Inicio > Liga BBVA, Perfil en Masliga: Crónicas y Análisis. > El fútbol, una velocidad diferente

El fútbol, una velocidad diferente


Publicado en MASLIGA.

No sé quien dijo eso que “en fútbol no es el más veloz el que más corre”. Fácil asociarlo a Juanma Lillo, fiel definidor del talento, el atleta y el ritmo en este deporte: el fútbol. Una manera práctica de adentrarse en esas otras revoluciones con las que se juega, se dirige y escribe.  “Si la materia se transforma, ¿cómo no van a poder hacerlo las ideas?” Una directriz que proviene de Einstein; y que el propio juego nos devuelve en su crudeza máxima visitando la realidad sobre el verde. Me explico. Crónicas y titulares han sufrido tachones por el último minuto; todo lo ganado por un entrenador puede olvidarse por ese único minuto; incluso el rendimiento de un jugador se evapora por el resultado en segundos.  No es el caso protagonista de mis próximas palabras, pero adjudica una idea general, la del fútbol a una velocidad diferente. Y aquí hablaremos de meses. No más.

Un excelente punto de vista es la evaluación del proyecto de Mourinho en Madrid desde Agosto, Supercopa de España por medio, hasta nuestros días. Pero la abusiva plataforma mediática de un lado y otro me acostumbra a quedarme al margen, y centrarme en el jugador. Véase Sergio Ramos. Herencia ya del entrenador portugués, el central nos acostumbró durante toda una temporada de récord a poder vivir en el medio del campo sin fisuras a la hora de replegar; robar muy arriba; y salir. Palabra manida es TOP para descifrar el escaparate de su actuación en parte del 2012, coronado con la Eurocopa. ‘A lomos de pegaso’ lo definió Abel Rojas, en su día, y no hay mejor interpretación para quien fue el mejor defensa del año.

A comienzos de esta temporada, el de Camas tuvo que relegar su condición hacia Pepe. Normal también. El rendimiento del portugués ya venía siendo muy bueno, similar en nivel a nuestro protagonista, aunque para quien escribe inferior en esos intangibles que mueve el talento y, sobre todo, el fútbol. Matices. Las actuaciones del seleccionado portugués motivó veredictos, diversos, pero con un punto en común sobre la calidad diferencial olvidando a Sergio Ramos. Injusto viendo de dónde veníamos. Pero no es el único caso en corrientes de opinión, nunca mejor dicho.

Las aguas del fútbol se encuentran actualmente muy a favor de Radamel Falcao en el Atlético de Madrid. Tras un último tercio de la pasada temporada sobresaliente, títulos mediante, lo de ésta le deja en un escalafón muy alto. No era fácil de averiguar tras la hecatombe de Gregorio Manzano y el comienzo de Simeone, más a favor en su colectivo al rendimiento de Adrián. Auténtica dinamo del equipo campeón. Cuestión que se olvida con suma facilidad.

Atl-tico-Madrids-Radamel--002

Exhibido en las eliminatorias de Europa League, recordando de manera especial la disputada frente al Lazio, Adrián López culminó 2011/12 en lo más alto, incluso con miras de Selección.  Casi 20 goles donde la estadística no debe ser lo importante de su juego: contextualizador rojiblanco. Catalizador de gran parte de lo mostrado. Evidente que Falcao está muy por encima, por todo, pero su actual figura tapa la opinión de quién creíamos “mejor”. Una tesis directamente proporcional a las decisiones de un entrenador, como acostumbra el texto en sí. ¿Casual?

Y si hablamos de directores sobre el campo, cómo no acordarme de Bielsa. Reñido con su exposición durante todo el año; a pesar de esa circunstancia –ninguna nimiedad-; el bilbaíno y el aficionado en general recuerda con especial cariño las finales disputadas y los momentos vividos en 2012. Por Marcelo; y por Llorente, el otro director del colectivo ya sobre el verde. Si antes mencionaba a Radamel Falcao, ¿por qué no hacer de Fernando Llorente un jugador que estuvo a su altura? Aún Ferguson debe preguntarse como el delantero, a pesar de estar lesionado, permitió decantar la teórica balanza del fútbol y la eliminatoria hacia el Athletic. El jugador que salió ovacionado en el Santiago Bernabéu, por citar prestigiosas referencias, y cuyo valor en el mercado presenta tan sobresaliente ‘plus’ en el 2012; ahora es causa de divorcio en varios frentes. Ninguno deportivo.

IMAGEN-11358343-2

Fernando Llorente, Sergio Ramos o Adrián López son sólo tres casos en el frenetismo de este deporte. Pero se hacía justa una reflexión sobre lo rápido que fluyen las opiniones en un juego, víctima de un azar –claro.  Pregúntenle a cualquier entrenador a ver qué os dice, y así. El fenómeno de la pausa no sólo se debe quedar sobre el césped, y como habilidad de muy pocos. Se debe hacer extensible. Hasta en la vida. En una extraña analogía que quería hacer con la película Casablanca, podemos añadir que el tiempo pasa muy deprisa mientras nos enamoramos. Del fútbol. Y de nuestra Liga BBVA, por si no se dieron cuenta.

Anuncios
  1. Aún no hay comentarios.
  1. 23 enero, 2013 en 9:41 pm

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: