Archivo

Posts Tagged ‘Diego Costa’

Diego Costa hizo mayor al Atlético

20 marzo, 2013 4 comentarios

Publicado en FÚTBOL DE SEDA.

Es uno de esos recuerdos que se establecen en tu memoria sin tu mediar para encontrar el porqué. Quiero creerme que es la propia inconsciencia la que trabaja por ti: mis memorias de un doblete. Y noble pensar que ya no existirá otro, el término doblete siempre encontrará la figura de Antic y jugadores bajo la franja rojiblanca y ‘Marbella’; pese a que la historia del fútbol en poco tiempo te demuestra que abarca demasiados cambios de parecer. Fijaros si es así, a mis siete años, tenía asumido a Caminero como uno de los mejores mediocampistas que vería a tenor de preguntas vertidas sobre su figura. Desconocía por tanto las reglas del juego e ignoraba pases de Pep Guardiola, y a tantos tipos después. Qué decir de Kiko, once dianas en plena explosión como jugador y cuya mentalidad de niño se debatía entre él o los diecinueve de Raúl, otro novel de la acera de enfrente.

Y ya puestos no nos podemos olvidar del ‘Cholo’ Simeone. Siempre recordaré su gol frente al Albacete y el himno atlético, tan de las mocitas madrileñas y chotis en el Retiro, que no dejó de sonar en la tasca que me encontraba junto a mi padre; júbilo compartido por varios donde el sentimiento rojiblanco estaba en lo alto. La propia celebración del jugador también fue sinónimo del carácter que imprimía en ese centro del campo.

A partir de ahí mi comunión atlética se distinguió por lo tortuoso, un camino de crecimiento futbolístico y rojiblancos con más sombras que luces hasta la sorpresa de Quique Sánchez Flores en un fin de temporada brillante a la vez que inesperado. Aquel milagro finalmente no explicó nada; ha tenido que esperar el aficionado la vuelta del ídolo a finales de lo noventa para volver a asimilar que se puede estar arriba. Las vueltas que da la vida, Simeone me dio la concepción de un Atlético de Madrid grande; y ya como exjugador me es devuelta. Esa grandeza no es cuestión de títulos sino competirlos. Y al ‘Cholo’ lo que es del ‘Cholo’.

Vía: colchonero.com

Vía: colchonero.com

Es razonable pensar en el hecho de una Europa League la temporada pasada y la Supercopa de Europa conseguida en verano, la mayor estaba lograda: la madurez. En no pocos casos se ha comprobado que dinámicas positivas se traducen en éxitos para desprenderse de esa aura al mínimo revés en el comienzo de una nueva campaña. Simeone no sólo se sobrepuso al posible desliz de poder continuar el éxito sino que lo hizo frente a bajas como Diego o Adrián, siendo en este último caso un asunto puramente futbolístico.

Activos que el equipo debía cubrir para mantener un orden en cuanto a la amplitud sobre el campo. Mucho ya se ha escrito y leído sobre el ideal de ser ancho en el fútbol; en términos rojiblancos, poseer de espacio para Falcao. Encontrar un Adrián -incapaz él de expresar un tono aceptable- para así mantener el proyecto. Una continuación hallada en la figura de Diego Costa. Nuestro protagonista.

 

“Siempre nos la arma. Él hace su partido que es muy bueno; para tu equipo es un tipo fenomenal y Simeone supongo que estará muy agradecido. Es el que lo sustenta un poco en ataque. La fama se la lleva otro pero él es el que ahora mismo, lleva mucho tiempo además, el que está sacando las castañas del fuego del Atlético de Madrid.”

José Luis Mendilíbar

Rueda de prensa tras Osasuna-Atlético de Madrid (0-2) el 17 de Marzo del 2013

 

No es de ese tipo de jugadores del que esperar qué algo hace. Fino estilista por más que su estatura y hechuras echen hacia atrás, no posee el genio de Falcao, Adrián o incluso Arda. Pero como bien reconocía Mendilíbar es quien sustenta actualmente a uno de los mejores atléticos de la historia, menos goleado en una liga de veinte. El mismo José Luis lo debe tener muy presente de hace dos campañas cuando sin Agüero ni Forlán, con un Quique amarrado al catastrofismo histórico del club, nos descubría a ese Diego de la nada marchándose del Sadar con un hattrick y tres puntos (2-3). En la misma narración del encuentro << Diego Costa se dejó las rodillas en su mejor partido como atlético >>; volvió un par de años después para volver a dejarse la rótula, dos goles y un fuerte carácter que lleva impreso de su entrenador.

El vídeo que encabeza a este párrafo no lo he querido iniciar en el 2:30 de manera fortuita sino al hecho de la jugada en sí, conduciendo de un extremo a otro juntando rivales mientras pisa la cal izquierda; y viendo a Falcao con espacio para continuar la jugada en el desmarque e ir desquitándole de rivales al “nueve” rojiblanco. “La bestia” como así alguno lo ha denominado, cumple un rol similar al Hulk de Porto en épocas de Villas Boas con Radamel Falcao de nuevo protagonista en el mismo perfil. Diego Costa evoca a ese ímpetu de la fuerza, de arrastrar, y sin un fin estético para el espectador. Nada más lejos de la realidad Diego Costa es más parecido a un brasileño de lo que pensamos, así como su llamada a la ‘canarinha’ no se ha hecho esperar y ya se vislumbra un futuro asociado a Neymar: destino 2014.

La certeza la firman el propio Falcao, porque todo debe girar a su alrededor; más Miranda y Diego Godín inquebrantables atrás con Courtois, próximo ‘zamora’ y algo más. Incluso Filipe determinante desde el lateral para épocas efímeras en el perfil de dos o de tres; y sin olvidar a Gabi, uno de los primeros en sonreír como así lo haría el ‘Cholo’ en los noventa. Pero Diego Costa ha sido como esa bofetada con quince o dieciséis años que de repente te quita dos dioptrías de estulticia en la edad del pavo. Competir y con regularidad ahora parece más cerca, en un jugador aún por hacerse y sin arranques de genio. Esa distancia, estoy seguro, se irá recortando porque la sensación es que este Atlético de Madrid se hizo mayor con él. Ya no existen ecos cuando a orillas del Manzanares se habla de ser grandes.

Vía: as.com

Vía: as.com

Anuncios

Entre lo mediático y el fútbol: Un contexto injusto


Seis días del aniversario dónde la justicia divina en esto del fútbol se cobró restos grises del pasado para hacer volver a la gloria a una afición que se lo merecía. Muchos de ellos, cuando hoy se pongan a disfrutar de otra edición más de una final de Europa League, se acordarán de aquellas previas, de Kun y Forlán, de tantas emociones y de su ¡Atleti! en Hamburgo.

Lejos quedan los éxitos materiales que condujeron a la consecución de un valioso título de Supercopa de Europa frente al Inter de Milán en la actual temporada. La desesperación cunde con desánimo ante el desmotivante desenlace de la misma, en un contexto mediático y futbolístico, en el cuál se ha sido injusto con el colectivo y con el entrenador, aquel que trajo tres finales a un conjunto ‘rojiblanco’ sumido en una crisis que no entra dentro del discurso futbolístico.

En aquella final, el Atlético de Madrid presentaba un doble pivote que le había llevado al más alto nivel y de gusto propio discutible, aunque a la hora de la verdad, Assunçao más Raúl García dieron equilibrio a un conjunto que carecía de ello pero más por lo emergente del momento, necesidad, que mediante convicción de su técnico. El jugador elegido era Tiago pero llegaba con seis meses de retraso y su participación en Europa no podía resultar por imposibilidad con ley en mano. Poco hábil en su gestión pero aun le daba para llegar a la otra gran final de ese mismo año, la que les enfrentaba en Copa del Rey frente al Sevilla.

La actual temporada del portugués ya asentado, puede ser catalogada de algo más que notable. En una plantilla dónde lo intermitente de su juego y la mala fortuna en lesiones en momentos muy determinados, han supuesto cierto déficit competitivo a la hora de fijar objetivos, los dos últimos meses son de una dimensión futbolística muy grata que pudo coincidir con haber llegado a puesto de Champions League, aunque el plano emocional les alejase de ello. En ese contexto, Agüero, Reyes, Godín y nuestro protagonista Tiago, rinden a la altura que este deporte les merece, dando jornadas dónde el Atlético se convierte en lo mejor de nuestra Liga BBVA, exhibiciones individuales mediante en botas como las de Diego Costa en Pamplona.

Un contexto que ha variado en pocos días, el plano emocional se hace fuerte en un club tan débil del mismo. Mediáticamente nada es esperanzador, futbolísticamente sí, pero todo ello, se ha rotado a algo injusto hacia jugadores como Tiago Mendes, jugador pendiente de encontrar equipo en una presunta salida tras encontrase cedido en el club madrileño.

Un jugador que sostiene al débil, por configuración de esquema, doble pivote de Quique Sánchez Flores, más el fuera-dentro de sus mediapuntas conjunto a Kun Agüero como jugador contextual. Se explicó en este mismo rincón la evolución del Atlético de Madrid hacia las formas de la pareja Tiago-Mario Suarez que ha conllevado nivel en fútbol y que enaltece al portugués. Digno de elogios en Almería o frente a Villarreal, virtudes de centrocampista en todo su rango con predisposición al mediocentro pero cualidades excelentes para rendir en un contexto que le ha sido injusto. El siguiente vídeo da fe de uno de esos partidos, extrapolable a otros de la temporada, pero que deja a la luz lo que ha sido este jugador para las filas ‘rojiblancas’.