Archivo

Archive for the ‘Sevilla’ Category

Qué bueno que viniste, Unai

21 febrero, 2013 2 comentarios

Publicado en MASLIGA.

Durante un momento pensé en el porqué del título, algo que debería haber hecho al final y no al principio: pensar. Supongo que un mal más de mis ínfulas escritas. Buceé, Google mediante, para resolver el origen de su popularidad sobreponiéndome al tópico argentino sin éxito; aun faltando un ‘ché’ para dotarlo de seriedad. Sospecho también que Sevilla ciudad, y su fútbol, siempre han contenido dentro de sus muros cierto paisaje albiceleste; a tierra de cancheros, porterías de hojalatas y gradas donde apasionarse con el que era chupón del barrio. Navas, el actual y el de antes, me suele recordar a esa figura. Por allí pasaron en otras épocas en color -y no sólo por la televisión-, Reyes, Puerta o Antoñito. Por qué no. Todos ellos, con o sin gloria, identificaron Sevilla con fútbol desde la ‘bombonera de Nervión’. O eso dice la Wikipedia. Y me lo creo.

Se recuerdan tiempos pasados, y se castiga al olvido. A veces hay que olvidar. Olvidar una mala gestión y una imparable fuga de cerebros, que ha dejado a sevillistas sin una identificación, un estilo, al que aferrarse. Doble campeón de UEFA –le niego todo a los modernos-; nostálgico en ausencia de Kanouté, Luis Fabiano, Drago o Alves. Cómo para no estar cabizbajo. Manolo Jiménez se marchaba un poco por la puerta de atrás, y hasta entonces. El Arrebato iba perdiendo su voz.

 

vía: antena3.com

vía: antena3.com

 

Méritos no le sobran a Unai Emery. O se le atribuyen menos de los que debieran. Pero Unai, ajeno, es una de esas referencias que el perspicaz aficionado no suele escapar ningún detalle: salida con tres, lavolpiana; las características de sus volantes, tan ambiguas; el balón parado; o su nueve de referencia. Y ha sido él quien ha devuelto un poco la sonrisa al Sánchez Pizjuán.

Jesús Navas es fiel reflejo de esa amistad, volviendo a encontrar su talento, y decidiendo en el Calderón entre semana. Vuelven los partidos a las cinco sevillana (2-1 al Rayo Vallecano) y a competir de verdad de martes a jueves. Ya es menos la flama. Porque no es el hecho de renovar aires sino de volver a creer en una identidad. En fútbol. A puertas de una final de Copa del Rey qué toca disputar su pase.

Un dato, más personal, cobra relevancia con la aptitud del propio entrenador hacia su próximo rival en Liga BBVA: Fútbol Club Barcelona. Lo cito en su versión más amplia para darle mayor empaque. Un órdago extraño ya que Unai nunca ganó al Barcelona; pero sí compitió. Un ejemplo de cómo lastra una estadística. Su pasado más reciente es Valencia; con Mathieu-Alba en banda, amenazas verticales de Pep Guardiola. Chés y culés en mi maltrecha memoria correspondía hace un año, dos o tres a partido disputado. Significativo. Incluso con un equipo de Moscú (3-2) tuvo en sus manos una mentolada noche europea por Barcelona. Este fin de semana sus caminos se vuelven a encontrar, ahora con el Sevilla, y ahora con Navas, Rakitic y Kondongbia.

Son varios los jugadores que la Giralda (gracias a Francisco Javier Labandón Pérez por este “arrebato”) ha visto mejorar sus prestaciones con la llegada de Unai Emery. De los ya citados, la justicia futbolística qué tanto mal me ha hecho alcanza a dar un toque mágico con la locución sobre estas líneas de la pareja Fazio y Spahic. Ver en directo, y en toda una semifinal de copa al argentino, enaltece a cualquiera si mi mirada lo fija así; y lo sigue en voz de un compatriota suyo qué fue a conocer a Simeone. El ex Verdolaga y Spahic, salvo a Barcelona, Real Madrid y Atlético, podría poner en tela de juicio si son de los mejores zagueros en la “otra liga”. Casi estoy seguro de ello, que Pellegrini me perdone. Y es verdad que algo obnubilado sí que estoy porque por fin comienzo a ver de nuevo al Sevilla. Y los veo optando a Europa. Ahí lo dejo. Qué bueno que viniste, Unai. Por fin el título a esta columna me parece adecuado.

Un regalo por Navidad… Jesús Navas.

15 enero, 2011 3 comentarios

Día 2 de Enero, Domingo. En el Sánchez Pizjuán se enfrentaban tras el parón Navideño, Sevilla y Osasuna. El conjunto sevillano venía de encadenar cinco derrotas seguidas en Liga BBVA y futbolísticamente, el equipo mostraba fundamentos demasiados pobres que en conjunto, sólo podían sustentarse en un jugador enorme como Kanouté y ya. El entorno del Sevilla FC, el colectivo y el propio entrenador, Gregorio Manzano, ese día simplemente tenían que pensar que la reaparición de Jesús Navas, era una bendición futbolística y un auténtico regalo de Navidad.

 

 

Jesús Navas tras tres meses de lesión, llega para cambiar en su totalidad la imagen del colectivo. Aunque no esconde auténticas carencias del equipo, un jugador de su nivel, campeón del Mundo con España y seguramente, un jugador TOP ¿20? –póngale el número que usted deseé- condicionaría un colectivo náufrago y dependiente del malí Frédéric Kanouté, como se ha escrito anteriormente. Pero antes, pongamos en relieve los hándicaps negativos del conjunto de Gregorio Manzano.

Un Sevilla que es culpable en esta temporada de “una no idónea proyección en los últimos años de un muy buen proyecto”. No han sabido cambiar los argumentos, la filosofía para una mejor adaptación a los cambios que sí se estaban llevando a cabo en el banquillo y no sobre el césped, en forma de “innovación” en el esquema con el que ya había  y de sus jugadores, sin apenas renovación o con errores en la sustitución de los que ya se fueron. Un cúmulo de extraña pasividad en un club crecido en sus éxitos –muy justos- pero que encadena períodos sombríos en cuanto a lo futbolístico salvo lo expresado por jugadores especiales como Navas –nuestro protagonista y capaz de condicionar una Copa del Rey en el último año-, Kanouté o Luis Fabiano ‘O Fabuloso’ al que este año se le echa de menos y podría considerarse como otro error, su no venta en el momento correcto. Ahora quizás, sería demasiado tarde.

Una transición defensiva demasiado limitada en el repliegue. Se vio frente al Villareal en Copa en el último partido, donde la estrategia del ‘submarino’ se centraba una y otra vez en buscar la banda de Dabo para romper con el 2 vs 1 y en balón largo con profundidad de juego, a la espalda del lateral. Hasta tres veces en la primera parte con el consiguiente gol. Hasta que llegó en la cobertura Jesús Navas para arreglar el desaguisado y dar otro sentido al partido (3-3). El doble pivote escalonado con Zokora – Romaric, no son jugadores preparados tácticamente para leer esa transición defensiva y línea de pases del rival, pese a que el exLe Mans contribuya con mucho acierto, a la transición contraria, al ataque. Tres asistencias en el último partido comentado de Copa, que alimentan el argumento.

 

(Haz 'click' para agrandar)

 

Por delante, la línea de tres “mediapuntas” con nuestro particular regalo de Navidad para el Sevilla, en perfil derecho. Más allá de llevar un peso muy importante en cada partido -dónde ojalá pudiéramos ver estadísticas de % en cada banda en cada encuentro-, es un jugador capaz de tener una proyección de muchos metros. “Extremo” de muy largo recorrido, hasta 60-70 metros como veremos en el vídeo dedicado a esta entrada. En particular, frente al Osasuna en el día de su reaparición, se limitó al juego de asociación y la técnica del centro al área que domina, también condicionado por su baja forma competitiva para encarar, por razones evidentes.

Sin más dilaciones, un regalo de Navidad para el Sevilla FC de Gregorio Manzano, Jesús Navas:

  1. Gran proyección en metros sobre el campo y asociación, con salida/conducción del balón. Especial relación con Kanouté y Dabo.
  2. Técnica del centro al área.

 

P.D. Pido perdón por los problemas de audio que se han producido en el vídeo y ajenos a mi voluntad.

El lado bueno, Frédéric Kanouté.

17 diciembre, 2010 3 comentarios

¡Y menos mal! Eso tuvieron que pensar muchos aficionados del Sánchez Pijuán en la noche del Miércoles cuando pudieron –o supieron- empatar a 2 frente al líder de la Bundesliga, el Borussia Dortmund; y clasificarse para las eliminatorias por la Europa League tras el fracaso de Champions. Pero el problema del conjunto sevillista es más profundo, se sigue recordando al pasado sin pararse en la planificación deportiva desde hace unos años ¿Está siendo la ideal? Por ahora sabemos, que en toda esta mala temporada en Nervión, aun existe un lado positivo, Frédéric Kanouté.

 

 

No debo de extrañar a nadie si digo que la idea del Sevilla en este 2010, es realmente muy pobre. Fase defensiva y transición defensa-ataque son un horror y cambio de entrenador mediante, no se encuentra el objetivo ni existe cambio de concepto alguno desde hace años. Desde este blog y quien os escribe, se ha puesto ‘hincapié’ en uno de los partidos de esta temporada frente al PSG en la Europa League y el resultado pone en relieve mis argumentos, un 4-2 de sensaciones paupérrimas.

Quizás, no es osado decir que el fútbol lo marcan los centrocampistas y sin ellos, es difícil la consecución final. El Sevilla es un club con carencias actuales para transiciones dignas. Zokora y Romaric, con el último más liberado, forman un teórico doble pivote que no alcanza el nivel. Conducción sin materia gris junto a movimientos sin balón de muy baja calidad, consiguen ser la base de la jugada de Gregorio Manzano. En París, la orden fue clara para que Renato, que anteriormente se situaba como mediapunta, en segundos 45 minutos fuera la base de la jugada por fragilidad en todas las facetas de la pareja anteriormente citada, manteniendo el mismo rol a Romaric y el resultado ya lo conocéis.

Destacaba Miguel Canales desde su blog, entre otras muchas cosas –recomendado queda -, que el Sevilla debía ganar por banda. Talento no le falta, pero el 1vs 1 no les ha funcionado a jugadores importantes como Perotti o Capel –Alfaro y Jose Carlos por obligación de un concepto y un esquema-, mientras que la lesión de Navas durante estos meses se ha inspirado como traumática para el colectivo. Por tanto, Kanouté se muestra como una isla, pero entre ella es capaz de focalizar y darle sentido al equipo.

 

Primera parte frente a Paris Saint Germain

En París, su comienzo fue como referente en ataque. Los metros recorridos eran menos y caer a banda, parecía fácil y un respiro para el Sevilla sumamente bloqueado con el equipo parisino, que grandes muestras de talento y fútbol tiene. Una primera parte, donde en el vídeo destacamos 4 facetas donde crecer como jugador, ser el eje y tapar carencias de otros.

  1. Referencia. Recepción del esférico.
  2. Borde del área, clave en asociación.
  3. Desplazamiento del balón hacia extremos. Apoyo fundamental en transición ofensiva.
  4. Movimiento hacia ambas bandas para recepción del esférico.

 

 

Segunda parte frente a Paris Saint Germain

Comienzo de la segunda parte, perdiendo 3-2 y Gregorio Manzano, que decide cambiar de referencia situando a Kanouté como mediapunta y ahora sí, los movimientos y en la transición al ataque, marca los tempos él. Renato en base de la jugada y el malí, fluctuando por línea de medios para intentar acabar en área. Un lujo que se nos está acabando por edad pero no por ello, deja de ser el lado bueno de este Sevilla que tanto decepciona y deja sensaciones frías.

  1. Aparición en línea de medios y apoyo vital en transición ofensiva.
  2. Asociación en ¾ partes del campo. Generador de líneas de pase y capacidad para llegar al remate.