Archivo

Archive for the ‘Europa League’ Category

Ché, ¡cómo aprendimos aquella vez!


Todo se presenta en colores rojo y blanco. Digno de una película de Frank Miller, lo de esta noche solamente puede tener visos de algo muy especial. Resulta ser fútbol, con protagonistas españoles, tal y como era de esperar. Mientras la Champions League nos privó de una celebridad así, Bucarest ya no envidia a Münich, y lo de hoy tiende al recuerdo; no sólo entre rojiblancos, sino para dos “boludos”. Marcelo Bielsa o “el” Diego Simeone, partícipes de esta final y viejos compañeros de viaje. Ya graduados en 2002: << Ché, ¡cómo aprendimos aquella vez! >> bien podría ser el inicio de noventa minutos sobre el verde.

El discurso más mediático parece estar de lado del Athletic, del ¡Newell’s carajo! y de la locura que nos ha hecho partícipe Bielsa. Desde el más fiel hasta el más ateo, todos, en algún momento, fuimos absorbidos por la estética de un trabajo proyectado en grandes salas como Old Trafford o el propio San Mames. Una fe que supera a la razón en demasiadas ocasiones.

“Vamos a intentar jugar desinhibidos, naturalmente, como lo haríamos en cualquier otra ocasión porque eso nos acerca a la victoria.”

Marcelo Bielsa

Registrada por  Federico Lareo 

El espectador espera ese tono “informal”. “Esa ilusión por recuperar la pelota para volver a atacar, mientras acompañe la suerte”. Así definía el fútbol un “loco”. Y aunque me resulta extraño evadirme de la dependencia de un conjunto a las interpretaciones de un rival; todas las bonitas historias –y ésta comenzaba con el bombo que les llevaba a Manchester-, necesitan de un epílogo. Su argumento es creer, empezando por los propios jugadores. Y con un aire algo más romántico, ya en una pequeña proporción, esta Europa League les pertenece. Salvo que Adrian exija su guión.

“Era mejor ganar a falta de un suspiro. Kun corrió, tanto que parecía que se iba a caer por inercia. Llegó, regateó y la metió… (…)”  El relato cumbre de hace dos temporadas. Esa obra que podría estar en pies de un chico asturiano, moldeado en tierras gallegas y capaz de ser definido como cualquier otro ‘canchero’. Las eliminatorias de este torneo llevaron su firma mientras convive con un amigo del gol, el mismo de hace un año.

Es el Atlético de Diego Pablo, el que se ha caracterizado por el umbral de su defensa, y no sólo desde atrás. En la lectura de esta final se coincide en una mayor versatilidad procedente de Madrid respecto al rival. Incluso el propio Simeone lo explicaba en una frase llena de sentido: “Nuestro juego es más equilibrado que el del Athletic”. Diego y sobre todo Arda, pueden hacer de la movilidad un polvorín con sabor a éxito. Seguro que desde el Calderón se ha cruzado algún vídeo con origen en Valencia, conjunto que mejor le ha jugado al Athletic de Bielsa esta temporada. Y aunque Simeone pudiera hacer suyo el discurso “debéis meter la pierna más que el contrario”; el argumento de todo lo proyectado, en poco más de cuatro meses, suena igual de convincente o mejor. Parten desde una teórica inferioridad mediática, y no real.

“Llegar a dos finales es siempre valioso, ganarlas es mucho más valioso y perderlas es muy triste. Estoy satisfecho por haber llegado, ilusionado con ganarlas y Dios nos proteja de perderlas. Así sería el orden.”

Marcelo Bielsa

Registrada por  Federico Lareo 

Anuncios

Detalles de partido con firma de entrenador

14 abril, 2011 3 comentarios

Mes de Abril, en rojo los calendarios porque la élite comienza a jugarse todo aquello que ha ido proyectando durante ya nueve meses de fútbol. Cada semana y no mento ninguna novedad, se determinan objetivos importantes y la labor del entrenador con sus jugadores, perteneciendo el fútbol a los mismos, debe de obtener la nota final.

Metodologías, tacticismos o esquemas, el fútbol fluye a partir de lo que quiere impartir un entrenador. Artículo este que sirve para ensalzar aquellos detalles que pueden hacer ganar encuentros con una importancia casi extrema. Mover contextos, trasladar el peso del partido a tu favor o condicionar en distintos ámbitos del fútbol, Mourinho y Garrido dieron buena fe de ello en una semana, en distintas competiciones y con similar exigencia.

 

 

Desactivar el discurso del Athletic

El tono habitual del colectivo del Real Madrid es tender a sufrir ante jugadores que dominasen el juego de espaldas como discurso e incluso recurso. En su día se habló de ello en aquel Podcast sobre el enfrentamiento contra el Olympique de Lyon y su referente, Bafetimbi Gomis, aunque el precedente más claro se halla en la primera vuelta cuando Llorente condicionaba en parte el partido de Liga BBVA. Cerrar la más clara y única forma de jugar del Athletic en el partido del Sábado, restaría opciones al conjunto de Caparros a favor de Mourinho.

La premisa de reservar jugadores para el posterior calendario cargado de encuentros con una mayor exigencia, obligaba al Real Madrid a tener en el banquillo a un especialista de la talla de Xabi Alonso y utilizar a Pepe como mediocentro único, tal y como así ha hecho Queiroz con Portugal. Igualar condiciones físicas e imponer técnica defensiva en esa parcela en ‘pro’ del referente del Athletic de Bilbao como mayor valor de lo posicional y novedoso. Si a eso le añades una presión en primera línea del colectivo ‘blanco’, suponía cerrar posibilidades de bilbaínos además de orientar la pérdida hacia un lateral perjudicaba el hacer de los de San Mames.

Mourinho, sin variar ningún aspecto de sus principios en el modelo de juego llevado a cabo por el Real Madrid en 2010/11, fútbol-control sobre transiciones y posesión, modificaba el contexto del mismo con una recuperación acorde en el duelo Pepe-Llorente más esa presión de los tres arriba.


 

Descontextualizar al Twente desde el interior

Temporada ejemplar de Garrido en lo que podríamos considerar el año uno en la élite de un profesional que se desarrolla como tal en el conjunto castellonense. Modelo de precisión desde el 4-2-2 con importancia extrema de los cuatro de arriba y sus dinámicas. Llegar a Cuartos de Final de Europa League es de un nivel exigencial importante y descontextualizar al rival en la Ida, marca el umbral del entrenador que no ve límites, está a punto de firmar uno de los mejores años del ‘submarino’ y deja detalles eequivalentes a la situación en que se requiere.

Un profesional puede explicar la mejor manera de llevar un plan con esquema 4-3-3 y más, si nos referimos a las formas del Twente. Interiores con la desventaja de crearle ventajas al rival en su fase ofensiva, la subida del lateral Catalá –central y en sustitución de Capdevila- desvirtualiza al conjunto holandés incapaz de llevar su ‘jugar’ a campo contrario e ineficaz en la superviviencia en fase defensiva. Un jugador como Bryan Ruiz obligado al repliegue hasta línea de fondo, delantero que no siente las transiciones al ser limitado en desplazamiento del esférico y que a partir de ahí, se descontextualiza el colectivo. Vivir con Theo Janssen y el joven sueco, Emir Bajrami, no parecía la mejor solución ante una recuperación del esférico, defectuosa desde la raíz.

 

El lado bueno, Frédéric Kanouté.

17 diciembre, 2010 3 comentarios

¡Y menos mal! Eso tuvieron que pensar muchos aficionados del Sánchez Pijuán en la noche del Miércoles cuando pudieron –o supieron- empatar a 2 frente al líder de la Bundesliga, el Borussia Dortmund; y clasificarse para las eliminatorias por la Europa League tras el fracaso de Champions. Pero el problema del conjunto sevillista es más profundo, se sigue recordando al pasado sin pararse en la planificación deportiva desde hace unos años ¿Está siendo la ideal? Por ahora sabemos, que en toda esta mala temporada en Nervión, aun existe un lado positivo, Frédéric Kanouté.

 

 

No debo de extrañar a nadie si digo que la idea del Sevilla en este 2010, es realmente muy pobre. Fase defensiva y transición defensa-ataque son un horror y cambio de entrenador mediante, no se encuentra el objetivo ni existe cambio de concepto alguno desde hace años. Desde este blog y quien os escribe, se ha puesto ‘hincapié’ en uno de los partidos de esta temporada frente al PSG en la Europa League y el resultado pone en relieve mis argumentos, un 4-2 de sensaciones paupérrimas.

Quizás, no es osado decir que el fútbol lo marcan los centrocampistas y sin ellos, es difícil la consecución final. El Sevilla es un club con carencias actuales para transiciones dignas. Zokora y Romaric, con el último más liberado, forman un teórico doble pivote que no alcanza el nivel. Conducción sin materia gris junto a movimientos sin balón de muy baja calidad, consiguen ser la base de la jugada de Gregorio Manzano. En París, la orden fue clara para que Renato, que anteriormente se situaba como mediapunta, en segundos 45 minutos fuera la base de la jugada por fragilidad en todas las facetas de la pareja anteriormente citada, manteniendo el mismo rol a Romaric y el resultado ya lo conocéis.

Destacaba Miguel Canales desde su blog, entre otras muchas cosas –recomendado queda -, que el Sevilla debía ganar por banda. Talento no le falta, pero el 1vs 1 no les ha funcionado a jugadores importantes como Perotti o Capel –Alfaro y Jose Carlos por obligación de un concepto y un esquema-, mientras que la lesión de Navas durante estos meses se ha inspirado como traumática para el colectivo. Por tanto, Kanouté se muestra como una isla, pero entre ella es capaz de focalizar y darle sentido al equipo.

 

Primera parte frente a Paris Saint Germain

En París, su comienzo fue como referente en ataque. Los metros recorridos eran menos y caer a banda, parecía fácil y un respiro para el Sevilla sumamente bloqueado con el equipo parisino, que grandes muestras de talento y fútbol tiene. Una primera parte, donde en el vídeo destacamos 4 facetas donde crecer como jugador, ser el eje y tapar carencias de otros.

  1. Referencia. Recepción del esférico.
  2. Borde del área, clave en asociación.
  3. Desplazamiento del balón hacia extremos. Apoyo fundamental en transición ofensiva.
  4. Movimiento hacia ambas bandas para recepción del esférico.

 

 

Segunda parte frente a Paris Saint Germain

Comienzo de la segunda parte, perdiendo 3-2 y Gregorio Manzano, que decide cambiar de referencia situando a Kanouté como mediapunta y ahora sí, los movimientos y en la transición al ataque, marca los tempos él. Renato en base de la jugada y el malí, fluctuando por línea de medios para intentar acabar en área. Un lujo que se nos está acabando por edad pero no por ello, deja de ser el lado bueno de este Sevilla que tanto decepciona y deja sensaciones frías.

  1. Aparición en línea de medios y apoyo vital en transición ofensiva.
  2. Asociación en ¾ partes del campo. Generador de líneas de pase y capacidad para llegar al remate.