Archivo

Posts Tagged ‘Abidal’

La Supercopa de España en perspectiva fútbol

25 agosto, 2011 1 comentario

Hace una semana que acabó el penúltimo clásico de un año donde hemos llegado a la embriaguez de estos ‘clásicos’ pero con la constatación que en fútbol, y solo fútbol, no hay mayor esplendor actualmente. Dos constelaciones de jugadores y banquillos, entrenadores o formas de llevar a cabo el juego sin comparación en ningún otro país o continente de la que debemos estar satisfechos para no cruzar la frontera de lo ‘absurdo’, un supuesto que solo puede ser dañino.

La Supercopa de España nos expuso fútbol, ‘rara avis’ en verano siempre sabiendo contextualizar las alturas de temporada en que nos encontramos y con el componente ‘tensión’ siempre presente, ingrediente esencial para esta tipología de encuentros e incluso de necesaria presencia dentro del césped y con unos límites. Exposición de esto último como algo a no tratar en este espacio sino desgranar algunos factores futbolísticos y dar un punto de vista puramente analítico, sin ser completo, en 180 minutos de “final”.

1.     Detalles de entrenador: El principio específico del partido en el balón largo sobre la banda y la “trampa” sobre el poseedor rival.

Real Madrid se basa en un juego vertical, de posesión y control sobre las transiciones tras la primera línea de presión. Frente a un Barcelona, tu modelo se ve impedido en lo más “básico” y como consecuencia, tus dinámicas con balón deben variar para encontrar la directriz de tu juego y la línea de mediapuntas como factor principal de aceleración.

Ya trataremos posteriormente el doble partido del Barcelona, colectivamente, pero existe en ambos encuentros por parte de los de Mourinho, sobre todo en la Ida, una constante para salir lo más rápido posible hacia situaciones privilegiadas y de aprovechamiento del ‘uno contra uno’ como principio específico exigido por el rival, conocido plenamente, y para batir líneas de una manera eficaz si el espacio existe por parte de quién desplaza. Pepe o Xabi Alonso, activos técnicos para lanzar hacia los “extremos”.

En esos principios específicos, dándose a conocer en el ‘PlayOff’ de la temporada pasada, Real Madrid expone una línea de flotación hacia objetivos estudiados y comportamientos corporales entrenados en ‘pasillos’ sobre el poseedor rival. En este caso, Abidal es protagonista de una situación táctica que es alcanzable, solo, en la dimensión de fútbol que venimos hablando y eficaz a tenor de lo visto en la siguiente jugada a modo ejemplo.

2. La antítesis en línea de medios del Real Madrid.

La cara y la cruz en esta Supercopa. Khedira y Xabi Alonso como actores de esta antítesis, algo constatable en el rendimiento de uno y otro en ambos partidos en algo que ya es conocido del año pasado en el caso del mediocentro, ‘ex’ del Liverpool. ¿Naturaleza de esta constatación? Una sola ojeada a las estadísticas en faltas cometidas en la Ida de esta Supercopa de España, conjunto a la media acumulada en toda la temporada pasada puede expresar un deficiente control del espacio alejado del carácter del mediocentro y de ÉSTE mediocentro.

Estadísticas Xabi Alonso obtenidas de ESPNdeportes

No solo en el primer encuentro, también en la Vuelta sin encontrarse cuantificada la tesitura discutida. Una ventaja para la zona de aceleración de un Barcelona mermado futbolísicamente en la disputa de la final.

<< ¿Y Khedira ?>> El alemán se muestra como el mejor adecuado a una forma de llevar el juego, a unos principios y a una táctica, dónde dos amarillas en sendos encuentros le privó de una realidad mediática más convincente pero que en la jugada que hemos querido reflejar seguidamente, se puede prever lo mucho que aporta Sami Khedira como se dijo hace un tiempo en este espacio y en concreto, un partido frente al Atlético de Madrid.

3. El rendimiento del Barcelona, a juicio.

No puede sorprender aquello de que el Barcelona de Pep jugó mal en toda la Supercopa y solo vio reflejado su juego “fielmente” durante minutos –escasos- en la Vuelta. En el plano emocional era difícil partir con ventaja pero sin una mínima calidad de la posesión aparente, ni presión ni balón, fueron argumentos sólidos ante un Real Madrid que hizo el ‘campo pequeño’ en denominada presión alta.

Inexistentes fases ofensivas de control del juego sobre campo contrario, desaparecido, por tanto, el robo en ¾ partes del campo y ni Thiago o Xavi, supieron encontrar la senda del juego de este Barcelona. Todo cuantificado para el juicio de valor subjetivo de cada uno y del cuál solo supo escapar el de siempre, Messi.

Datos Ida

Datos Vuelta

Es normal un tipo de preguntas genéricas, siempre teniendo en cuenta el valor del juicio subjetivo que prevalece sobre una cuantificación semejante con sus respectivos errores:

–         ¿No es lo bastante significativo que el valor más alto en pases en condición de fase ofensiva sobre campo contrario sea 5,11?

–         Siendo ese el caso, ¿Mejor Xavi o Thiago en la Ida? ¿Existe diferencia real a tenor de la estadística de recuperación del balón?

–         En un equipo con un modelo tan marcado de posesión y la calidad de la misma, ¿No es de la mayor relevancia la cuantificación del tiempo efectivo con balón en campo del rival?

–         4 robos en el partido de Vuelta se producen tras el tercer gol de Messi, ¿Hasta qué punto influye en términos futbolísticos, lo emocional?

“Y aún así, el fútbol es tan impredecible que solo por eso merece la pena…”

Anuncios

El desorden táctico de Domenech.

24 junio, 2010 1 comentario

A punto de cumplirse la primera fase de un intenso Mundial de Sudáfrica 2010 y que en lo personal, lo estoy disfrutando como ningún otro, ya empezamos a tener las primeras selecciones clasificadas, las primeras grandes apuestas, los primeros eliminados, los fracasos… y sí, hoy vamos a abordar el que quizás ha sido el fracaso más mediático de una selección en un Mundial, en su historia. Pero no, aquí no estamos para hablar sobre motivos extradeportivos que han motivado esta dinámica de destrucción de los ‘blues’ y que ha terminado con una llamada al orden, sin precendentes, de un presidente de un país a su capitán, por la situación vivida.

Esto ahora no me interesa y sí el argumentar la situación que ha desembocado “el todo”, desde un punto de vista más puramente táctico, desde los jugadores en el césped y la “terrible” influencia Domenech.

Raymond Domenech es de origen catalán pero nacido en Lyon y como futbolista crece en el equipo de su ciudad natal, pasando por varios de los clubes con más historia en la Ligue 1 como Estrasburgo, PSG y Girondins. Como entrenador su trayectoria es “discreta” destacando su paso por el equipo, digamos de su vida, el Olympique de Lyon donde consiguió un ascenso y una clasificación para UEFA en cuatro temporadas. Tras ellas, es contratado como entrenador de la sub20 francesa, donde tampoco es destacable ningún éxito en los banquillos pero que su trabajo sobre las nuevas generaciones ‘blues’, le vale para llegar a entrenar la absoluta… y hasta ahora, de donde partimos. Cumpliendo aquello del bajo caché de los seleccionadores franceses en su historia desde Jacquet, aquel que les llevó a la gloria en 2008.

A favor de Raymond está que llegó a la final en Alemania 2006, contra pronóstico. Esto es debido a la alta edad del grupo y que el gran héroe de una generación de éxito, como Zidane, estaba dando sus últimas carreras como futbolista. Pero nunca llegar tan lejos, fue tan funesto para el futuro de una selección potente en Europa históricamente.


Hecha la introducción sobre el ‘individuo’ del banquillo, con un alto porcentaje de culpabilidad sobre lo ocurrido, comenzaremos la explicación en distintos puntos, del caos sobre el césped de los franceses:

1. Nulidad en la idea, estilo de juego desconocido.

Francia llega a la fase final de este Mundial a través de una eliminatoria, no sin polémica, para la clasificación, tras quedar subcampeón en su grupo, superados por la Serbia de Antic. Las dudas eran claras y el juego anodino, se apuesta por un 4-4-2 con doble pivote Toulalan-Lass y se juega con un fútbol marcado por la contra y el no control de la pelota; que jueguen otros. Sufridos partidos ante Lituania, Austria (derrota por 3-1 en el primer partido), Rumanía y por supuesto frente a la Irlanda, que le tuvo contra las cuerdas en el comentado enfrentamiento a doble partido, sino llega a ser por ese “gol” de Henry con la mano.

Domenech debido a las fuertes críticas recibidas, decide dar un vuelco en la filosofía de su Francia y apuesta por el mismo esquema pero con un control mayor del balón pero sin un fin claro, altas posesiones frente a nulas jugadas de ataque. No se llega con la suficiente claridad y queda demostrado en el amistoso frente a España donde la ‘roja’, le entrega descaradamente la posesión de la pelota en la segunda parte y los ‘blues’ aun así, eran incapaces de crear algo útil pese a la superior posesión.

La aportación de Gourcuff y Ribery era vital para este estilo, que debía ir creciendo, pero…

2. Cambio de estilo a pocos días de dar comienzo la competición.

Tres amistosos pre-Mundial, le sirven a Raymond para dar un nuevo vuelco al esquema que ha ido utilizando hasta esos días previos al gran viaje. Su nueva apuesta era situar un solo pivote y mucho centrocampista por detrás del delantero Anelka. Unos interiores con Ribery y Gourcuff, más Govou y “Malouda” por las alas. Sí entrecomillado Malouda, porque en verdad Domenech intentaba que partiese desde el centro en la zona de creación y Ribery estuviese más escorado. Bonita forma de perder a uno de los hombres más en forma de su selección tras la gratificante temporada con el Chelsea de Ancelotti.

Un empate a 1 frente a Túnez y la humillante derrota frente a China por 1-0, no dejaban a la duda de que el tema había cambiado mucho y los franceses ya podían temer por sus opciones.

3. ¿Pareja de centrales idónea?

Sorprende la utilización abusiva que hace Domenech de centrales físicos y más si es Abidal el elegido para ocupar ese puesto en el centro de la defensa, acompañando al desfondado Gallas, tras su temporada regular debido a lesiones en el último tercio de ella. En esta Francia que intenta tener el balón, se impone arriesgar con una defensa adelantada y al fuera de juego, pero la pareja física se convierte en una nula inteligencia defensiva. Goles como el de Chicharito para México, marcan el argumento a favor.

4. Apoyo para Toulalan

Todo el mundo que no conozca bien a Jeremy Toulalan, está en el momento adecuado para ponerse la eliminatoria frente al Real Madrid o los dos partidos realizados en este Mundial de su selección, para descubrir a este excelso jugador en lo táctico acompañando en lo técnico. Transición defensiva óptima, con ocupación de espacios digna de elogio, juego al primer toque en largo y en corto con una visión de juego notable. Pero el problema ha estado que frente a Uruguay o en un partido, más físico como el de México, se encontró demasiado solo a la hora de intentar hilar la jugada y por supuesto, a la hora de cerrar aquellos ataques del rival.

La necesidad de un apoyo era vital. Más en la creación; y Domenech (como no) no supo arreglarlo en ningún momento. La opción Diaby quizás fue la más “regular” (por llamarle de alguna manera) pero las lagunas tácticas del `gunner´ a la hora de enlazar la jugada, privaban a Francia de que Toulalan participase activamente en ella. La NO involucración de Gourcuff en esa creación, es otro de los factores a tener en cuenta en ésta laguna de los ‘blues’ y que en ningún momento supieron hacerlo funcionar y más si es el jugador del Girondins, quien es sentado en el banco frente México. Demasiado sólo, Toulalan, en este nuevo 4-1-4-1.

5. Anelka, la isla, Govou sobre el campo.

El ataque de Domenech, tras el bajón en esta temporada de Henry y que no podía formar con Anelka, en la punta de ataque, pasaba por dejar al jugador del Chelsea solo arriba, sin capacidad de irse a la banda donde él en los últimos dos años ha hecho daño en la Premier. Siendo ocupado ese puesto por un forzado Govou. Aun deben estar preguntándose en París, Marsella o Burdeos, el porqué del jugador del Olympique de Lyon en la alineación titular.

La solución más acertada sería volver a los dos puntas, con Anelka a un lado y Gignac en el otro. El jugador del Toulouse es otro de esos jugadores, que merecen ser re-visionados y que su alto caché no nos permite disfrutar de su calidad, en plazas más grandes, una pena. Ambos podrían haber funcionado bien por las bandas, que era la idea original de Francia antes de llegar  Sudáfrica.

Así es todo y espero que en estos 5 puntos, haya intentado resumir correctamente, las increíbles lagunas tácticas de una Francia que el 22 de Junio partía de vuelta hacia su país tras hacer un ridículo histórico en todos los ámbitos. Esperemos que Blanc ayude a levantar a una de las selecciones más prestigiosas del viejo continente y de este deporte.

“Allez les bleus”

Completo la entrada, con la visión irónica de Domenech por Enric González en El País.