Archive

Posts Tagged ‘Atlético de Madrid’

Diego Costa hizo mayor al Atlético

20 marzo, 2013 4 comentarios

Publicado en FÚTBOL DE SEDA.

Es uno de esos recuerdos que se establecen en tu memoria sin tu mediar para encontrar el porqué. Quiero creerme que es la propia inconsciencia la que trabaja por ti: mis memorias de un doblete. Y noble pensar que ya no existirá otro, el término doblete siempre encontrará la figura de Antic y jugadores bajo la franja rojiblanca y ‘Marbella’; pese a que la historia del fútbol en poco tiempo te demuestra que abarca demasiados cambios de parecer. Fijaros si es así, a mis siete años, tenía asumido a Caminero como uno de los mejores mediocampistas que vería a tenor de preguntas vertidas sobre su figura. Desconocía por tanto las reglas del juego e ignoraba pases de Pep Guardiola, y a tantos tipos después. Qué decir de Kiko, once dianas en plena explosión como jugador y cuya mentalidad de niño se debatía entre él o los diecinueve de Raúl, otro novel de la acera de enfrente.

Y ya puestos no nos podemos olvidar del ‘Cholo’ Simeone. Siempre recordaré su gol frente al Albacete y el himno atlético, tan de las mocitas madrileñas y chotis en el Retiro, que no dejó de sonar en la tasca que me encontraba junto a mi padre; júbilo compartido por varios donde el sentimiento rojiblanco estaba en lo alto. La propia celebración del jugador también fue sinónimo del carácter que imprimía en ese centro del campo.

A partir de ahí mi comunión atlética se distinguió por lo tortuoso, un camino de crecimiento futbolístico y rojiblancos con más sombras que luces hasta la sorpresa de Quique Sánchez Flores en un fin de temporada brillante a la vez que inesperado. Aquel milagro finalmente no explicó nada; ha tenido que esperar el aficionado la vuelta del ídolo a finales de lo noventa para volver a asimilar que se puede estar arriba. Las vueltas que da la vida, Simeone me dio la concepción de un Atlético de Madrid grande; y ya como exjugador me es devuelta. Esa grandeza no es cuestión de títulos sino competirlos. Y al ‘Cholo’ lo que es del ‘Cholo’.

Vía: colchonero.com

Vía: colchonero.com

Es razonable pensar en el hecho de una Europa League la temporada pasada y la Supercopa de Europa conseguida en verano, la mayor estaba lograda: la madurez. En no pocos casos se ha comprobado que dinámicas positivas se traducen en éxitos para desprenderse de esa aura al mínimo revés en el comienzo de una nueva campaña. Simeone no sólo se sobrepuso al posible desliz de poder continuar el éxito sino que lo hizo frente a bajas como Diego o Adrián, siendo en este último caso un asunto puramente futbolístico.

Activos que el equipo debía cubrir para mantener un orden en cuanto a la amplitud sobre el campo. Mucho ya se ha escrito y leído sobre el ideal de ser ancho en el fútbol; en términos rojiblancos, poseer de espacio para Falcao. Encontrar un Adrián -incapaz él de expresar un tono aceptable- para así mantener el proyecto. Una continuación hallada en la figura de Diego Costa. Nuestro protagonista.

 

“Siempre nos la arma. Él hace su partido que es muy bueno; para tu equipo es un tipo fenomenal y Simeone supongo que estará muy agradecido. Es el que lo sustenta un poco en ataque. La fama se la lleva otro pero él es el que ahora mismo, lleva mucho tiempo además, el que está sacando las castañas del fuego del Atlético de Madrid.”

José Luis Mendilíbar

Rueda de prensa tras Osasuna-Atlético de Madrid (0-2) el 17 de Marzo del 2013

 

No es de ese tipo de jugadores del que esperar qué algo hace. Fino estilista por más que su estatura y hechuras echen hacia atrás, no posee el genio de Falcao, Adrián o incluso Arda. Pero como bien reconocía Mendilíbar es quien sustenta actualmente a uno de los mejores atléticos de la historia, menos goleado en una liga de veinte. El mismo José Luis lo debe tener muy presente de hace dos campañas cuando sin Agüero ni Forlán, con un Quique amarrado al catastrofismo histórico del club, nos descubría a ese Diego de la nada marchándose del Sadar con un hattrick y tres puntos (2-3). En la misma narración del encuentro << Diego Costa se dejó las rodillas en su mejor partido como atlético >>; volvió un par de años después para volver a dejarse la rótula, dos goles y un fuerte carácter que lleva impreso de su entrenador.

El vídeo que encabeza a este párrafo no lo he querido iniciar en el 2:30 de manera fortuita sino al hecho de la jugada en sí, conduciendo de un extremo a otro juntando rivales mientras pisa la cal izquierda; y viendo a Falcao con espacio para continuar la jugada en el desmarque e ir desquitándole de rivales al “nueve” rojiblanco. “La bestia” como así alguno lo ha denominado, cumple un rol similar al Hulk de Porto en épocas de Villas Boas con Radamel Falcao de nuevo protagonista en el mismo perfil. Diego Costa evoca a ese ímpetu de la fuerza, de arrastrar, y sin un fin estético para el espectador. Nada más lejos de la realidad Diego Costa es más parecido a un brasileño de lo que pensamos, así como su llamada a la ‘canarinha’ no se ha hecho esperar y ya se vislumbra un futuro asociado a Neymar: destino 2014.

La certeza la firman el propio Falcao, porque todo debe girar a su alrededor; más Miranda y Diego Godín inquebrantables atrás con Courtois, próximo ‘zamora’ y algo más. Incluso Filipe determinante desde el lateral para épocas efímeras en el perfil de dos o de tres; y sin olvidar a Gabi, uno de los primeros en sonreír como así lo haría el ‘Cholo’ en los noventa. Pero Diego Costa ha sido como esa bofetada con quince o dieciséis años que de repente te quita dos dioptrías de estulticia en la edad del pavo. Competir y con regularidad ahora parece más cerca, en un jugador aún por hacerse y sin arranques de genio. Esa distancia, estoy seguro, se irá recortando porque la sensación es que este Atlético de Madrid se hizo mayor con él. Ya no existen ecos cuando a orillas del Manzanares se habla de ser grandes.

Vía: as.com

Vía: as.com

Crónica Real Madrid (jornada 14) Rival: Atlético

4 diciembre, 2012 1 comentario

Publicado en MASLIGA.

REAL MADRID 2-0 ATLÉTICO DE MADRID

 

CRÓNICA PUNTO DE VISTA: REAL MADRID

JORNADA 14

FECHA: 01/12/2012

PARTIDO
REAL MADRID-ATLÉTICO DE MADRID
ALINEACIÓN REAL MADRID
Casillas; Arbeloa, Pepe, Ramos, Coentrao; Xabi Alonso, Kedhira, Özil (Modric, min.83), Di María (Callejón, min.69); Cristiano y Benzema (José Rodríguez, min.92).
ALINEACIÓN ATLÉTICO DE MADRID
Courtois; Juanfran, Godín, Miranda, Cata; Mario, Gabi (Tiago, min.73), Koke (Adrián, min.73), Arda Turan (Raúl García, min.78); Falcao y Diego Costa.
GOLES
1 – 0, min.16, Cristiano Ronaldo. 2 – 0, min.66, Özil.
ÁRBITRO
Undiano Mallenco (colegio navarro)
TARJETAS
T.A: Khedira (min.23). Arda Turan (min.15), Juanfran (min.60), Miranda (min.74) y Mario Suárez (min.79)

CRÓNICA:

Llevaba años el Atlético de Madrid sin presentarse en un duelo por la capital con la idea clara que de marioneta, con Simeone, ya poco: competir. Así consta una primera frase que dignifica el trabajo rojiblanco, a modo homenaje, de un encuentro que dominó el ‘sin balón’; mientras algún dogmático ya piensa quién es el cafre que le han dado papel, lápiz y crónica. Y es la verdad, si tuviera que darle una definición a lo visto el sábado predominaría un juego de piernas, de piezas y de entrenadores, sin iniciativa; unos, los visitantes, por compromiso con su plan; y otros, los de blanco, porque así parecían obtener el beneplácito de su consciencia tras perder los puntos en Sevilla. Había que minimizar riesgos. Y así fue.

Existe una media hora, incluso una primera parte, de seguramente reflejo Simeone, sobre todo el campo: los mediapuntas, Arda y Koke, ejercían gran influencia en zona de medios sobre Khedira o Xabi; y así contaminaban una salida blanca de Özil, incapaz de desenvolver la espalda de su rival, y Di María, ahogado por sus propios pies y movimientos. Sólo Cristiano, en un partido qué hizo suyo, fue capaz de ver a Benzema o tener aguante ‘canchero’ para que los laterales abriesen oportunidades -las pocas- que podría ofrecer el Atlético de Madrid muy replegado en 442. Obligaban al Real Madrid a jugar más en largo y ‘rasear’ menos.

Aunque si nos aproximamos un poco más a la realidad, tampoco es que ese “dominio” fuera fructífero del todo, no por un porcentaje de posesión atlético mayor, sino por la capacidad de Falcao o Diego Costa para dar chances a lo que venía por atrás. Bien está conocer que la baja de Filipe era una notable ausencia y menos profundidad, pero ambas referencias, de control y salida, se vieron incapacitadas ante los cuatro de atrás del Real Madrid más Xabi Alonso, de nuevo en su versión más ‘Adidas classic’; por adjetivarlo de una manera que me es simpática. Ese carril, el izquierdo, pertenecía a Coentrao, el propio Xabi, y Sergio Ramos; aterrizando de la Eurocopa creo que ahora. El uno a cero, el gol de Cristiano Ronaldo, de falta, es el detalle del jugador. Y del partido ya en sí; una rúbrica más.

 

“El uno a cero, el gol de Cristiano Ronaldo, de falta, es el detalle del jugador. Y del partido ya en sí; una rúbrica más.” [Foto de REALMADRID.COM por Helios de la Rubia]

“El uno a cero, el gol de Cristiano Ronaldo, de falta, es el detalle del jugador. Y del partido ya en sí; una rúbrica más.” [Foto de REALMADRID.COM por Helios de la Rubia]

Los segundos cuarenta y cinco minutos se cuentan y admiran de una manera totalmente diferente. Ya era un Real Madrid más sentido con el partido, sin perder la concentración en cerrar espacios todos los que sean sobre Falcao, y salir de las botas de Xabi hacia Özil, por fin dueño de su zona: la espalda de Mario Suárez y Gabi. Cuando, quizás, tras Pepe -sin contar Cristiano- el mejor de la temporada blanca, se pone el mono de faena sin aún deslumbrar, comienza el ramillete de opciones; y de goles, como recibir abierto en el dos a cero. La forma de masticar la jugada era muy diferente, salvo en el perfil derecho de Di María, y ésto sólo podría ser con tres puntales desde Benzema, y su nervio, hasta Cristiano y el reconocido Özil. Despedido con ovación.

También hubo tiempo para desvaríos de Benzema; ése cuyo mapa de calor si queremos cuantificar su fútbol debe ser algo complejo de interpretar. El Real Madrid de manera previsible juega bien cuando el guión de Benzema comienza a funcionar. En un trabajo notable para ir creciendo con el partido, desde el punto de vista del colectivo, qué viendo sus gestos y cómo mantuvieron el rictus hasta el final, necesitaban de relax mental desde la táctica que menos podría “exigirle”. También porque tienen a Cristiano Ronaldo, quien soporta arrastrar a nueve tipos sin contar rivales. Bendito dipsómano del balón y la transición.

VALORACIONES INDIVIDUALES:

JUGADOR
VALORACIÓN
COMENTARIO
Casillas 6 No tuvo trascendencia en el encuentro.
Arbeloa 7 Acompañó al equipo desde la línea defensiva aunque con menos exigencias sin Filipe, yendo al interior de Arda.
Pepe 8 Gerifalte del partido. Uno más.
Ramos 9 Recien aterrizado de la Eurocopa, según el nivel mostrado, y jugador que se impuso a Falcao y desestabilizó a Diego Costa.
Coentrao 8 En el uno contra uno es infalible, igual que su seguridad desde atrás. Incluso crecido arriba.
Khedira 7 Menos afortunado en un juego más vistoso, circuló la pelota y su posición como él se espera.
Alonso 8 En su perfil más de eje dominó la cancha desde el mediocentro.
Di María 4 Sus piernas deberían tener menos revoluciones.
Özil 8 Apareció en la segunda parte para encontrar continuidad a la jugada desde la espalda del rival y su juego hacia Cristiano o Benzema.
Cristiano 10 No se le puede pedir más.
Benzema 8 Menos asociativo por una primera parte más denostada desde su posición, fue creciendo con el partido.
Callejón S.C. Salió por Di María.
Modric S.C.
José Rodríguez S.C.

Ché, ¡cómo aprendimos aquella vez!


Todo se presenta en colores rojo y blanco. Digno de una película de Frank Miller, lo de esta noche solamente puede tener visos de algo muy especial. Resulta ser fútbol, con protagonistas españoles, tal y como era de esperar. Mientras la Champions League nos privó de una celebridad así, Bucarest ya no envidia a Münich, y lo de hoy tiende al recuerdo; no sólo entre rojiblancos, sino para dos “boludos”. Marcelo Bielsa o “el” Diego Simeone, partícipes de esta final y viejos compañeros de viaje. Ya graduados en 2002: << Ché, ¡cómo aprendimos aquella vez! >> bien podría ser el inicio de noventa minutos sobre el verde.

El discurso más mediático parece estar de lado del Athletic, del ¡Newell’s carajo! y de la locura que nos ha hecho partícipe Bielsa. Desde el más fiel hasta el más ateo, todos, en algún momento, fuimos absorbidos por la estética de un trabajo proyectado en grandes salas como Old Trafford o el propio San Mames. Una fe que supera a la razón en demasiadas ocasiones.

“Vamos a intentar jugar desinhibidos, naturalmente, como lo haríamos en cualquier otra ocasión porque eso nos acerca a la victoria.”

Marcelo Bielsa

Registrada por  Federico Lareo 

El espectador espera ese tono “informal”. “Esa ilusión por recuperar la pelota para volver a atacar, mientras acompañe la suerte”. Así definía el fútbol un “loco”. Y aunque me resulta extraño evadirme de la dependencia de un conjunto a las interpretaciones de un rival; todas las bonitas historias –y ésta comenzaba con el bombo que les llevaba a Manchester-, necesitan de un epílogo. Su argumento es creer, empezando por los propios jugadores. Y con un aire algo más romántico, ya en una pequeña proporción, esta Europa League les pertenece. Salvo que Adrian exija su guión.

“Era mejor ganar a falta de un suspiro. Kun corrió, tanto que parecía que se iba a caer por inercia. Llegó, regateó y la metió… (…)”  El relato cumbre de hace dos temporadas. Esa obra que podría estar en pies de un chico asturiano, moldeado en tierras gallegas y capaz de ser definido como cualquier otro ‘canchero’. Las eliminatorias de este torneo llevaron su firma mientras convive con un amigo del gol, el mismo de hace un año.

Es el Atlético de Diego Pablo, el que se ha caracterizado por el umbral de su defensa, y no sólo desde atrás. En la lectura de esta final se coincide en una mayor versatilidad procedente de Madrid respecto al rival. Incluso el propio Simeone lo explicaba en una frase llena de sentido: “Nuestro juego es más equilibrado que el del Athletic”. Diego y sobre todo Arda, pueden hacer de la movilidad un polvorín con sabor a éxito. Seguro que desde el Calderón se ha cruzado algún vídeo con origen en Valencia, conjunto que mejor le ha jugado al Athletic de Bielsa esta temporada. Y aunque Simeone pudiera hacer suyo el discurso “debéis meter la pierna más que el contrario”; el argumento de todo lo proyectado, en poco más de cuatro meses, suena igual de convincente o mejor. Parten desde una teórica inferioridad mediática, y no real.

“Llegar a dos finales es siempre valioso, ganarlas es mucho más valioso y perderlas es muy triste. Estoy satisfecho por haber llegado, ilusionado con ganarlas y Dios nos proteja de perderlas. Así sería el orden.”

Marcelo Bielsa

Registrada por  Federico Lareo 

Génesis de unas semanas de locos

12 abril, 2012 1 comentario

No es práctica habitual publicar crónicas del Real Madrid realizadas para Masliga en el blog, pero creo que vale la pena hacer una excepción.

Dar pie a una crónica con una referencia que parece bíblica o al menos, conceptualmente, parte de la misma; y en la que desconozco si la fe de Mourinho durante algún momento decayó viéndose a cuatro puntos de un rival que no te sopla de la nuca, te abanica. Hablamos de la razón más fuerte para querer emerger con categoría, la de quién conoce ese contexto del límite y acerca a los suyos al mismo: un delgado trazo que ya le fue positivo en pasadas temporadas. Sin ir más lejos hace un año con el serial de encuentros en tono de clásicos, solo que esta vez tocar oro en una única ocasión no parece suficiente. A eso juega y a eso le gusta jugar, en el juego que ya conoce y que se sabe uno de los mejores. Siempre reconociendo que lo hace desde la fórmula del fútbol… y si algo falla: Cristiano Ronaldo.

…y si algo falla: Cristiano Ronaldo.

Ninguna palabra sobra pero no nos podemos evadir del término presión. Una definición básica pero sencilla, tópica a la vez que recurrente, y siempre sin mirar a la dirección de lo que se va a exponer sobre el verde, lo verdaderamente importante. Ahí las apuestas en la previa siempre eran arriesgadas: los “sistemas”, su adecuación y el peso del cansancio mental. Sin Lass, Altintop, Sahin o Marcelo, la razón sí que se impuso al debate donde la continuidad del “doble pivote” era un hecho. Los nombres vendrían con la novedad de Coentrao, Kaka’ o Di María; individualidades para unas condiciones específicas del encuentro y el rival desde un punto de partida:

–          La amenaza para el Atlético de Madrid poder llegar a línea de fondo: Coartar la salida de los laterales rojiblancos y exprimir a los teóricos “volantes”, vitales en el repliegue de Simeone si éste ocurre.

–          El hecho de concebir un partido donde tu segunda jugada no domine: la pérdida es de un volumen mayor en cantidad y calidad para el rival. Ahí individualmente Di María o Coentrao por condiciones innatas pueden salir reforzados ante un contexto “pobre”.

Dos razones para la previa aunque en el fútbol nunca puedes saber, sólo analizar un azar. El imposible. Pero de su fragancia se embriagaron para llenar el Calderón acólitos de Simeone, creyentes de que sufrir es el infinitivo impuesto y que ahora corre viento favorable, con relaciones sobre el campo renovadas y bien construidas. De no ser así, Mourinho no hubiera puesto al dueto Di María-Kaka’ a una altura tan cercana de Xabi Alonso para dar origen a la jugada, la misma que no se mantenía y sobrevivía del slalom de Cristiano Ronaldo. Una primera parte que cronológicamente contiene protagonistas en rojo y blanco. Ninguna casualidad. Todo parte del giro de Diego a espaldas de Khedira, el desmarque de Adrián para dar tiempo y por supuesto, vivir del espacio obtenido en la recepción de Falcao entre centrales; quienes son capaces de erigirse como la mejor dupla europea –así lo creo- y no poder contener a uno de los goleadores por excelencia del continente, de esos elegidos para gritar el gol. Si la ventaja al descanso no es de Simeone, es debido a que entre “el lío” emerge alguien sublime en la mejor liga para dejar en la red de Courtois un balón parado que anteriormente se le resistía. Benzema tuvo su oportunidad con la cabeza y falló. El portugués, no.

Explicaciones varias sobre 45 minutos de juego donde pelota y conjunto ‘blanco’ no iban de la mano. Simplemente una ligera impresión de calidad con esférico permitía a Xabi Alonso llegar a campo contrario y robar (3 balones – minuto 20), en un ejemplo más. Misma raíz para comprender lo desquiciado del cuadro de salida del Atlético de Madrid entre centrales y los dos mediocentros; desde Perea hasta Tiago. Simeone no quería el cuero cerca de su portero y todo se debía a una razón de peso.

Si una mitad le fue infiel al Atlético de Madrid, tras el descanso se debía partir desde la base de olvidar esa “asta futbolística” aunque el Real Madrid, con Özil y no Kaka’, consiguiese variar las dinámicas a un dominio con balón más positivo. Xabi Alonso cogió el oxígeno de los metros: tanto para permanecer en campo del rival como ser un apoyo vital para Khedira en la red sobre Falcao y el movimiento a su espalda de Diego, efecto que obligó a Mourinho al cambio mentado en este período retocando la mediapunta. Un foco sobre el esférico que contenía precedentes para que se diese: Coentrao comenzó a ganar línea de fondo y Cristiano Ronaldo continuaría con el prolijo slalom. La parroquia rojiblanca sobrevivía con determinación en un período que parecía gravar en las conciencias que recordaban un pasado con menor identidad por estadística; para ello encontraría en transición a Adrián entre líneas. El excelente jugador con denominación de diferente en la plantilla, activaría las jugadas desde un ‘tempo’ muy particular que permitiese acceder al lateral, tan importante en este Atlético, como vital para que Falcao alcanzase la cima de la efectividad en el simple remate. Su cuenta: un gol. Su factoría de potenciales goles: infinita, en la noche de ayer.

Falcao es de ese tipo de jugadores nacidos para gritar gol.

El viaje del Real Madrid tenía visos de ser de ‘business’ hasta aquel remate de cabeza de Radamel Falcao. Tocaba volar en clase turista pero con un pasajero muy especial, ése capaz de elegir la noche del 11 de Abril como una firma más en su historia con una pluma muy similar, incluso en mes, a un zarpazo desde Oporto que metía al Manchester United en unas Semifinales de Champions League, en otro contexto complicado por la propia competición. Hay cosas que los grandes jugadores no olvidan y es que son ellos quienes pueden elegir la suerte. Una suerte con forma de ventaja en el marcador que hiciera moverse a Mourinho para dar salida a Higuaín, aprovechar su vertical e intentar cerrar el encuentro como así hizo. Ese movimiento recto, ése que desfigura al central por su amenaza ante el gol y capaz de forzar el error de un Godín espléndido en la anticipación durante todo el partido. Penalty y gol. Consecuencias de un resultado abultado donde ya el doble pivote de Simeone naufragaba demasiado atrás desde hacía minutos. Callejón rubricaba el fiasco: mental primero, y luego futbolístico.

La élite no escapa de detalles que rellenan esa denominación tan espléndida. Ser TOP como diría Mourinho; capaz de mostrarse impasible ante cada uno de los goles de su equipo en un entorno que por la previa parecía más inaccesible que hace una semana. Mensajes puntuales que te preparan para la competición en lo definido como <<la génesis de unas semanas de locos>> donde toca erigirse para alcanzar el oro con el fútbol ya aprendido.

Verdú y la posesión


Artículo creado para Masliga en su ‘Cultura fútbol – Analistas’

Pochettino y su Espanyol van más allá de ser sensaciones futbolísticas en una liga rebosante de términos semejantes. Es la entropía de un proyecto que no languidece en sus dos temporadas de vida, sino que se refuerza a base de inteligencia técnica para construir jugadores que llenan de competición Cornellà, entorno ya positivo de cara a buscar una plaza europea. Un reto nada desdeñable.

El argentino emerge con ‘los periquitos’ en lo que parece más básico: el juego. Sin entrar en el campo de la discusión sobre estilos más sus modelos, sí merece introducirnos en el césped y disfrutar de blanquiazules haciéndose valer a través de la posesión, dar protagonismo al interior y proyectar talento, no sólo el individual. Experiencias posicionales, verticales u horizontales, centrales que juntan rivales con balón o delanteros que no parecen tales; sin duda la ecuación del Espanyol se vende fácil en nuestro país, aquél que por fin alcanzó una identidad y hoy la pasea.

El proyecto sobre el campo se centra, si nos vamos a los números, en un “4-2-3-1” aunque los jugadores son indescifrables, al igual que sus conductas. Desde la teórica salida de tres con Javi Márquez o el nuevo Cristian Gómez, más la compañía en virtudes técnicas con balón de Raúl Rodríguez (revelador) y Hector Moreno; hasta ser sabedores que todo se relaciona a través de su poseedor más importante quién da nombre y apellidos a esta temporada: Joan Verdú. Ser protagonista de unas pocas letras solo podía ser justo.

Un jugador crecido en ‘La Masía’ es suficiente sello para no acabar en la retórica; se vende por sí mismo si su carrera le acompaña. Virtudes bajo un dorsal, el “10”, y que actúa haciendo honor a la figura de ese número y quién lo ha portado… no existe ningún cualquiera. Joan llegó a sentar a otro valedor del lugar, Valerón, hasta que viajó al Espanyol para hacerse con la manija de un proyecto que he denominado incluso como <<su posesión>>. Si anteriormente hablaba de cifras para fijar un esquema tipo del conjunto de Pochettino, con Verdú, eso no es válido: detrás/delante del balón, la razón de ser es el esférico y todo lo que va a rodear a través de su relación con el compañero, llámese Coutinho, Sergio García o la espalda de Uche como referencia. En un deporte que no debe ser olvidado como lo que es, un juego, además de complejo, son muchas las ocasiones donde podemos distinguir la fracción de un encuentro en ‘mapas de color’. En el caso de nuestro protagonista sería un fondo rojo, el de su participación sobre la totalidad del verde. Da igual el ancho o la profundidad, todo sea por un mismo destino: encontrar la relación.

Pero sólo leer de Joan Verdú puede llegar a ser como aquella obra inacabada la cuál no cierra correctamente un paladar fino. Síntoma éste que nos lleva a intentar observar “un algo” de lo mucho que puede abarcar el “10” del Espanyol. Un “mucho” tan poco definido como que se queda corto ante la imagen del pase, de su salida, de una conducción o de una simple continuación al primer toque. La muestra es frente al Atlético de Madrid donde metió dos goles, pero mostrarlos sería quedarnos con la esencia “equivocada”. ¿Alguien sería capaz de definir una posición? El futbolista.

Verdú vs Atlético de Madrid (La posesión Verdú) por elfutboldegons

Entre lo mediático y el fútbol: Un contexto injusto


Seis días del aniversario dónde la justicia divina en esto del fútbol se cobró restos grises del pasado para hacer volver a la gloria a una afición que se lo merecía. Muchos de ellos, cuando hoy se pongan a disfrutar de otra edición más de una final de Europa League, se acordarán de aquellas previas, de Kun y Forlán, de tantas emociones y de su ¡Atleti! en Hamburgo.

Lejos quedan los éxitos materiales que condujeron a la consecución de un valioso título de Supercopa de Europa frente al Inter de Milán en la actual temporada. La desesperación cunde con desánimo ante el desmotivante desenlace de la misma, en un contexto mediático y futbolístico, en el cuál se ha sido injusto con el colectivo y con el entrenador, aquel que trajo tres finales a un conjunto ‘rojiblanco’ sumido en una crisis que no entra dentro del discurso futbolístico.

En aquella final, el Atlético de Madrid presentaba un doble pivote que le había llevado al más alto nivel y de gusto propio discutible, aunque a la hora de la verdad, Assunçao más Raúl García dieron equilibrio a un conjunto que carecía de ello pero más por lo emergente del momento, necesidad, que mediante convicción de su técnico. El jugador elegido era Tiago pero llegaba con seis meses de retraso y su participación en Europa no podía resultar por imposibilidad con ley en mano. Poco hábil en su gestión pero aun le daba para llegar a la otra gran final de ese mismo año, la que les enfrentaba en Copa del Rey frente al Sevilla.

La actual temporada del portugués ya asentado, puede ser catalogada de algo más que notable. En una plantilla dónde lo intermitente de su juego y la mala fortuna en lesiones en momentos muy determinados, han supuesto cierto déficit competitivo a la hora de fijar objetivos, los dos últimos meses son de una dimensión futbolística muy grata que pudo coincidir con haber llegado a puesto de Champions League, aunque el plano emocional les alejase de ello. En ese contexto, Agüero, Reyes, Godín y nuestro protagonista Tiago, rinden a la altura que este deporte les merece, dando jornadas dónde el Atlético se convierte en lo mejor de nuestra Liga BBVA, exhibiciones individuales mediante en botas como las de Diego Costa en Pamplona.

Un contexto que ha variado en pocos días, el plano emocional se hace fuerte en un club tan débil del mismo. Mediáticamente nada es esperanzador, futbolísticamente sí, pero todo ello, se ha rotado a algo injusto hacia jugadores como Tiago Mendes, jugador pendiente de encontrar equipo en una presunta salida tras encontrase cedido en el club madrileño.

Un jugador que sostiene al débil, por configuración de esquema, doble pivote de Quique Sánchez Flores, más el fuera-dentro de sus mediapuntas conjunto a Kun Agüero como jugador contextual. Se explicó en este mismo rincón la evolución del Atlético de Madrid hacia las formas de la pareja Tiago-Mario Suarez que ha conllevado nivel en fútbol y que enaltece al portugués. Digno de elogios en Almería o frente a Villarreal, virtudes de centrocampista en todo su rango con predisposición al mediocentro pero cualidades excelentes para rendir en un contexto que le ha sido injusto. El siguiente vídeo da fe de uno de esos partidos, extrapolable a otros de la temporada, pero que deja a la luz lo que ha sido este jugador para las filas ‘rojiblancas’.

Real Madrid: El control de las transiciones como mejor argumento.

21 enero, 2011 3 comentarios

Tener el balón para someter al encuentro a tú dominio, eso debe pensar Mourinho para que el Real Madrid pueda plantear su estrategia. Sufre en fase defensiva ante rivales que le discuten el argumento pero hay una máxima inseparable al proyecto 2010/11, el control de las transiciones.

 

 

Partiendo de una ficticia/teórica línea de 4 para el control de la mencionada en este blog u otros, segunda jugada, el conjunto ‘blanco’ rige al rival a que su transición ofensiva se ahogue en pocos pases con la consiguiente pérdida de balón de poca calidad y el  poco tiempo efectivo, para equilibrar las líneas. Período en segundos para generar una oportunidad, si el robo se produce en situación de jugadores –quienes forman la línea del argumento, hoy protagonista- que entienden la salida del balón rápida, como virtud. Xabi Alonso, Marcelo, la asociación de Khedira o el despliegue de Sergio Ramos. “Fácil” para llegar a conclusiones efectivas.

En el ejemplo que se les quiere mostrar, se captan imágenes del movimiento frente al Atlético de Madrid, perteneciente al partido de Ida de Cuartos de Final, de Copa del Rey. Un equipo, factible para la maniobra -que estamos comentando- del robo en transición del rival o pausar la misma. Un conjunto ‘rojiblanco’ que te cede el esférico, porque así entienden sus fases del juego y que se encuentra en hábitat natural en la parcela defensiva, saliendo en pocos pases hacia arriba y con individualidades dignas para ello. ¿Qué ocurre cuando esto no ocurre? Cómo se dio en aquel partido del 13 de Enero del 2011, Agüero se ve obligado a retroceder su posicionamiento hasta venir a recibir a línea de medios, limitando la transición a campo contrario del equipo. Eso, cuando podían salir.

Forlán lo resumió a la perfección: “Es un equipo que presiona bien y nos tapaban esos dos primeros pases necesarios para contragolpear. Así era imposible salir de nuestro campo. Afortunadamente bajaron el ritmo en el segundo tiempo”. Lo dijo en “El partido de las 12” de la COPE y el sonido del mismo, se ve reflejado en el vídeo que les presento a continuación. Sin más dilaciones, un Real Madrid con el control de las transiciones como mejor argumento. Espero, que les guste.