Archivo

Posts Tagged ‘Arsenal’

Wenger: amar la trama así como el desenlace

15 septiembre, 2012 2 comentarios

“Estoy aquí sin nombre
y sin saber mi paradero,
me han dado alojamiento
el mas antiguo de los viveros.

Si quisiera regresar
ya no sabría hacia donde.
Pregunto al jardinero
y el jardinero no me responde.”

Tres mil millones de latidos es esa canción que te cruzas antes de ponerte a escribir, te evoca al fútbol y piensas si Jorge Drexler se vio en una tesitura igual. Un melón sin abrir, seguramente de cuero, y ganas de hablar sobre un Liverpool vs Arsenal que llama a la razón gunner de poder creer, y permanecer en esa creencia, en que puede haber suficiencia más allá de tener el balón. O al menos frente a Rodgers eso se exhibió.

Brendan Rodgers es la cara B del protagonismo de Wenger, ya hecho, ya conocido. El plan en Anfield se derrumba desde la indecisión; porque ellos creen en la pelota, ese es el discurso que vence y emana en el exSwansea, pero no todo pasa por cifrarlo al final de partido si no ha habido respuesta en qué hacer con ese esférico. Era todo tan sencillo idearlo… como difícil llevarlo a cabo; y ahí es donde el Arsenal sacó tajada, tres puntos y la grandilocuencia que no todo pasa por el mismo discurso pudiendo mantener el modelo o el estilo. Suficiencia le llamé y la forma de ganar está ahí: en ese repliegue inteligente (1). Era la especificad a la que había que enfrentarse.

Arsène Wenger no varió nada de su plan en cuanto a efectivos sobre el campo, respecto a lo que hemos visto en etapas anteriores en Londres: 4-2-3-1; guardando el fútbol a espaldas de la referencia, ocupando la mediapunta de manera notoria, dos hombres abiertos o semi-abiertos y un interior de desplazamiento más un mediocentro posicional. Es ésta última demarcación junto a la mediapunta desde donde el Arsenal teje su renovada solidez, por llamarla de alguna manera, ya que la determinación se distingue en Arteta y Cazorla; más allá de patriotismos que desde aquí se evitan siempre.

Han sido pocas, muy pocas, las crónicas en este comienzo de Premier League que han distinguido a Mikel Arteta. Con la venta de Song y algún rumor sobre M’Vila o Tioté, Arsène ha encontrado la especialización en alguien cuyo pasado es como interior y ocupando un mayor ancho del campo; cuestión ésta, y observando el rendimiento como mediocentro, que nos revela a un futbolista en mayúsculas por aptitudes y rédito real en un lugar complejo. Y de esa complejidad, al físico exuberante de Diaby, quizás el activo que elimina todo el aprecio sobre el español exEverton. Nombrado Man of the Match en nuestro encuentro protagonista, su vistosidad se entiende desde el repliegue que puso en práctica el Arsenal y cuya salida era efectiva para un sobresaliente físico junto al acierto técnico. Si Abou se muestra regular en su toma de decisiones, la baja de Jack Wilshere será menos traumática de lo que ya verdaderamente es.

En Anfield también vimos la adecuación de dos laterales de más que correcta solvencia: Jenkinson y Gibss. El primero cortando el avance, dentro de lo que cabe, del descarado Raheem Sterling; mientras que Kieran Gibbs supuso para Borini o Gerrard un quebradero de cabeza a la hora de estirar al sistema gunner en esos minutos donde la pelota podía mantenerse en campo contrario. Ese tiempo, de valor en la posesión y no repliegue, donde la pareja de hombres abiertos, Podolski y Chamberlain (1, 2 y 3), se muestran de todo menos como activos para dar amplitud, quizás algo más relacionado con jugadores como Gervinho, menos capaces. Además que Giroud necesita la asociación rápida; insuficiente el francés de dar continuación en un juego de espaldas que aún debe ser más productivo en fútbol.

Y si de fútbol hablamos, ese factor pertenece a Cazorla en esta temporada. No es un “10” que conoce de picos en su juego durante el partido, no, ya que se muestra regular en noventa minutos de pausa, continuación y sentido al juego. Determinación. Atrae al rival (1 y 2) mientras aprovecha lo que generan sus condiciones inteligentes para el juego; y en el caso de este partido, sobre la espalda de un medio del campo aún por hacer pero poblado de calidad en Anfield. Reconocible es Joe Allen como la superioridad mostrada por la nueva estrella: Santi Cazorla. Nada que no supiéramos.

Haz ‘click’ para agrandar.

Resumen éste de un partido acontecido hace 15 días pero que no podía quedar en el olvido por lo exhibido en clave Arsenal. Son argumentos, para que este año sí, pueda competirse sin el marcado libro de estilo. Jorge Drexler, sin querer, me lo vuelve a definir como << amar más la trama que el desenlace >>; y yo supongo que Arsène, en esta temporada, también querrá encontrar ese desenlace.

Anuncios

La Premier en 5 jornadas y en 5 puntos…

21 septiembre, 2010 1 comentario

Todo aquel que haya podido seguir las 5 jornadas de campeonato inglés, debe coincidir que transcurre en un nivel superior a lo esperado para estos comienzos de temporada y consolidándose como la mejor de Europa –con todos los respetos a la Bundesliga y a una liga española que arranca de manera ilusionante-, por factores que van más allá de los organizativos o en números de espectadores. Hablamos de propiamente fútbol que es lo que nos mueve a seguir escribiendo. Sí, porque hablar de liga inglesa con 5 jornadas disputadas, es hablar de grandes partidos como los últimos del Manchester United, los del Newcastle, del Arsenal, del Chelsea… muchos argumentos y esperemos que un ágil resumen, el que salga de estas líneas.


1. Calendario fácil, consolidación del esquema y Ancelotti aspira a todo.

Hablar a día de hoy de la Premier, es inevitable no hablar del Chelsea del 5 de 5 o los ‘blues’ de los 15 puntos. Consolidación del esquema 4-3-3 que recuerda en muchos aspectos al que puso en práctica Mourinho pero con muchos detalles que le diferencian, especialmente el del movimiento de sus piezas y el menor uso de los costados. Crecimiento inusual el de John Obi Mikel -recomendado queda su partido frente al Wigan- en la posición de “5” con una línea de dos interiores, con un espléndido Essien en todas las facetas del juego –jugador TOP en su posición- y un Lampard en continúa permuta con la figura de Malouda jugando en una posición “ficticia” en la derecha. El francés prosigue con su forma brillante de la temporada pasada y con todo el derecho de poder decir que es uno de los jugadores más determinantes a día de hoy del equipo líder en Inglaterra.


Creo que se puede obviar el rol de Anelka, partiendo desde la derecha, o el de Drogba. Además, Ashley Cole manteniendo el ritmo de la temporada pasada siendo muy influyente en el juego del equipo y convirtiéndolo en el mayor favorito a todo, a día de hoy. No destacarán por lo estético como otros que en esta entrada comentaremos, pero sigue siendo ese equipo rocoso y que ejerce un dominio físico casi imbatible en esa faceta. Incluso han reforzado a la plantilla con jugadores como Benayoun que aportarán esa “pausa” desde el interior o Ramires como complemento al medio del campo de los ‘blues’.

2. Los red devils gustan y Ferguson a lo suyo.

500 partidos son los que cumplió Sir Alex Ferguson en la Premier League, que siempre llevará su nombre o el de jugadores como Giggs. Pero estos Red Devils son los que mejor sensación me están dando en los últimos años, seguramente por la irrupción de Berbatov -estéticamente impecable como siempre- y un Nani llegando al techo donde tiene que romper como jugador, haciendo partidos realmente grandes y con regularidad. Es una realidad que el equipo sigue sin saber cerrar los partidos como el de Fulham o Everton, pero en general, personalmente, me agrada y mucho –si no estuviera Wenger en Inglaterra, el que más-.

A parte de esa característica deficitaria como la de cerrar los partidos, yo pondría otro “pero” al equipo. La pareja de centrales que difiere mucho de mis gustos futbolísticos y más, personalizando en la figura de J.Evans, en cuya figura soy muy pesimista. Mas allá de eso, aun estoy esperando a que Ferguson ponga en práctica a mitad de temporada el medio del campo que me cautivó ya la temporada pasada con Carrick, Fletcher y Park aunque el actual con Darren Fletcher y Scholes en el doble pivote, es una nota positiva en su rendimiento. Cuán infravalorado está el escocés en Europa…

3. Es Wenger, es Wilshere, es el Arsenal.

Ya había escrito sobre el futuro del Arsenal en este mismo blog, pero es que un equipo con Wenger a la cabeza es una delicia para los ojos futboleros. 16 goles a favor en los últimos 3 partidos en el Emirates, un fútbol muy vistoso, juventud y talento… muchos factores que marcan el ver al Arsenal en esta temporada –y en las anteriores-. Aun a la espera de que las lesiones este año le respeten y que venzan las inseguridades fuera de su estadio, este Arsenal que se sitúa ya 3º con 11 puntos, asusta al rival y gusta al espectador a la vez. Leí al escritor N.Hornby que el Arsenal por aquellos años 70, era un equipo con la reputación de ser el más aburrido de Inglaterra, ¡pues quién lo diría ahora…!

Si parecía que Wenger en esta temporada, no nos podría sorprender más allá del fichaje de un nuevo central como Kolscieny, lo hace “inventándose” a un Wilshere acompañando a Song en el medio del campo y que deja para el gran público que disfrutemos del genio del dorsal “19” que crezca en un equipo como el Arsenal con muchos minutos. Además, mantiene esa línea de tres mediapuntas con por supuesto, Cesc por el centro y con llegada, el ruso Arshavin en una banda y en la otra, sorpresivamente, Rosicky. Aromas de antaño, pero dulces aromas al fin al cabo con el renacimiento del checo, dejando unas sensaciones brillantes quitándole el puesto al francés Nasri –a quien yo más veo en el centro, donde mejor rindió el año pasado- y con un nuevo refuerzo como el de Chamakh en la delantera. Mientras que en el banquillo esperan Theo Walcott –esperanzador comienzo-, Abou Diaby,  Niklas Bendtner o el siempre-lesionado Van Persie, que malditas facultades físicas que no nos permiten ver al holandés con regularidad.

4. Dudas con el City, con Mancini y disfrutemos de las ‘urracas’.

De tres grandes entrenadores hemos escrito en las últimas líneas aunque ahora nos toca lo opuesto, al menos en lo personal. La figura de Mancini como estandarte del nuevo megaproyecto de los árabes, no deja de introducirme dudas en sus métodos, en sus esquemas y en definitiva en su futuro con la inversión hecha. Planteamiento físico y poco estético con De Jong, Barry y un Touré volviendo a sus orígenes como mediapunta. Encontramos la nota positiva en la siguiente línea con la sociedad inglesa formada por Milner y Adam Johnson, mientras que Silva en el banquillo –y alguno más- que no hace más que crear dudas en el entorno, en mi subsconciente y en el de muchos espectadores que esperaban un comienzo diferente más prometedor. El tiempo dirá y pese a todo, 4º con 8 puntos.

Y unos crean dudas mientras que otros, todo lo contrario. Quería hacer en esta entrada una mención al Newcastle que recién acaba de ascender tras un año en Championship y lo hace, con aires renovados de unos de esos clubes que por historia en la Premier, siempre tendrían que estar ahí. Sí, porque quería hacer una mención a ese medio del campo con el costa marfileño Tioté como un excelente “5”, con la verticalidad que imponen hombres como Routledge, la magia de Ben Arfa –y cuando digo magia, es de verdad- o el sorprendente Andrew Carroll, en el que muchos ven el espíritu Shearer en él.

5. La desgracia en el Merseyside.

No todo en esta entrada iba a ser positivismo, ahora marchémonos a la otra orilla de la Premier, la de aquellos que decepcionan pese a solo llevar 5 jornadas disputadas, focalizándonos en lo que ocurre en la ciudad de Liverpool. Primero, en el estadio de Anfield, donde tras un verano difícil con la deuda en todos los rotatorios de la ciudad, la pérdida de un signo como Benítez, una serie de refuerzos llenos de precipitación y pérdida de nivel respecto a ciertas bajas, la llegada de un experto en lo colectivo pero con una cierta desmejoría en el juego convirtiéndolo en algo más tedioso; ha hecho que a día de hoy, se encuentren rozando el descenso con solo 5 puntos y dando una imagen que deja mucho que desear.

Un 4-4-1-1 con el que se mueve el Liverpool pero con déficits en ciertas posiciones y por supuesto, en el juego asociativo del equipo que tiende a nulo. La creación del juego es discreta pese a que Gerrard se encuentra muy atrás en la jugada formando en doble pivote con Poulsen, jugador que resta más que suma pese a ser un especialista en el corte del balón. Delante, un sorprendente Raul Meireles ocupando posiciones muy adelantadas incluso escorado en banda como ya vimos en el derby de Inglaterra, frente al ‘United’, con Joe Cole y Maxi o Kuyt, encargados del juego desde los costados, trazando diagonales. Fernando Torres se mantiene en la línea más adelantada, como jugador más importante del juego ‘Red’ pero que la nula capacidad del equipo para crear y la no buena forma del español, hacen de los de Anfield un equipo muy vulgar en esta temporada.

Pero no andan mucho mejor los vecinos del Everton… los ‘toffees’ de Moyes, pese a nunca empezar bien las primeras vueltas, se han encontrado con un comienzo muy decepcionante con solo 2 puntos en su haber e incapaces de realizar su fútbol con hombres como Arteta, Fellaini, Cahill o Pienaar. Quizás se echa de menos la figura de Jack Rodwell o que es un comienzo malo más, de David Moyes, pero el proyecto 2010-11 no acaba de arrancar. Además el cambio táctico con un belga Fellaini muy en la mediapunta o Cahill de falso “9” no parece que funcione, así que habrá que esperar una pronta recuperación porque la Premier los necesita, como ya se vio en partidos como el visto frente al Manchester United en Goodison Park.

Cuando la materia gris se pone a favor del fútbol

25 abril, 2010 2 comentarios

Cuando al aficionado al fútbol, se le habla del Arsenal, quizás el primer pensamiento que se le viene a la cabeza sea el de Arsene Wenger, su entrenador. Luego llegarían rostros como el de Cesc aunque no me sorprendería ver a Henry llevándose el dedo a la boca o al genial Dennis Bergkamp formando parte de “los Invencibles” en aquella maravillosa temporada 2003-04 para los gunners.

En 2005, el fantástico proyecto del entrenador francés Arsene Wenger pudo tocar techo con la presencia del Arsenal en la final de la Champions League frente al Barcelona, se perdió. El equipo que maravillaba con su juego y filosofía de club, con la compra de muchas jóvenes promesas que jugaba en esas reducidas dimensiones inglesas de Highbury, claramente tocó el cielo con los dedos de la mano, pero no pudo ser. A partir de ahí el futuro del club era incierto después de que se reconociese una deuda notable y más con la construcción de un nuevo estadio, que corresponda con el nivel del equipo en los últimos años en Inglaterra y ya finalmente, en Europa.

Con todo este panorama, los dueños del equipo londinés siguieron confiando en el entrenador francés, pero había que dar un vuelco a la situación. Todo ello, pasaba por la venta de jugadores importantes además de seguir apostando por la academia gunner como inversión. La deuda en 2006 rondaba los 400 millones de € y estrellas como Henry, debían ser vendidas para que el club sobreviviese.

Los resultados se han mantenido durante años, aun sin ganar ningún trofeo importante pero con confianza ciega en Wenger. Los jóvenes siguen creciendo en las instalaciones deportivas y el equilibrio presupuestario se iba alcanzando, a base de vender a importantes activos de la plantilla. A finales de 2006, por fin es estrenado el nuevo y esperado Emirates stadium con capacidad para 60.000 espectadores, pudiendo así competir con los grandes de Europa y el United en Inglaterra, con nuevo estadio y patrocinadores.

Cinco años sin probar las mieles del triunfo, pero que realmente parecen que han merecido la pena. El Arsenal ha reducido a la mitad su deuda desde aquel año 2005 cuando todo eran nubres grises, después de la venta de jugadores como Henry, Toure, Adebayor o Vieira, y de los beneficios provenientes del holding que manda en el club, capaz de vender los antiguos terrenos de Highbury. Se reducieron sus opciones ligueras esos años sin renunciar a jugar la competición más rentable del fútbol, como es la Champions, pero se ha visto crecer a grandes jugadores provenientes de la prolífica cantera.

El futuro del Arsenal no podría estar más asegurado con esa reducción tan importante de esa deuda, situándola entre la más baja de la Premier League y con ese proyecto de equipo joven con Wenger a la cabeza. Todo es muy prometedor a costa de unos años “malos” pero confiando en el “a largo plazo”. Ahora nos encontramos con un club con una deuda muy controlada, que es lo ideal y un equipo con demasiada proyección ¿Quién no querría ésta situación?

<<Porque muchas veces no todo debe ser el título>>.

Que se lo apunten muchos, ésta última frase cuando veamos a los gunners volviendo a levantar algún trofeo… ¿Quién se acordara entonces de ese lustro tras la final de Champions?