Archive

Posts Tagged ‘Henry’

El desorden táctico de Domenech.

24 junio, 2010 1 comentario

A punto de cumplirse la primera fase de un intenso Mundial de Sudáfrica 2010 y que en lo personal, lo estoy disfrutando como ningún otro, ya empezamos a tener las primeras selecciones clasificadas, las primeras grandes apuestas, los primeros eliminados, los fracasos… y sí, hoy vamos a abordar el que quizás ha sido el fracaso más mediático de una selección en un Mundial, en su historia. Pero no, aquí no estamos para hablar sobre motivos extradeportivos que han motivado esta dinámica de destrucción de los ‘blues’ y que ha terminado con una llamada al orden, sin precendentes, de un presidente de un país a su capitán, por la situación vivida.

Esto ahora no me interesa y sí el argumentar la situación que ha desembocado “el todo”, desde un punto de vista más puramente táctico, desde los jugadores en el césped y la “terrible” influencia Domenech.

Raymond Domenech es de origen catalán pero nacido en Lyon y como futbolista crece en el equipo de su ciudad natal, pasando por varios de los clubes con más historia en la Ligue 1 como Estrasburgo, PSG y Girondins. Como entrenador su trayectoria es “discreta” destacando su paso por el equipo, digamos de su vida, el Olympique de Lyon donde consiguió un ascenso y una clasificación para UEFA en cuatro temporadas. Tras ellas, es contratado como entrenador de la sub20 francesa, donde tampoco es destacable ningún éxito en los banquillos pero que su trabajo sobre las nuevas generaciones ‘blues’, le vale para llegar a entrenar la absoluta… y hasta ahora, de donde partimos. Cumpliendo aquello del bajo caché de los seleccionadores franceses en su historia desde Jacquet, aquel que les llevó a la gloria en 2008.

A favor de Raymond está que llegó a la final en Alemania 2006, contra pronóstico. Esto es debido a la alta edad del grupo y que el gran héroe de una generación de éxito, como Zidane, estaba dando sus últimas carreras como futbolista. Pero nunca llegar tan lejos, fue tan funesto para el futuro de una selección potente en Europa históricamente.


Hecha la introducción sobre el ‘individuo’ del banquillo, con un alto porcentaje de culpabilidad sobre lo ocurrido, comenzaremos la explicación en distintos puntos, del caos sobre el césped de los franceses:

1. Nulidad en la idea, estilo de juego desconocido.

Francia llega a la fase final de este Mundial a través de una eliminatoria, no sin polémica, para la clasificación, tras quedar subcampeón en su grupo, superados por la Serbia de Antic. Las dudas eran claras y el juego anodino, se apuesta por un 4-4-2 con doble pivote Toulalan-Lass y se juega con un fútbol marcado por la contra y el no control de la pelota; que jueguen otros. Sufridos partidos ante Lituania, Austria (derrota por 3-1 en el primer partido), Rumanía y por supuesto frente a la Irlanda, que le tuvo contra las cuerdas en el comentado enfrentamiento a doble partido, sino llega a ser por ese “gol” de Henry con la mano.

Domenech debido a las fuertes críticas recibidas, decide dar un vuelco en la filosofía de su Francia y apuesta por el mismo esquema pero con un control mayor del balón pero sin un fin claro, altas posesiones frente a nulas jugadas de ataque. No se llega con la suficiente claridad y queda demostrado en el amistoso frente a España donde la ‘roja’, le entrega descaradamente la posesión de la pelota en la segunda parte y los ‘blues’ aun así, eran incapaces de crear algo útil pese a la superior posesión.

La aportación de Gourcuff y Ribery era vital para este estilo, que debía ir creciendo, pero…

2. Cambio de estilo a pocos días de dar comienzo la competición.

Tres amistosos pre-Mundial, le sirven a Raymond para dar un nuevo vuelco al esquema que ha ido utilizando hasta esos días previos al gran viaje. Su nueva apuesta era situar un solo pivote y mucho centrocampista por detrás del delantero Anelka. Unos interiores con Ribery y Gourcuff, más Govou y “Malouda” por las alas. Sí entrecomillado Malouda, porque en verdad Domenech intentaba que partiese desde el centro en la zona de creación y Ribery estuviese más escorado. Bonita forma de perder a uno de los hombres más en forma de su selección tras la gratificante temporada con el Chelsea de Ancelotti.

Un empate a 1 frente a Túnez y la humillante derrota frente a China por 1-0, no dejaban a la duda de que el tema había cambiado mucho y los franceses ya podían temer por sus opciones.

3. ¿Pareja de centrales idónea?

Sorprende la utilización abusiva que hace Domenech de centrales físicos y más si es Abidal el elegido para ocupar ese puesto en el centro de la defensa, acompañando al desfondado Gallas, tras su temporada regular debido a lesiones en el último tercio de ella. En esta Francia que intenta tener el balón, se impone arriesgar con una defensa adelantada y al fuera de juego, pero la pareja física se convierte en una nula inteligencia defensiva. Goles como el de Chicharito para México, marcan el argumento a favor.

4. Apoyo para Toulalan

Todo el mundo que no conozca bien a Jeremy Toulalan, está en el momento adecuado para ponerse la eliminatoria frente al Real Madrid o los dos partidos realizados en este Mundial de su selección, para descubrir a este excelso jugador en lo táctico acompañando en lo técnico. Transición defensiva óptima, con ocupación de espacios digna de elogio, juego al primer toque en largo y en corto con una visión de juego notable. Pero el problema ha estado que frente a Uruguay o en un partido, más físico como el de México, se encontró demasiado solo a la hora de intentar hilar la jugada y por supuesto, a la hora de cerrar aquellos ataques del rival.

La necesidad de un apoyo era vital. Más en la creación; y Domenech (como no) no supo arreglarlo en ningún momento. La opción Diaby quizás fue la más “regular” (por llamarle de alguna manera) pero las lagunas tácticas del `gunner´ a la hora de enlazar la jugada, privaban a Francia de que Toulalan participase activamente en ella. La NO involucración de Gourcuff en esa creación, es otro de los factores a tener en cuenta en ésta laguna de los ‘blues’ y que en ningún momento supieron hacerlo funcionar y más si es el jugador del Girondins, quien es sentado en el banco frente México. Demasiado sólo, Toulalan, en este nuevo 4-1-4-1.

5. Anelka, la isla, Govou sobre el campo.

El ataque de Domenech, tras el bajón en esta temporada de Henry y que no podía formar con Anelka, en la punta de ataque, pasaba por dejar al jugador del Chelsea solo arriba, sin capacidad de irse a la banda donde él en los últimos dos años ha hecho daño en la Premier. Siendo ocupado ese puesto por un forzado Govou. Aun deben estar preguntándose en París, Marsella o Burdeos, el porqué del jugador del Olympique de Lyon en la alineación titular.

La solución más acertada sería volver a los dos puntas, con Anelka a un lado y Gignac en el otro. El jugador del Toulouse es otro de esos jugadores, que merecen ser re-visionados y que su alto caché no nos permite disfrutar de su calidad, en plazas más grandes, una pena. Ambos podrían haber funcionado bien por las bandas, que era la idea original de Francia antes de llegar  Sudáfrica.

Así es todo y espero que en estos 5 puntos, haya intentado resumir correctamente, las increíbles lagunas tácticas de una Francia que el 22 de Junio partía de vuelta hacia su país tras hacer un ridículo histórico en todos los ámbitos. Esperemos que Blanc ayude a levantar a una de las selecciones más prestigiosas del viejo continente y de este deporte.

“Allez les bleus”

Completo la entrada, con la visión irónica de Domenech por Enric González en El País.

Cuando la materia gris se pone a favor del fútbol

25 abril, 2010 2 comentarios

Cuando al aficionado al fútbol, se le habla del Arsenal, quizás el primer pensamiento que se le viene a la cabeza sea el de Arsene Wenger, su entrenador. Luego llegarían rostros como el de Cesc aunque no me sorprendería ver a Henry llevándose el dedo a la boca o al genial Dennis Bergkamp formando parte de “los Invencibles” en aquella maravillosa temporada 2003-04 para los gunners.

En 2005, el fantástico proyecto del entrenador francés Arsene Wenger pudo tocar techo con la presencia del Arsenal en la final de la Champions League frente al Barcelona, se perdió. El equipo que maravillaba con su juego y filosofía de club, con la compra de muchas jóvenes promesas que jugaba en esas reducidas dimensiones inglesas de Highbury, claramente tocó el cielo con los dedos de la mano, pero no pudo ser. A partir de ahí el futuro del club era incierto después de que se reconociese una deuda notable y más con la construcción de un nuevo estadio, que corresponda con el nivel del equipo en los últimos años en Inglaterra y ya finalmente, en Europa.

Con todo este panorama, los dueños del equipo londinés siguieron confiando en el entrenador francés, pero había que dar un vuelco a la situación. Todo ello, pasaba por la venta de jugadores importantes además de seguir apostando por la academia gunner como inversión. La deuda en 2006 rondaba los 400 millones de € y estrellas como Henry, debían ser vendidas para que el club sobreviviese.

Los resultados se han mantenido durante años, aun sin ganar ningún trofeo importante pero con confianza ciega en Wenger. Los jóvenes siguen creciendo en las instalaciones deportivas y el equilibrio presupuestario se iba alcanzando, a base de vender a importantes activos de la plantilla. A finales de 2006, por fin es estrenado el nuevo y esperado Emirates stadium con capacidad para 60.000 espectadores, pudiendo así competir con los grandes de Europa y el United en Inglaterra, con nuevo estadio y patrocinadores.

Cinco años sin probar las mieles del triunfo, pero que realmente parecen que han merecido la pena. El Arsenal ha reducido a la mitad su deuda desde aquel año 2005 cuando todo eran nubres grises, después de la venta de jugadores como Henry, Toure, Adebayor o Vieira, y de los beneficios provenientes del holding que manda en el club, capaz de vender los antiguos terrenos de Highbury. Se reducieron sus opciones ligueras esos años sin renunciar a jugar la competición más rentable del fútbol, como es la Champions, pero se ha visto crecer a grandes jugadores provenientes de la prolífica cantera.

El futuro del Arsenal no podría estar más asegurado con esa reducción tan importante de esa deuda, situándola entre la más baja de la Premier League y con ese proyecto de equipo joven con Wenger a la cabeza. Todo es muy prometedor a costa de unos años “malos” pero confiando en el “a largo plazo”. Ahora nos encontramos con un club con una deuda muy controlada, que es lo ideal y un equipo con demasiada proyección ¿Quién no querría ésta situación?

<<Porque muchas veces no todo debe ser el título>>.

Que se lo apunten muchos, ésta última frase cuando veamos a los gunners volviendo a levantar algún trofeo… ¿Quién se acordara entonces de ese lustro tras la final de Champions?