Archivo

Posts Tagged ‘Llorente’

Las dudas del otoño

24 octubre, 2013 4 comentarios

Publicado en SPAIN SPORTS NETWORK.

 

Foto obtenida de levante-emv.com

Foto obtenida de levante-emv.com

 

Las dudas sobre el Real Madrid, en otoño, son «un asunto tan propio de la estación como las setas o la butifarra; por las mismas razones que son un asunto otoñal el tocino, la alubia blanca y la melancolía». Dijo Josep Pla mientras recorría la Costa Brava en autobús. El aspecto del que se sienta en la grada del Bernabéu un día de Champions, en fase de grupos, es el rostro bucólico, melancólico de gestas interrumpidas por la ley del fútbol y la Copa de Europa, poseído de ganas de redimirse a partir de febrero y en eliminatorias. Así lo siente el aficionado malacostumbrado pese a que toda una visita de la Juventus realza su voz con la que come pipas, hasta primavera.

Coinciden las crónicas de los que lo vivieron desde dentro que el ambiente, sin duda, era de Champions que no de Copa de Europa. Si conseguimos centrarnos en el terreno de juego uno asimila que ambos presentan credenciales para ambas fases del torneo por excelencia. Antonio Conte –esta semana aprendí que no se dice Conte sino ‘Contí’- salió al césped con una disposición aproximada a la moda ganadora impuesta por Simeone, con hasta cinco interiores si como tal consideramos a Tévez, continuamente haciendo el repliegue en el lado izquierdo. Izquierda-derecha, en diagonal, el 10 argentino dispuso del espacio junto a Llorente. Francamente mal defendido por la pareja, en base a ser sus pares directos para el partido Arbeloa-Khedira. De ahí llegaron las mejores ocasiones de La Vecchia Signora. Incluyendo el gol del empate.

Se repite, y con razón, que el Real Madrid está por hacerse. Por definirse. Imponer un qué y un cómo a la hora de plasmar solidez sobre el césped. Básico sobre todo en esta competición. La siguiente afirmación la identifico con Pep Guardiola, aunque aún dudo si fue mi subconsciente en plena refriega con la almohada:“dime cómo sales con la pelota y te diré cómo juegas”. O algo así. Tan cierto como identificable en el partido de ayer: al Real Madrid le cuesta encontrar soluciones ante rivales en estático y sólo aparece la respuesta instantánea de Khedira, de espaldas, y ligeramente escorado en la derecha. El movimiento ofrece el tempo correcto para que Di María genere por dentro, inclusive el primer gol ayer. Si la Juve daba con la pelota, y en su paso con Pirlo, la jugada, cómo no, encontraba líneas de pase. Eso en el Real Madrid de ayer, con Modric ciertamente desactivado, parecía una quimera que se comía pasos hasta llegar a Cristiano Ronaldo. Pero es que éste per se es mucho.

Generó todo el potencial de ataque de su equipo. Hasta ahí todo normal; roja a Chiellini incluida. En una acción, vista en directo como si un ojo de halcón se tratara; cuyo fin se predecía desde antes de comenzar con la primera zancada, que aquél italiano al que se le considera élite, no iba a estar a la altura. Ni de esa jugada por no anticiparse, ni en el penalti cometido a Sergio Ramos.

Un equipo italiano, valga el tópico, nunca se le mata completamente durante noventa minutos, ni aunque vaya con diez sobre el campo. Sobrevivió en exhibición de Arturo Vidal, llegando con peligro pese a una clara inferioridad. Es ese carácter apático, o de no saber replegar a favor del resultado, el que acaba por enterrar las opciones del Real Madrid a doble partido. Cargando con esa losa, la de no saber cerrar ante los grandes; e instalados en las dudas de su juego, mitificadas ahora y no cuando las rodillas deben estar ya peladas, el Real Madrid se presenta en Barcelona. Si hay algo (más) que dejó Mourinho es saber competir ahí.

–          ¡Y déjense de intensidades!   

 

Anuncios

La marca de Bielsa


Artículo publicado en el diario GARA por invitación de Joseba Vivanco (periodista).

Marcelo Bielsa, `el loco’ como le denominan en un entorno repleto de dementes con una misma pasión: el fútbol. Su trascendencia sobre la liga es clara, necesaria su teoría, pero el hecho de su `marca’ en el titular no es referida a un efecto distintivo sino al concepto de vigilar estrechamente a un jugador rival como bien dicta el diccionario para este deporte. Y esa estrechez de juego es lo que me lleva a relajar el ambiente de una continua loa.

Me es imposible tomarme el fútbol como algo dividido, del análisis por sectores del campo, si no como un `todo’, con lo que ello significa. La valoración del Athletic desde esa perspectiva nos deja una valoración `pobre’ en la parafernalia montada respecto a la figura del argentino, incapaz de resolver la problemática de su pérdida de balón, de corregir el carril interior para evitar perseguir. Sí, ese último infinitivo es el motivo de estas letras. Ya dijo Cruyff que «la presión debe ejercerse sobre la pelota, no sobre el jugador», en un acto que señala contemporaneidad, alejándose de lo visto al colectivo bilbaino y reconociendo su inferioridad conceptual en los primeros meses de vida en este nuevo proyecto.

Corregir con físico el carril señalado por sus rivales en el mencionado interior, y a su vez, con esta adecuación en el campo, depender de lo que haga con la pelota el adversario, no constituyen las mejores formas para que Ander pueda soltar su fútbol con mayor constancia; Iturraspe parezca una solución en el despliegue no solo físico; o el porqué de que Muniain se sitúe en zonas del campo que le impiden transitar desde una posición más coherente con sus excelsas condiciones.

El equipo se muestra condicionado por la respuesta individual del eje longitudinal formado por Llorente-Javi Martínez, colosos ambos. Tras ellos, idiosincrasia con mucho talento, jugadores que se han visto mejorados exponencialmente tras su relación con el nuevo entrenador, pero que en la evaluación del juego como globalidad, permite plantear todas estas dudas sobre el concepto de marcaje tras una pérdida de balón deficiente, pensando en que su funcionamiento con el balón no es el correcto. El espacio no se mide coherentemente y el desgaste de la persecución relativiza ese halago constante carente de análisis.

Dicho esto, en el fútbol debe reconocerse su pluralidad sin que exista nada único, ni el pensamiento, por eso es tan grande y por ello surge el debate. Y si hay algo innegable es que el Athletic Club de Marcelo Bielsa, compite.

Visitar el artículo en el diario GARA

Detalles de partido con firma de entrenador

14 abril, 2011 3 comentarios

Mes de Abril, en rojo los calendarios porque la élite comienza a jugarse todo aquello que ha ido proyectando durante ya nueve meses de fútbol. Cada semana y no mento ninguna novedad, se determinan objetivos importantes y la labor del entrenador con sus jugadores, perteneciendo el fútbol a los mismos, debe de obtener la nota final.

Metodologías, tacticismos o esquemas, el fútbol fluye a partir de lo que quiere impartir un entrenador. Artículo este que sirve para ensalzar aquellos detalles que pueden hacer ganar encuentros con una importancia casi extrema. Mover contextos, trasladar el peso del partido a tu favor o condicionar en distintos ámbitos del fútbol, Mourinho y Garrido dieron buena fe de ello en una semana, en distintas competiciones y con similar exigencia.

 

 

Desactivar el discurso del Athletic

El tono habitual del colectivo del Real Madrid es tender a sufrir ante jugadores que dominasen el juego de espaldas como discurso e incluso recurso. En su día se habló de ello en aquel Podcast sobre el enfrentamiento contra el Olympique de Lyon y su referente, Bafetimbi Gomis, aunque el precedente más claro se halla en la primera vuelta cuando Llorente condicionaba en parte el partido de Liga BBVA. Cerrar la más clara y única forma de jugar del Athletic en el partido del Sábado, restaría opciones al conjunto de Caparros a favor de Mourinho.

La premisa de reservar jugadores para el posterior calendario cargado de encuentros con una mayor exigencia, obligaba al Real Madrid a tener en el banquillo a un especialista de la talla de Xabi Alonso y utilizar a Pepe como mediocentro único, tal y como así ha hecho Queiroz con Portugal. Igualar condiciones físicas e imponer técnica defensiva en esa parcela en ‘pro’ del referente del Athletic de Bilbao como mayor valor de lo posicional y novedoso. Si a eso le añades una presión en primera línea del colectivo ‘blanco’, suponía cerrar posibilidades de bilbaínos además de orientar la pérdida hacia un lateral perjudicaba el hacer de los de San Mames.

Mourinho, sin variar ningún aspecto de sus principios en el modelo de juego llevado a cabo por el Real Madrid en 2010/11, fútbol-control sobre transiciones y posesión, modificaba el contexto del mismo con una recuperación acorde en el duelo Pepe-Llorente más esa presión de los tres arriba.


 

Descontextualizar al Twente desde el interior

Temporada ejemplar de Garrido en lo que podríamos considerar el año uno en la élite de un profesional que se desarrolla como tal en el conjunto castellonense. Modelo de precisión desde el 4-2-2 con importancia extrema de los cuatro de arriba y sus dinámicas. Llegar a Cuartos de Final de Europa League es de un nivel exigencial importante y descontextualizar al rival en la Ida, marca el umbral del entrenador que no ve límites, está a punto de firmar uno de los mejores años del ‘submarino’ y deja detalles eequivalentes a la situación en que se requiere.

Un profesional puede explicar la mejor manera de llevar un plan con esquema 4-3-3 y más, si nos referimos a las formas del Twente. Interiores con la desventaja de crearle ventajas al rival en su fase ofensiva, la subida del lateral Catalá –central y en sustitución de Capdevila- desvirtualiza al conjunto holandés incapaz de llevar su ‘jugar’ a campo contrario e ineficaz en la superviviencia en fase defensiva. Un jugador como Bryan Ruiz obligado al repliegue hasta línea de fondo, delantero que no siente las transiciones al ser limitado en desplazamiento del esférico y que a partir de ahí, se descontextualiza el colectivo. Vivir con Theo Janssen y el joven sueco, Emir Bajrami, no parecía la mejor solución ante una recuperación del esférico, defectuosa desde la raíz.