Inicio > Athletic de Bilbao, Atlético de Madrid, Europa League > Ché, ¡cómo aprendimos aquella vez!

Ché, ¡cómo aprendimos aquella vez!


Todo se presenta en colores rojo y blanco. Digno de una película de Frank Miller, lo de esta noche solamente puede tener visos de algo muy especial. Resulta ser fútbol, con protagonistas españoles, tal y como era de esperar. Mientras la Champions League nos privó de una celebridad así, Bucarest ya no envidia a Münich, y lo de hoy tiende al recuerdo; no sólo entre rojiblancos, sino para dos “boludos”. Marcelo Bielsa o “el” Diego Simeone, partícipes de esta final y viejos compañeros de viaje. Ya graduados en 2002: << Ché, ¡cómo aprendimos aquella vez! >> bien podría ser el inicio de noventa minutos sobre el verde.

El discurso más mediático parece estar de lado del Athletic, del ¡Newell’s carajo! y de la locura que nos ha hecho partícipe Bielsa. Desde el más fiel hasta el más ateo, todos, en algún momento, fuimos absorbidos por la estética de un trabajo proyectado en grandes salas como Old Trafford o el propio San Mames. Una fe que supera a la razón en demasiadas ocasiones.

“Vamos a intentar jugar desinhibidos, naturalmente, como lo haríamos en cualquier otra ocasión porque eso nos acerca a la victoria.”

Marcelo Bielsa

Registrada por  Federico Lareo 

El espectador espera ese tono “informal”. “Esa ilusión por recuperar la pelota para volver a atacar, mientras acompañe la suerte”. Así definía el fútbol un “loco”. Y aunque me resulta extraño evadirme de la dependencia de un conjunto a las interpretaciones de un rival; todas las bonitas historias –y ésta comenzaba con el bombo que les llevaba a Manchester-, necesitan de un epílogo. Su argumento es creer, empezando por los propios jugadores. Y con un aire algo más romántico, ya en una pequeña proporción, esta Europa League les pertenece. Salvo que Adrian exija su guión.

“Era mejor ganar a falta de un suspiro. Kun corrió, tanto que parecía que se iba a caer por inercia. Llegó, regateó y la metió… (…)”  El relato cumbre de hace dos temporadas. Esa obra que podría estar en pies de un chico asturiano, moldeado en tierras gallegas y capaz de ser definido como cualquier otro ‘canchero’. Las eliminatorias de este torneo llevaron su firma mientras convive con un amigo del gol, el mismo de hace un año.

Es el Atlético de Diego Pablo, el que se ha caracterizado por el umbral de su defensa, y no sólo desde atrás. En la lectura de esta final se coincide en una mayor versatilidad procedente de Madrid respecto al rival. Incluso el propio Simeone lo explicaba en una frase llena de sentido: “Nuestro juego es más equilibrado que el del Athletic”. Diego y sobre todo Arda, pueden hacer de la movilidad un polvorín con sabor a éxito. Seguro que desde el Calderón se ha cruzado algún vídeo con origen en Valencia, conjunto que mejor le ha jugado al Athletic de Bielsa esta temporada. Y aunque Simeone pudiera hacer suyo el discurso “debéis meter la pierna más que el contrario”; el argumento de todo lo proyectado, en poco más de cuatro meses, suena igual de convincente o mejor. Parten desde una teórica inferioridad mediática, y no real.

“Llegar a dos finales es siempre valioso, ganarlas es mucho más valioso y perderlas es muy triste. Estoy satisfecho por haber llegado, ilusionado con ganarlas y Dios nos proteja de perderlas. Así sería el orden.”

Marcelo Bielsa

Registrada por  Federico Lareo 

Anuncios
  1. Aún no hay comentarios.
  1. 31 agosto, 2012 en 11:56 am

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: