Archive

Archive for the ‘Champions League’ Category

Las dudas del otoño

24 octubre, 2013 4 comentarios

Publicado en SPAIN SPORTS NETWORK.

 

Foto obtenida de levante-emv.com

Foto obtenida de levante-emv.com

 

Las dudas sobre el Real Madrid, en otoño, son «un asunto tan propio de la estación como las setas o la butifarra; por las mismas razones que son un asunto otoñal el tocino, la alubia blanca y la melancolía». Dijo Josep Pla mientras recorría la Costa Brava en autobús. El aspecto del que se sienta en la grada del Bernabéu un día de Champions, en fase de grupos, es el rostro bucólico, melancólico de gestas interrumpidas por la ley del fútbol y la Copa de Europa, poseído de ganas de redimirse a partir de febrero y en eliminatorias. Así lo siente el aficionado malacostumbrado pese a que toda una visita de la Juventus realza su voz con la que come pipas, hasta primavera.

Coinciden las crónicas de los que lo vivieron desde dentro que el ambiente, sin duda, era de Champions que no de Copa de Europa. Si conseguimos centrarnos en el terreno de juego uno asimila que ambos presentan credenciales para ambas fases del torneo por excelencia. Antonio Conte –esta semana aprendí que no se dice Conte sino ‘Contí’- salió al césped con una disposición aproximada a la moda ganadora impuesta por Simeone, con hasta cinco interiores si como tal consideramos a Tévez, continuamente haciendo el repliegue en el lado izquierdo. Izquierda-derecha, en diagonal, el 10 argentino dispuso del espacio junto a Llorente. Francamente mal defendido por la pareja, en base a ser sus pares directos para el partido Arbeloa-Khedira. De ahí llegaron las mejores ocasiones de La Vecchia Signora. Incluyendo el gol del empate.

Se repite, y con razón, que el Real Madrid está por hacerse. Por definirse. Imponer un qué y un cómo a la hora de plasmar solidez sobre el césped. Básico sobre todo en esta competición. La siguiente afirmación la identifico con Pep Guardiola, aunque aún dudo si fue mi subconsciente en plena refriega con la almohada:“dime cómo sales con la pelota y te diré cómo juegas”. O algo así. Tan cierto como identificable en el partido de ayer: al Real Madrid le cuesta encontrar soluciones ante rivales en estático y sólo aparece la respuesta instantánea de Khedira, de espaldas, y ligeramente escorado en la derecha. El movimiento ofrece el tempo correcto para que Di María genere por dentro, inclusive el primer gol ayer. Si la Juve daba con la pelota, y en su paso con Pirlo, la jugada, cómo no, encontraba líneas de pase. Eso en el Real Madrid de ayer, con Modric ciertamente desactivado, parecía una quimera que se comía pasos hasta llegar a Cristiano Ronaldo. Pero es que éste per se es mucho.

Generó todo el potencial de ataque de su equipo. Hasta ahí todo normal; roja a Chiellini incluida. En una acción, vista en directo como si un ojo de halcón se tratara; cuyo fin se predecía desde antes de comenzar con la primera zancada, que aquél italiano al que se le considera élite, no iba a estar a la altura. Ni de esa jugada por no anticiparse, ni en el penalti cometido a Sergio Ramos.

Un equipo italiano, valga el tópico, nunca se le mata completamente durante noventa minutos, ni aunque vaya con diez sobre el campo. Sobrevivió en exhibición de Arturo Vidal, llegando con peligro pese a una clara inferioridad. Es ese carácter apático, o de no saber replegar a favor del resultado, el que acaba por enterrar las opciones del Real Madrid a doble partido. Cargando con esa losa, la de no saber cerrar ante los grandes; e instalados en las dudas de su juego, mitificadas ahora y no cuando las rodillas deben estar ya peladas, el Real Madrid se presenta en Barcelona. Si hay algo (más) que dejó Mourinho es saber competir ahí.

–          ¡Y déjense de intensidades!   

 

Mi opinión menos profunda


Publicado en MASLIGA.

Del fútbol ya es sabido que es poco agradecido. De un aficionado deudor pasamos a acreedor en días, y si te he visto no me acuerdo. Pareciéndome ésta una frase de lo más golfa; aunque mejor hablemos de patear el cuero.  Y mucho lo hace el Barcelona a ras de césped: 62 por ciento frente al Real Madrid. 68 en Milán. Números que en sí no sirven de nada ni para el analista ni el espectador, porque el fútbol no se mide, y pobre del que sepa hacerlo. La cifra tampoco averigua el fatal resultado de los tres partidos y no seré yo quien repita la estrategia. No me sirve. Pero me enervo, sí; lo hago ante la repentina venida del anticristo, aquél que quiere tirar por la borda años de modelo para convertirlo en ‘tiki-taka’. Y es aquí cuando comenzamos a llevarnos mal.

17 de Diciembre del 2010. Pep Guardiola alcanza uno de sus máximos históricos con el 1-5 en Cornellà-El Prat, en una dosis magnífica de cantidad, recuperación y espacio. Justo un año después, en plena defensa de tres, firma un memorando colectivo frente al Santos. Y así con varios ejemplos. También el relato era mejor narrado, pese a lo afanado; ya que lo bien hecho se vende rápido. Siempre me digo a mí mismo que no es jugar más sino mejor. Será verdad. De todos modos el actual trayecto pertenece a Tito Vilanova y por obligación a su segundo Roura; en un país acostumbrado a señalar con el dedo, y no iba a ser menos. Sirve de alegato hacia la figura del entrenador. E igual de señalados que hace unos meses donde sólo veíamos bondades hacia la vertical azulgrana

¿Qué cambió? ¿Los tempos?

vía: periodistasanonimos.com

vía: periodistasanonimos.com

Un día leí a Lillo en su metáfora << que había jugadores que eran soles y jugadores que eran estrellas, es decir, jugadores que se alumbraban a sí mismos, los segundos; y jugadores que alumbraban a sus compañeros, los primeros. >> Se me viene a la cabeza Iniesta, la izquierda del fútbol, y Messi, perdiendo su luz en los últimos partidos. Tampoco sienten la compañía del astro cercano, Xavi; de longitudinal flequillo y movimiento. Algo ocurre cuando éstos no pueden aproximarse entre sí y al área, y no hay nada peor para un jugador que olvidarse del rectángulo más importante de su vida tras la cama. Lo haría extensivo para una mayoría futbolera.

Conviene recordar que hablamos de un deporte que su complejidad reside en las consecuencias que tiene el mínimo de los detalles. Me pregunto qué hace que los tres más grandes tengan menos repercusión en el juego, Xavi Hernández; o percutan de manera indolente, en el caso de Iniesta y sobre todo Messi. Cesc fue ese muelle y el jugador, científico, capaz de resolver la fórmula del espacio aunando apoyo y profundidad. Primaveras atrás, y en otros contextos, Alexis Sánchez produjo que centrales rivales redujesen metros; siendo devastador en la posterior salida para ellos. Y entonces, ¿estamos seguros que el modelo es fallido o son “simples” consecuencias como anteriormente predije? El Barcelona produce desde el espacio y la calidad del mismo; si éste se auto reduce tiene un problema realmente profundo. Y en siete días debe resolver como potencia una cuestión, no la única, donde sus estrellas no están individualmente para el “nueve” y la segunda línea, los soles, brillan; pero menos.

¿Cómo llegas Real Madrid?

14 febrero, 2013 2 comentarios

Publicado en MASLIGA.

Esta aventura propia de la historia más actual del Real Madrid, la ligada a la Champions League, trae consigo titulares como el de este artículo. La desvencijada temporada entre el torneo regular y Europa presupone el fantasma de la predicción, y un estado actual de fruncimiento del deseo; no sabemos qué deparará la noche, ni la eliminatoria. Qué Real Madrid encontrarnos. Tornó en demasía de lo expuesto en la temporada precedente, incluido el gran rival; deformando la regularidad, y muy a su pesar, el juego. No sabemos si su apuesta inicial fue descreer en el balón, aun teniéndolo, hasta alcanzar la contra. Pero la base parece ésa.

  1. Tenerla, sí. Pero cómo.

<< No es el cuánto sino el cómo >> No sé quién pronunciaría tal, el diagnóstico definitivo del fútbol, acostumbrados a cuantificar el arte del pase. Convirtiéndolo en todo menos arte. Y Mourinho debe responder a la duda con suficiente sutileza. Conoce que su equipo la va a tener en el 99% de los partidos de la temporada, y cerrado el repliegue con el dato de sólo tres goles recibidos en 2013, llega Europa sin saber el peinado para tu cita.

El contraataque, como se dijo, es el mejor ‘look’ de un equipo que parece desquitarse a base de zancadas largas. Díganselo a Cristiano Ronaldo; y luego a Benzema, Özil o Khedira. Mechas de tu mejor fútbol. Aunque para llegar hasta ahí debe haber ocurrido algo antes, en espera de la sinergia te lleve hasta donde quieres. Precisar el momento, clave para cualquier dominador de un partido.

Ya no hay restos de escalonamientos tan claros como los de la temporada pasada, cuyo dominio del que hablamos se basaba en una salida de balón más concienciada. Ahora no existe el miedo al balón largo hacia la recepción de Cristiano Ronaldo, un bien no tan explotado entre los que nos gusta esto de narrar u escribir.  Tampoco prescinde de buscar la superioridad numérica (busquen el rotulador para subrayar el término) en zona de medios. Con Modric (a falta de Di María) y Özil, por dentro. Con Khedira en el vértice hasta la profundidad del rival y el área.

Son los mismos alemanes que aparecen tanto con balón, como sin él, y realizar la transición hacia el ataque. Sami Khedira o Di María hacia el exterior de Özil, y de ahí a Benzema o Cristiano Ronaldo. Fácil de contar y tan complejo de realizar, que lo convierten en el mejor en ello. Y ahí recae su peligro real.

Peligro real, no escalera real. Ay.

Foto: vavel.com

Foto: vavel.com

  1. Xabi Alonso en vinilo.

La genealogía del ‘5’ puro en el fútbol parece haber dejado de tener ascendencia en nuestro ahora. Por eso, y algún aspecto más, Xabi Alonso debe alcanzar el trato de un vinilo. De ser mirado como las yemas de dedo pudorosas que rozan el elemento, preciado, antes de ser reproducido en pletina. No quedan tantos, y si los hay, no tan refinados. La temporada pasada parte de la música de ese vestuario pertenecía a Xabi. Y Xabi no acallaba entre Pepe y Sergio Ramos; hasta una crisis, más relacionada con el físico y el plus futbolístico, acabó por apagar su figura en el peor momento. A tenor de la semifinal frente al Bayern.

La medida del tempo tan particular en el fútbol, ya no puede esperar a su total rendimiento, y el Real Madrid simplificó funciones. Muy relacionado con el primer punto de este artículo. De ahí que el juego ya no esté tan pendiente de Xabi. Pacto con lo primordial primero, para luego ir acaeciendo hasta ser, seguro, casi secundario junto a Busquets en su paso con la selección. Por citar una referencia directa. Ahora le queda el mismo tiempo en su desplazamiento con balón; y sin él, seguir estando arriba. Incluso optando.

Foto: Actualidadfutbol.com

Foto: Actualidadfutbol.com

 

  1. Özil, Khedira… y Cristiano Ronaldo.

El pretexto es magnificar a estos tres.

Un Bernabeu ya rendido al último, en todo, porque la jugada va a terminar en él, en su mejor estado futbolístico desde que es fútbol… perdón, jugador. No precisa de ocupar un solo carril, y le preceden varios clásicos. Por qué no una eliminatoria de suma importancia. Se da por hecho. Y se mueve bien en términos de Leviatán de nuestro fútbol, a la sombra de Messi. Así que llegará para intentar ser trascendente en una tercera Champions League a nivel personal; porque se cruza ante él una oportunidad para reivindicarse una vez más si es que lo necesita.

Hablo desde un punto de vista puramente individual y eficaz, porque su fútbol no precisa de repetir la loa. Ya está dentro de la historia.

En el caso de Özil y Khedira, sorprenden por su forma de dar la vuelta al aspecto mediático. Sami porque así se es justo con su figura, atrapada en el submundo de los no técnicos, hasta que sus virtudes vieron luz. Ya no era tanta su torpeza sino que el primer pase y la velocidad asociada a la reacción se convirtieron en claves. Sea en transición, o receptor en el antepenúltimo pase. El alemán lleva contenida la “valentía” de ocupar el área, y sin comillas, abrirse como destino en un lado. Su rango de juego ha crecido. No en aptitudes, sobre todo tácticas, su valedor. Sino en la actitud del aficionado. Aunque parezca extraño.

1336212296khedira-ozil-ronaldo-jubel-daumen-hoch-0039876aaf-jpg

Mesut Özil se ha definido en Madrid de una forma muy diferente. Sus condiciones nunca se pusieron en duda. Sí si su rendimiento estaba anquilosado. Una temporada de definición de nuevo del juego hacia mayoritariamente transiciones de más metros,  han puesto en relevancia su figura, parecida perdida allende del Camp Nou. La espalda del mediocentro rival será su núcleo de acción, dentro de la diagonal que acomete con precisión quirúrgica sobre la transición, o mejor dicho la jugada. Y por fin llegó su gran partido de Champions League. Donde se pule el mejor. Y entre los más válidos está. De él va a depender muchas de las opciones que podamos otorgar a este Real Madrid.

      4. Bonus track: y tres breves.

–          Benzema o Higuaín. La impaciencia sobre el que puede dar más y debe; o la vertical.

–          La defensa sobre la diagonal de Arbeloa; la técnica exterior de Coentrao; y el plus competitivo Pepe más Sergio Ramos.

–          Di María. Qué te quieren. Qué te quieres.

 

“Cambiasso es uno de los jugadores más rápidos que dirigí”


“Porque la velocidad la tiene en la cabeza”. Con esas palabras expresó Mourinho, lo que él sentía por quién era factor clave en su modelo de juego que le había llevado a conquistar la Champions League con el Inter tras 45 años de espera para el club italiano. Un hito para ese equipo, otro triunfo de José Mourinho y un jugador protagonista que por fin veía reconocido su valía en lo mediático. Esencia de fútbol y el aroma a mejor mediocentro del Mundo, Esteban Cambiasso.

 

 

De la escuela del ‘Centrojás’ argentino, del ‘5’ más puro que pudo estar en extinción hace unos años sin sitio en la evolución del fútbol pero que vuelve a estar en relieve en el modelo futbolístico. Mediocentro de desplazamientos largos y cortos, inteligente como pocos contiene su virtud en plasmar esa sapiencia táctica a favor de un colectivo que puede comenzar por él a construir. Quédese con esa construcción, no pudiendo caer en el error del Cambiasso interior para asegurar posesión, obtener una recuperación del esférico más fiable o llegada al gol, porque todas esas virtudes no priman todo el fútbol que tiene en la base de la jugada y su proyección.

Criado en la prolífica escuela de Argentinos Juniors que ya vio crecer al mejor jugador de todos los tiempos, llegaría a la capital de España para formar parte del equipo B del Real Madrid con solo 16 años, siendo cedido posteriormente una temporada larga a Independiente y River Plate. En su vuelta nadie se puede explicar porque ese jugador menudo con cierto aire al mito Redondo, no pudo consolidarse en una estructura tan exigente pese a haber conquistado títulos como La Liga. El traspaso libre al Inter es un bálsamo, una bendición, para no perder el fútbol de tal magnitud de quién ya ha igualado a Di Stéfano como argentino poseedor de más títulos de la historia.

 

 

Podríamos estar hablando del ‘Cuchu’ Cambiasso en multitud de líneas, pero su juego trasciende de la mera lectura a poder verlo sobre una pantalla, marcado por unos píxels en movimiento que destilen todo el fútbol que lleva dentro de quién formó parte importante de la Champions League 2010. Sus virtudes divididas en cinco puntos que lleguen a mostrar de una manera exacta –o no-, un análisis fiable de la dimensión de este jugador.

  1. En base de la jugada.
  2. Fase defensiva posicional. Negar el espacio interior.
  3. Jugador tácticamente útil para evitar transición del rival.
  4. Proyección en ataque.
  5. Incrustación en línea defensiva.

 

 

Artículo también publicado en Masliga.

 

Un gran partido ‘Spurs’, el gran partido de MODRIC.

5 noviembre, 2010 2 comentarios

Miércoles 4 de Noviembre y el Corriere dello sport en Italia, titula su portada así: “Bale show, Superb Bale.” Si ojeamos en el diario la Repubblica: “Nightmare Bale” y así muchos rotatorios en Inglaterra, España, Italia como los mencionados, medios a nivel europeo e incluso global. La estrella del 3-1 endosado por el equipo londinense del Tottenham al actual campeón de Champions, era noticia en el mundo. Él ocupaba las portadas y es que su partido de veras lo merecía. Si lo aunamos al segundo tiempo en Milán, el ‘cocktail’ es perfecto para alzarlo a un merecido reconocimiento. Este debut en la máxima competición a nivel de clubes del Mundo y la brillantez en su repertorio técnico, con el favor de un físico Champions como cualidades innatas, argumentan tales líneas escritas en los últimos días.

En el que quizás, en una opinión muy personal, haya sido el mejor partido de Champions League de lo que llevamos de 2010/11 –que me perdone Arsenal…-, no nos podíamos olvidar del despliegue técnico-táctico de un jugador que ya maravilló y nos enamoró en aquella Eurocopa del 2008. Lo ha vuelto a hacer y en el mejor de los escaparates. El galés se llevará todos los aplausos y elogios pero desde este humilde rincón no nos queremos olvidar del croata que firmó su gran partido. El partido de los ‘Spurs’.

 

 

1º Tiempo. Base de la jugada, en relación al doble pivote.

Luka Modric, con capacidad técnica como pocos, capaz de dominar la zona de medios y que lo demás se enriquezca de ella. Dominio de la transición ofensiva y relación directa con la asistencia, ya sea desde la banda –esperemos, que cada vez menos- o el centro. 45 minutos en un partido tan especial, asociado en doble pivote con Huddlestone y en base a la jugada, sintiéndose grande, como lo que es. La transición defensa-ataque estaba dominada desde el inicio con un doble pivote “dudoso” del rival con Muntari y Zanetti formando pareja de medios. Sneijder jugando en posiciones muy adelantadas, no tuvo peso con la ‘pelota’ y el juego de los de Harry Redknapp estaba decidido. Presión hacia arriba y movimiento al centro para crear la jugada, Luka Modric debía ser el protagonista. Tendencia al perfil izquierdo, zona de influencia de Gareth Bale y Assou-Ekotto, buscó una y otra vez filtrar ese pase a los dos jugadores de banda. En cambio, un Van der Vaart relacionado con la mediapunta, no tuvo el rol adecuado en el tránsito del esférico. Crouch y el Tottenham echaban de menos a Defoe, un jugador más vertical pero que se encuentra lesionado.

La jugada del primer gol es fiel reflejo del jugador croata, de parecido físico directo con Johann Cruyff. El recorte para escapar del marcaje de Muntari, está al nivel de muy pocos en la actualidad; la asistencia es pura magia y lo sabía el Tottenham de Harry Redknapp.

 

La jugada del primer gol (Por problemas con Youtube y la UEFA, no puedo poner un link más válido y directo)

 

 

2º Tiempo. Perfil de interior, llega Jenas.

Los ‘Spurs’ deciden realizar un cambio que transmita un mensaje diferente a lo visto en los primeros 45 minutos. Jermaine Jenas sustituyó a Van der Vaart y el inglés cumpliría el rol de interior junto a Modric, que dejaría de estar en la base de la jugada pero se sentiría más focalizado a labores en ese perfil izquierdo con Gareth Bale y la rápida transición ofensiva como contrapunto a la salida al campo de Coutinho, un jugador que daría una mayor dimensión al Inter, que naufragaba con “sospechosos” como Biabiany.

 

Captura para ver el cambio de posición en ambos tiempos (Pinchar en la foto para agrandar)

 

El segundo gol proviene de un pase que filtra el croata para que el galés Bale, completase su partido –y aun quedaba más- con la asistencia a Crouch. Salvo la sombra larga de dos “9” de mucha categoría, como Diego Milito y Eto’o, el partido estaba decidido a favor de los de White Harte Lane. Modric “no” había brillado como en esos primeros 45 minutos, al obtener más protagonismo el perfil derecho de Lennon y encontrarse con un “compañero” como Jermaine Jenas, lejos de tener ritmo Champions o mejor dicho, saber administrar los ‘tempos’ y acelerar la jugada; pero el croata nos dejó su sello, su impronta como en la jugada del gol comentada.

Él fue el protagonista del partido, Gareth Bale el protagonista en los medios. Desde aquí, mi más justo recuerdo a un partido en el que no debió ser olvidado.