Archive

Archive for the ‘Espanyol’ Category

Buscar la victoria a través de Verdú

25 agosto, 2012 2 comentarios

Entrar en el garaje del Señor Lobo es uno de esos ‘ochomil’ apuntados en las agendas de la Liga BBVA. Allí hay herramientas cirujanas para todo tipo de improvistos, sean del talante que sean, por eso la seguridad que desprende un equipo de Joaquín Caparrós; capaz él de encontrar un 100% de efectividad hasta en el lanzamiento desde los once metros. El reto de Pochettino en plena efervescencia, a mitad de agosto, y en una primera jornada, parecía una quimera cuyo libro de instrucciones pasaba, quizás, por el azote individual de tu figura: Joan Verdú.

Ya recordamos al bueno de Joan la temporada pasada cuando el Espanyol previo a desfondarse, como siempre, y por el extraño destino de sus proyectos, destacaba por la calidad de su propuesta dirigida por el “10” y algún paladín más. Y es que si de Verdú se subraya en los temidos highlights su capacidad para conducir, transitar, correr a la contra y golpeo; el material más extenso del jugador se admira en la virtud de la pausa, de dar sentido a la posesión, juntando, como los mejores peloteros en este juego.

Y puestos a presentar y a definir lo escrito, el perfil de Javi Márquez necesitaba de poco protocolo de recepción para el entrenador rival. Pochettino hizo el planteamiento desde la obligación a una pareja de mediocentros de tener que girar si querían prever el daño que el “10” podía infligirles, también en los intangibles de permitir a Cristian Gómez y Víctor Sánchez más movimientos. Contando con el protagonismo excepcional de Wakaso que se incluye en ese mejunje hecho para Joan Verdú. Eso dotó de un mayor esfuerzo a activos en ataque como Casadesús para el Mallorca; y así fue como Pina, se encontró desaparecido de correr hacia delante, y Javi Márquez, al olvido general de su partido.

El encuentro acabó por decidirse con la precisión de quien conoce todos los contextos, hasta el de la simpleza y la ‘dormidina’, para rematar a pocos minutos del final. No salió él al campo a patear pero Joaquín Caparrós siempre está ahí; incluso cuando la victoria y la importancia se la dábamos a un “10” rival. Así se cierra un círculo de tres puntos, que no es desconocido para el aficionado, pese a una primera jornada de agosto.

Verdú y la posesión


Artículo creado para Masliga en su ‘Cultura fútbol – Analistas’

Pochettino y su Espanyol van más allá de ser sensaciones futbolísticas en una liga rebosante de términos semejantes. Es la entropía de un proyecto que no languidece en sus dos temporadas de vida, sino que se refuerza a base de inteligencia técnica para construir jugadores que llenan de competición Cornellà, entorno ya positivo de cara a buscar una plaza europea. Un reto nada desdeñable.

El argentino emerge con ‘los periquitos’ en lo que parece más básico: el juego. Sin entrar en el campo de la discusión sobre estilos más sus modelos, sí merece introducirnos en el césped y disfrutar de blanquiazules haciéndose valer a través de la posesión, dar protagonismo al interior y proyectar talento, no sólo el individual. Experiencias posicionales, verticales u horizontales, centrales que juntan rivales con balón o delanteros que no parecen tales; sin duda la ecuación del Espanyol se vende fácil en nuestro país, aquél que por fin alcanzó una identidad y hoy la pasea.

El proyecto sobre el campo se centra, si nos vamos a los números, en un “4-2-3-1” aunque los jugadores son indescifrables, al igual que sus conductas. Desde la teórica salida de tres con Javi Márquez o el nuevo Cristian Gómez, más la compañía en virtudes técnicas con balón de Raúl Rodríguez (revelador) y Hector Moreno; hasta ser sabedores que todo se relaciona a través de su poseedor más importante quién da nombre y apellidos a esta temporada: Joan Verdú. Ser protagonista de unas pocas letras solo podía ser justo.

Un jugador crecido en ‘La Masía’ es suficiente sello para no acabar en la retórica; se vende por sí mismo si su carrera le acompaña. Virtudes bajo un dorsal, el “10”, y que actúa haciendo honor a la figura de ese número y quién lo ha portado… no existe ningún cualquiera. Joan llegó a sentar a otro valedor del lugar, Valerón, hasta que viajó al Espanyol para hacerse con la manija de un proyecto que he denominado incluso como <<su posesión>>. Si anteriormente hablaba de cifras para fijar un esquema tipo del conjunto de Pochettino, con Verdú, eso no es válido: detrás/delante del balón, la razón de ser es el esférico y todo lo que va a rodear a través de su relación con el compañero, llámese Coutinho, Sergio García o la espalda de Uche como referencia. En un deporte que no debe ser olvidado como lo que es, un juego, además de complejo, son muchas las ocasiones donde podemos distinguir la fracción de un encuentro en ‘mapas de color’. En el caso de nuestro protagonista sería un fondo rojo, el de su participación sobre la totalidad del verde. Da igual el ancho o la profundidad, todo sea por un mismo destino: encontrar la relación.

Pero sólo leer de Joan Verdú puede llegar a ser como aquella obra inacabada la cuál no cierra correctamente un paladar fino. Síntoma éste que nos lleva a intentar observar “un algo” de lo mucho que puede abarcar el “10” del Espanyol. Un “mucho” tan poco definido como que se queda corto ante la imagen del pase, de su salida, de una conducción o de una simple continuación al primer toque. La muestra es frente al Atlético de Madrid donde metió dos goles, pero mostrarlos sería quedarnos con la esencia “equivocada”. ¿Alguien sería capaz de definir una posición? El futbolista.

Verdú vs Atlético de Madrid (La posesión Verdú) por elfutboldegons

La Liga BBVA perdió… con el traspaso de Victor Ruiz

16 febrero, 2011 3 comentarios

Aquel 27 de Enero era el día elegido para que el acuerdo entre Nápoles y Espanyol se confirmase. Un chico de solo 22 años recién cumplidos, marchaba hacia Italia para erigirse como el primer español en formar parte de una plantilla del conjunto napolitano en su historia. Pero ese central que había sido internacional con España sub-19, sub-20 y sub-21, tenía “algo” y no es casualidad que los mejores clubes de la Serie A se interesasen por él. Alguien me lo avisó el día que se enfrentó al Málaga por el mes de Noviembre en Cornellá, un jugador del que Pochettino ya había dado cuenta anteriormente cuando lo hizo debutar frente al Racing de Santander un 6 de Diciembre del 2009 para formar defensa con Pareja. Con su venta, la Liga BBVA debe sentir el extravío de un jugador que mira a cotas muy altas donde su no presencia, condena a aquellos que con asiduidad intentamos enriquecernos viendo a este Espanyol 2010/11.

 

 

Eje de la zaga del Espanyol de Pochettino, es un central de perfil zurdo con capacidad de salida de balón para poner en virtud la verticalidad del colectivo ‘periquito’, equipo que carece de pausa para rellenar posesión –véase el último partido frente a Real Madrid-. En una defensa de cuatro, comparte minutos sobre el campo con Forlín siendo Victor Ruiz capaz de hacer la cobertura al compañero para salvar la imprevisibilidad del argentino en ciertos momentos –sin adolecer de talento-. Rápido al corte y fino en la anticipación, es un tipo de jugador que hace crecer al conjunto desde su individualidad, siendo también importante en la transición ofensiva.

Jugador con peso específico en este Espanyol que marcha 6º de la clasificación de la Liga BBVA, club que ha sorprendido por su colectividad y sus principios de juego. Mezcla pujante de talento más el descaro de la juventud, jugadores como Didac Vila –recientemente traspasado al AC Milan-, Javi Márquez, Baena, Verdú, Callejón y por supuesto, Osvaldo, no dejan indiferente a nadie. Una propuesta digna de un grande como Mauricio Pochettino, capaz de resolver con ‘salida Lavolpiana’ la conducción del esférico para dar sentido a la forma de jugar y aunarlo con un modelo basado en la profundidad y verticalidad, que les aupa hasta el puesto de mérito que actualmente ocupa.

Está por ver si el equipo se mantiene con tales principios y efectividad, de mayor envergadura en Cornellá con esos 24 puntos conseguidos de los 37 que engrosan su clasificación. Pero nada más lejos de la realidad, las ventas de jugadores como Victor Ruiz y Didac Vila, más allá de que el Espanyol reste en calidad lo que le sume en cuadrar presupuestos, es la propia Liga BBVA quien pierde con estos traspasos.