Archivo

Archive for the ‘Athletic de Bilbao’ Category

Ché, ¡cómo aprendimos aquella vez!


Todo se presenta en colores rojo y blanco. Digno de una película de Frank Miller, lo de esta noche solamente puede tener visos de algo muy especial. Resulta ser fútbol, con protagonistas españoles, tal y como era de esperar. Mientras la Champions League nos privó de una celebridad así, Bucarest ya no envidia a Münich, y lo de hoy tiende al recuerdo; no sólo entre rojiblancos, sino para dos “boludos”. Marcelo Bielsa o “el” Diego Simeone, partícipes de esta final y viejos compañeros de viaje. Ya graduados en 2002: << Ché, ¡cómo aprendimos aquella vez! >> bien podría ser el inicio de noventa minutos sobre el verde.

El discurso más mediático parece estar de lado del Athletic, del ¡Newell’s carajo! y de la locura que nos ha hecho partícipe Bielsa. Desde el más fiel hasta el más ateo, todos, en algún momento, fuimos absorbidos por la estética de un trabajo proyectado en grandes salas como Old Trafford o el propio San Mames. Una fe que supera a la razón en demasiadas ocasiones.

“Vamos a intentar jugar desinhibidos, naturalmente, como lo haríamos en cualquier otra ocasión porque eso nos acerca a la victoria.”

Marcelo Bielsa

Registrada por  Federico Lareo 

El espectador espera ese tono “informal”. “Esa ilusión por recuperar la pelota para volver a atacar, mientras acompañe la suerte”. Así definía el fútbol un “loco”. Y aunque me resulta extraño evadirme de la dependencia de un conjunto a las interpretaciones de un rival; todas las bonitas historias –y ésta comenzaba con el bombo que les llevaba a Manchester-, necesitan de un epílogo. Su argumento es creer, empezando por los propios jugadores. Y con un aire algo más romántico, ya en una pequeña proporción, esta Europa League les pertenece. Salvo que Adrian exija su guión.

“Era mejor ganar a falta de un suspiro. Kun corrió, tanto que parecía que se iba a caer por inercia. Llegó, regateó y la metió… (…)”  El relato cumbre de hace dos temporadas. Esa obra que podría estar en pies de un chico asturiano, moldeado en tierras gallegas y capaz de ser definido como cualquier otro ‘canchero’. Las eliminatorias de este torneo llevaron su firma mientras convive con un amigo del gol, el mismo de hace un año.

Es el Atlético de Diego Pablo, el que se ha caracterizado por el umbral de su defensa, y no sólo desde atrás. En la lectura de esta final se coincide en una mayor versatilidad procedente de Madrid respecto al rival. Incluso el propio Simeone lo explicaba en una frase llena de sentido: “Nuestro juego es más equilibrado que el del Athletic”. Diego y sobre todo Arda, pueden hacer de la movilidad un polvorín con sabor a éxito. Seguro que desde el Calderón se ha cruzado algún vídeo con origen en Valencia, conjunto que mejor le ha jugado al Athletic de Bielsa esta temporada. Y aunque Simeone pudiera hacer suyo el discurso “debéis meter la pierna más que el contrario”; el argumento de todo lo proyectado, en poco más de cuatro meses, suena igual de convincente o mejor. Parten desde una teórica inferioridad mediática, y no real.

“Llegar a dos finales es siempre valioso, ganarlas es mucho más valioso y perderlas es muy triste. Estoy satisfecho por haber llegado, ilusionado con ganarlas y Dios nos proteja de perderlas. Así sería el orden.”

Marcelo Bielsa

Registrada por  Federico Lareo 

Anuncios

La marca de Bielsa


Artículo publicado en el diario GARA por invitación de Joseba Vivanco (periodista).

Marcelo Bielsa, `el loco’ como le denominan en un entorno repleto de dementes con una misma pasión: el fútbol. Su trascendencia sobre la liga es clara, necesaria su teoría, pero el hecho de su `marca’ en el titular no es referida a un efecto distintivo sino al concepto de vigilar estrechamente a un jugador rival como bien dicta el diccionario para este deporte. Y esa estrechez de juego es lo que me lleva a relajar el ambiente de una continua loa.

Me es imposible tomarme el fútbol como algo dividido, del análisis por sectores del campo, si no como un `todo’, con lo que ello significa. La valoración del Athletic desde esa perspectiva nos deja una valoración `pobre’ en la parafernalia montada respecto a la figura del argentino, incapaz de resolver la problemática de su pérdida de balón, de corregir el carril interior para evitar perseguir. Sí, ese último infinitivo es el motivo de estas letras. Ya dijo Cruyff que «la presión debe ejercerse sobre la pelota, no sobre el jugador», en un acto que señala contemporaneidad, alejándose de lo visto al colectivo bilbaino y reconociendo su inferioridad conceptual en los primeros meses de vida en este nuevo proyecto.

Corregir con físico el carril señalado por sus rivales en el mencionado interior, y a su vez, con esta adecuación en el campo, depender de lo que haga con la pelota el adversario, no constituyen las mejores formas para que Ander pueda soltar su fútbol con mayor constancia; Iturraspe parezca una solución en el despliegue no solo físico; o el porqué de que Muniain se sitúe en zonas del campo que le impiden transitar desde una posición más coherente con sus excelsas condiciones.

El equipo se muestra condicionado por la respuesta individual del eje longitudinal formado por Llorente-Javi Martínez, colosos ambos. Tras ellos, idiosincrasia con mucho talento, jugadores que se han visto mejorados exponencialmente tras su relación con el nuevo entrenador, pero que en la evaluación del juego como globalidad, permite plantear todas estas dudas sobre el concepto de marcaje tras una pérdida de balón deficiente, pensando en que su funcionamiento con el balón no es el correcto. El espacio no se mide coherentemente y el desgaste de la persecución relativiza ese halago constante carente de análisis.

Dicho esto, en el fútbol debe reconocerse su pluralidad sin que exista nada único, ni el pensamiento, por eso es tan grande y por ello surge el debate. Y si hay algo innegable es que el Athletic Club de Marcelo Bielsa, compite.

Visitar el artículo en el diario GARA

Análisis del partido Valencia-Athletic de Bilbao (jor.9)

24 octubre, 2011 1 comentario

Artículo creado para Masliga en sus ‘Análisis del partido de la jornada’

VALENCIA 1-1 ATHLETIC

El peaje emocional y la confrontación con el caos del dato, de saberte valorado a tenor de unos números, amordazan dos grandes proyectos de fútbol de nuestra liga. Ayer se vieron las caras dos colectivos de ‘rachas’ muy diferentes, de gran masa social y que aun no han definido nada de sus expresiones sobre el campo sin encontrar ambos teorías de disciplina a través del juego posicional dejando el balón “muerto”, sin orden a través de él y tras él. Ese es el sentir de un partido de discontinuidades.

La discutida pelota hace eco de lo último dicho, sendos equipos contienen la posesión pero, al fin y al cabo, ni unos ni otros tenían tan preciado obsequio que te posibilita el ‘jugar’. El análisis siguiente parte desde esa primera premisa mientras intenta fijar que resolver exactamente lo que envuelve todo lo que va pasando sobre 90 minutos es tan difícil como el propio fútbol se expresa y no hay duda que el subdividir en procesos de cada conjunto sería caer en las redes gruesas del no compartir, así que explayar cierta “rutinas” se esperan que salden la sed de los ávidos por hacerse una idea de qué ocurrió en Mestalla.

VALENCIA

Emery expone como punto de partida un 4-2-3-1 de base y una manera rápida para llegar al entendimiento porque todo cambia con un balón en los pies. La salida del mismo se produce con dos hombres abiertos, siempre centrales, y de predisposición técnica como Victor Ruiz y a falta de Rami por sanción, Ricardo Costa, ambos con la premisa de conducir, ser verticales, arriesgar y crear superioridades aunque todo esto pudo caer en ‘saco roto’ si resulta veraz el análisis, porque nada existió como tal y el Valencia encontraba el descosido desde el inicio. Topal sin relevancia en la posesión y Banega en su logística de producir más adelante, el mediapunta del Valencia debía retrasar su anquilosamiento para relacionarse, sentirse activo, yel gol en contra es a priori factor producido por el hecho, dándose el mismo caso anteriormente –jugada Jonas- y con semejantes deficiencias para tu colectivo en el repliegue desde línea de medios.


VAL vs ATH: ¿Hacia dónde el mediapunta? (Valencia) por elfutboldegons

El equipo ‘ché’ “solo” encontraba soluciones en la recuperación y en la materia gris de Banega, eje de un colectivo que desnudaba problemáticas del Athletic para correr hacia atrás, el argentino vislumbraba con facilidad la línea de profundidad, Soldado y activos defensivos bilbaínos. Además se aprovechaban de una transición/fase defensiva deficiente del rival para atacar las bandas desde el lateral, abierto desde el inicio, con Miguel instalado en la autopista del perfil derecho por circunstancias del encuentro –se echó de menos a Rami- y Mathieu daba fe de su zancada, de su poderío para romper en el ‘uno contra uno’ siendo muy vertical.

Banega, el eje del Valencia

Si se trabaja sobre la zona de aceleración, existen dos relevantes propiedades. Una es la espalda de Soldado y todo lo que ocurra por detrás porque él trazará la curva suficiente a su desmarque para llegar al remate, dónde por consiguiente, debe de haber una gestión fiable de la segunda línea viendo como acontece Jonas y su indudable estética o como Canales se mueve en la horizontal, algo que pena a aquellos que solicitamos sus virtudes en la base. Dentro de esa línea de “mediapuntas” entró ayer el francés Feghouli, de indudables capacidades técnicas y aportar la individualidad al colectivo además de equilibrar el funcionamiento sin balón llegando hasta área propia para compensar la fase defensiva.

ATHLETIC

El conjunto de Bielsa presenta discontinuidades de juego y de opinión, uno no sabe a qué relieve acometer el análisis imperfecto sobre lo bilbaínos hasta que ves la trazada con balón de Muniain y todo cambia alrededor en el amplio espectro de la palabra y del espectador. Es un hecho que estamos ante el jugador de la recién comenzada Liga BBVA y uno no se cansa de verlo producir por delante/detrás del balón siendo el factor posesión de mayor calidad de los ‘rojiblancos’ que presentan una serie de conductas también fiables y que hablan bien de su evolución, ya positiva.

Muniain, el hombre del partido, en el momento del gol (vía athletic-club.net)

Siguen existiendo extremos, doble pivote, línea de cuatro, pero todo cambia en orden a una metodología de trabajo de quién ordena esos entrenamientos, Marcelo BielsaLos mismos hombres de fuera no suelen pisar ‘línea de cal’ y contienen fútbol por dentro e incluso llegando al rechace en posiciones de mayor ventaja al palo largo como el gol que le anulan a Susaeta o los tres goles en esta temporada de Gabilondo que atestiguan el hecho. Mismos activos que son protagonistas en el término flexibilidad utilizado por ‘el loco’ situando a De Marcos de lateral derecho en el segundo tiempo por lesión de Gurpegui aunque sea algo que ya no pueda extrañar el movimiento, él es así y no entiende el fútbol, como muchos otros, a través de fijar posiciones y números.

Otra de las conductas que está permitiendo al Athletic acercarse a su optimización –aun queda- es el hecho de reconocer a la línea defensiva como conductores del balón y salida hacia delante, tal y como muestra Amorebieta en el partido disputado en Mestalla en el minuto 48.


VAL vs ATH: Salida de Amorebieta (min. 48) por elfutboldegons

<<¿Qué ocurre en el momento de la pérdida?>> En verdad, los síntomas son traumáticos. No existe envergadura posicional para evitar un repliegue de muchos metros y los interiores tienden a perseguir rivales en por de evitar pasillos de gol. Iturraspe-Javi Martínez se valen de su zancada pero, a día de hoy, no del complejo táctico del Athletic que permite esas escapadas. Además, la tipología de marcaje permitía un carril en el perfil derecho, ya mencionado en la figura de Miguel Brito, dando gracias de la ausencia de Rami para explotar esa circunstancia y aprovechar la traslación de Amorebieta para tapar el avance por banda. Misma penitencia que buscó Banega en profundidad con sus desplazamientos hacia Soldado, adalid del desmarque que en una de las ocasiones se tornaría en gol.