo yo un entrenador que me tengo que enfrentar al Valencia y tú mi scouter… ¿qué tendría que tener en cuenta para enfrentarme al VLC? ¿Cuáles son sus grandes virtudes y sus grandes defectos? Por ejemplo, yo algo que veo en el Valencia es que le cuesta mucho cerrar los partidos, que no maneja bien el resultado a favor cuando hay un mínimo de tensión competitiva. Si yo te digo que me voy a enfrentar al equipo de Emery y que quiero trabajar sobre todo en la transición tras robo porque veo que al equipo le cuesta mucho cerrar y que hay cierta incoherencia entre la fase ofensiva y la defensiva, tú qué me dices. Me gusta mucho el Valencia de Emery y su personalidad, sin embargo, a veces lo veo un equipo demasiado largo con balón. Un equipo que no crea superioridad en la zona de balón y por tanto si hay un error técnico están muy expuestos.

En el primer análisis encuentras la primera gran especificación para nuestro plan: “Expuestos”. Los picos del colectivo con balón se hallaron con Banega sobre todo, e ir más allá es pensar en un superlativo Soldado, la magistral gestión del perfil zurdo con Alba-Mathieu o encontrar a Jonas y Feghouli, y cómo a su manera encuentran soluciones individuales. Aún así, es un equipo endeble en la pérdida salvo las cimas mencionadas y tampoco ayuda saber que sus centrales no son constantes en la circulación para dotar de toda coherencia a este Valencia.

Encontramos una referencia clara de cómo sin la pelota, el equipo de Emery se reduce en su expresión. La situación se da en el Calderón, con Adrián más Diego amenazando un perfil específico donde Víctor Ruiz naufraga -decepción-, Alba-Mathieu se deben mostrar más conservadores y Albelda permutar hacia ese lado para evitar la inevitable hemorragia. Incluso Juanfran activó ese flanco en la recuperación del esférico.

El Valencia está pensado para tener el balón y sin él, le cuesta -el todo se descompone-. El ejemplo de Madrid me parece grande incluso si valoramos en que Alba pudo tener los tres puntos para los de Emery, sobreviviendo con balón largo y Soldado.

Sobre el Valencia también sería interesante y me gustaría saber tu opinión sobre ese doble lateral Alba-Mathieu porque si día sí y día también Guardiola sufre para pararlos, algo tendrán. En la vuelta de Copa ya vi una solución interesante de Guardiola al problema, que era poner en ese lado al intimidador por excelencia, que es Leo Messi. Si él juega de extremo, el lateral ya se lo piensa dos veces antes de buscar un desdoblamiento. Pero yo voy a jugar contra ese equipo y… ¿qué tiene esa pareja que tanto daño hace? ¿qué tengo que saber para buscar frenarlos? Y llegados a este punto también me gustaría saber tu opinión sobre los marcajes al hombre o los marcajes zonales. Tú que analizas equipos, que ves sus funcionamientos y también sus hombres claves, ¿piensas que en un momento dado un marcaje al hombre puede ser adecuado? Muchas veces, ves jugar a Messi, es el mejor del mundo y recibe solo en el punto de penalti o en segunda línea para rematar. Claro que si hago un marcaje al hombre voy a perder estructura de equipo y voy a facilitar que el Barcelona genere mejores movimientos y tenga aun más superioridad posicional. Pero, por un lado, eso casi siempre lo tiene y por otro, aunque hablamos de un súper equipo sin precedentes, sí que hay momentos en los que se siente solo sin Messi. Y además es un equipo sin un matador a parte del argentino. Te juegas a vivir al límite 90 minutos, a jugar sin balón y a estar expuesto pero si le consigues eliminar… Otro caso para mí, conceptualmente, aún más claro es el de Xabi Alonso. Es un medio centro posicional, su posición de partida es fija, casi estática, sabes que él no es participe ni de arrastrar ni de aprovechar arrastres y sin embargo, el juego pasa por él. Una marca encima deja sin muchos recursos a un Madrid que a veces sale con Lass como su acompañante.

Supongo que es el término más tedioso de aquellos que circulan por el fútbol pero hace creer en la verdad, aquél de “complementarios” para Alba-Mathieu en ese flanco izquierdo. ¿Desde dónde quieres que te llegue el centro? ¿Cómo quieres incidir en la diagonal u interior? ¿Me interesa ganar la línea de fondo? La posición de ambos puede contener respuestas a estas cuestiones. Y Emery las conoce.

Dicho eso, me alegra abrir el debate hacia algo que he tratado recientemente en vistas del Athletic de Bilbao. Para mí, un comportamiento zonal, es sinónimo de contemporaneidad y está estrechamente relacionado con aquello de la dependencia del rival. Marcando al hombre, la recuperación del esférico se plantea como desordenado y eso es inaceptable a la hora de abarcar un encuentro.

Si hablamos de desórdenes en la recuperación, entonces hablemos del equipo al que mejor he visto circular el esférico para una supuesta pérdida en factores totalmente positivos para ellos: Es el Barça y es Messi. Sobre el argentino, está muy claro que un 1vs1 frente a su figura futbolística es impensable, aparte de parecerme reducir la esencia de ese talento y de tu orgullo propio como colectivo. Habría que hacer hincapié en cuál es el contexto que le rodea y cómo puedes prever que las dinámicas lleguen más defectuosas de lo habitual hacia su hábitat, el mismo que intentará modificar. Un pensamiento zonal que no al hombre u individual.

En el caso de Xabi Alonso, sí que puedes mostrarte con especificaciones más al hombre en la salida del Real Madrid. Es más, Sergio Ramos o Pepe conllevan el desprenderse de la horizontal para buscar el esférico si la jugada no encuentra continuidad. ¿Lass Diarra? Los mejores minutos del Real Madrid, sin Khedira más la ausencia en forma de fútbol de Xabi Alonso, los ha encontrado en el apoyo de Granero. Apoyo en la pausa y con el balón.

Yo no soy demasiado radical con ese tema y estoy de acuerdo contigo en que para defender bien hay que atacar bien. Cuando hablamos de cuatro momentos (ataque, defensa y transiciones) estamos también siendo reduccionistas, porque todo está dentro de un mismo momento que es el juego, pero me parece una fracción lógica (sobre todo de cara a los entrenamientos) para desarrollar un modelo de juego único y específico en el que todos saben funcionar en todo momento. Yo mismo, cuando hablábamos del Valencia te decía que uno de sus defectos es la poca superioridad que hay en zona de balón cuando atacan. Entonces pierdes el balón, el jugador que lo pierde está superado y quien lo recupera tiene tiempo y espacio para iniciar el ataque con naturalidad ante un equipo desordenado. A mis jugadores, sobre todo cuando jugamos con el equipo abierto, con extremos y laterales, le pido que abra campo, pero también que se junte entorno al balón para buscar o bien llevarse al rival a una zona para atacar por otra o bien para crear una situación en la que tengas ventaja por atacar con más hombres. Pero en una u otra situación, sé que si pierdo el balón, puedo iniciar la presión tras pérdida y que aunque el jugador que la haya perdido, esté eliminado de la jugada, hay otros tres jugadores para hacer esa presión o temporizar el ataque rival y dar tiempo al repliegue. Hay que abrir campo, sí, pero hay que dominar mucho la zona de balón porque si no finalizas, lo siguiente después de tener el balón, es perderlo.

Sin embargo, no me convence eso de la falta de autoestima para no hacer una marca al hombre salvo que esa falta de autoestima en sí sea improductiva para el resultado del equipo. Hay que tener un modelo y un estilo, sí. Pero están hechos para ganar, hay que reconocer si eres inferior o si hay jugadores que en un conjunto pueden llegar a estar por encima de ese modelo. Y sobre todo, con entrenamientos de calidad, un modelo definido pero flexible, el equipo adquiere cultura táctica como para asimilar cambios concretos que nos puedan dar una victoria en un momento dado.

Por otro lado, quería hablar también sobre la selección. Se acerca una Eurocopa y yo nunca he sido fan de las selecciones porque me parece que se requieren comportamientos específicos y distintos a los que se dan en un club, pero aun así tiene su arte. ¿Crees que cuando hablamos de selecciones debemos tener el mismo orden de prioridades que en un club? Importa el modelo, pero ¿importan más las sinergias? O aspectos como el poder de intimidación de un jugador de un equipo top a uno que está rindiendo por encima en un equipo de mitad de tabla… A mí por ejemplo me sorprende que digan que Llorente no encajaría como 9 en la selección.

Un seleccionador, sin tiempo a desarrollar todo lo complejo que debe ser un modelo, sí que debe recalcar cuál es la idea de juego y los principios que cosen la misma. Mucho le debemos a Aragonés en eso, no sólo a nivel de selección sino a nivel de clubes donde vivimos una situación totalmente idílica de talento. Sí, ese talento al que hay que unir, relacionar y como bien dices, crear sinergias. El entrenador debe ver con clarividencia y luego valorar en términos de cuánto puede ofrecer un determinado jugador conociendo su estado futbolístico. Por ello, no llego a entender una elección por términos de reputación de sus clubes si se tiene muy clara el compendio de talento que debe haber y saber quién es el más idóneo para proyectar las mejores relaciones sobre un campo.

Yo pienso que una selección sí que tiene tiempo para llegar a una gran competición con un modelo de juego definido a pesar de sus dificultades. Cada entrenamiento es pre y post partido, por lo tanto no preocupa la intensidad de las sesiones. Importa crearle un paisaje visual-práctico al jugador de lo que quieres. Ejercicios con mucha superioridad y condiciones no demasiada complejas en el que invites al jugador a actuar de una manera determinada, ofreciendo claro, espacio para que tomen sus decisiones. Y en ese sentido, España tiene una gran ventaja y es que sabe lo que se va a encontrar. Vamos a jugar contra equipos que defiendan en campo propio, que no nos dejen correr a la espalda y que intenten que nuestros interiores reciban siempre por delante de sus centrocampistas porque si no, contra España, si juega entre líneas, estás muerto. A partir de ahí, hay que hacer mucho énfasis en la salida de juego en el inicio. Jugadores con buen primer pase, jugadores que sepan salir en conducción, que puedan fijar a un centrocampista rival en la salida para tocar con el jugador que dejan libre. Ese es uno de los defectos de España más grande respecto al Barcelona. En el ataque organizado, crean la ventaja a partir de los centrocampistas, el Barça la crea a partir de la primera línea. El doble pivote muchas veces produce ese efecto. Juega por delante de los centrocampistas rivales y no deja espacio a que nuestros defensas salgan así que en todas las jugadas tenemos a seis hombres que si tocan entre sí, lo hacen de forma horizontal y sin batir líneas. Y como el rival juega replegado, lo hacen ya de forma adelantada por lo que en los metros finales no tenemos espacio.

Así que vamos a ir acabando intentando “resolver” los problemas de España de cara a la Eurocopa. Cuáles son nuestros grandes rivales, qué tenemos que temer y cómo tenemos que afrontarlo. Yo he pensado en esto, no me encaja el doble pivote porque frena la salida desde atrás y tampoco un punta rematador porque España genera desde dentro. Necesitamos un delantero o bien con habilidad en espacio reducido, como era Villa, que además se creaba el espacio por su inteligencia para romper o un perfil diferente como Llorente, que puede dar ese tiempo para que los jugadores de dentro tengan tiempo y movimiento y los de fuera, desde los laterales, se puedan incorporar. Y es que la idea del falso nueve no me convence porque no es lo mismo ocupar el espacio como hace Cesc en el Barça cuando tienes un jugador que en conducción y en cualquier zona, incluido el área rival, atraiga a tantos jugadores y consiga mantener la posesión con ventaja para hacer un pase. No puedes jugar a Messi sin tener a Messi.

La Eurocopa se cimentó en base a un solo mediocentro más Xavi con Silva e Iniesta directamente relacionados con la jugada, en una escalón superior, pero que permitía trazar una vertical menos temerosa que la formada por un teórico Xabi Alonso más Busquets. Y pese a todo, Fernando Torres era recepción en muchos espacios de la salida cuando ésta, pese a tener mimbres de oro, se ahogaba. Quizás es ese jugador el que intente implementar Del Bosque, o bien con el propio Torres o bien con Llorente. A modo personal, la figura de Adrián debe prevalecer en el debate. Condiciones para ese teórico “9” de la selección.

¿Y Villa? Sublime por detrás de Fernando Torres en un rol que el ex-Atlético activa a la perfección como ya se vio en el Liverpool con Gerrard, y supongo que el repetirlo sería de gran valor futbolístico. Mata, Silva o Cesc son jugadores de mayor relevancia con el balón para no ser muy eficaces en ese rol tan específico del 2008. A partir de ahí comienza la decisión de Del Bosque ¿Tendrá disponibles a Villa-Fernando Torres? ¿Llorente? ¿Adrián? La apuesta por el llamado “falso 9” despierta tanta empatías futbolísticas en pensarlo como me muestro totalmente contrario a la exposición. Pese a su parecido en contexto, España debe separarse de la comparación con el Barça de Pep: diferentes teclas, diferentes intérpretes, diferente trabajo, diferente competición y un largo etcétera en este juego tan complejo para saber igualar entornos…

Estoy de acuerdo en todo y aunque no tenemos más tiempo para seguir con el debate, si que me gustaría hacer algo de hincapié, y espero que nuestros amigos tanto en twitter como en los comentarios del blog, en que el contexto de España es muy diferente una vez se gana la Eurocopa. Tan diferente, que hay que intentar evitar la comparación. Entonces, y solo hay que repasar los goles, España abría el partido en transición ofensiva y con pases profundos, muchas veces desde bastante distancia. Tenía metros para correr, ya no. Habrá que estar atentos a la recuperación de Villa porque yo también pienso que con él y Fernando Torres, 1+1 suman mucho más de dos.

Espero que hayas disfrutado y como yo lo he hecho, te voy a dejar cerrar a ti la conversación. Qué es lo que más te ha gustado, con qué te quedas. ¡Es tu momento! Por mi parte, muchísimas gracias, ya no solo por la colaboración, sino por hacerme pasar un rato muy agradable y ayudarme a aprender, porque creo que esta es la manera de hacerlo.

Aprendemos todos y esa idea es la que ayuda a fomentar este tipo de iniciativas tanto en la conversación como en el propio blog. Lo digital ha unido perfiles similares en por de un ‘hobby’ para algunos como un oficio para otros, y eso es lo realmente importante y lo enriquecedor.

Sin duda he disfrutado esta conversación, la cuál se ha alargado, pero bendito sea el tiempo para hablar de fútbol, un contenido que no se agota. Espero que no sea el único en unirme a este rincón y tampoco la última vez.

Dejando perecer los preámbulos, sin saber si alguien llegó hasta aquí, dejad que la pelota corra. Luego, hablaremos sobre ella.

Anuncios
  1. Aún no hay comentarios.
  1. 31 agosto, 2012 en 2:13 pm

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: