Archive

Posts Tagged ‘Mundial de Sudáfrica’

La identidad más lograda

26 junio, 2010 1 comentario

Si por algo nos está sorprendiendo este Mundial de Sudáfrica, es por la profesionalización de bastantes selecciones, donde más que nunca podemos decir que no ha habido rival débil. Selecciones como Corea del Sur, Japón o Eslovaquia, han dado un paso adelante importante, tras clasificarse de la fase de grupos de un Mundial, y en el caso de las dos primeras, fuera de sus respectivos países. Pero no es solo eso, vemos selecciones como Francia o Italia, que se ven superados por equipos de una menor talla, la España del toque ganador de una Eurocopa, siendo sonrojada por Chile ó Nueva Zelanda, que con su fútbol, estuvo a un gol de conseguir el pase a octavos. Todos estos ejemplos, sin duda marcan una competición donde la globalización de lo profesional, ha llegado a todos los rincones. Y es un lujo para el espectador objetivo, de una muy buena Copa del Mundo en lo que llevamos.

Nos encontramos a pocas horas, de que muchas de las selecciones ya mentadas, comiencen a instalar el “chip” de fase final, del todo o nada. Muchas de ellas ya han demostrado cual es su signo en este Mundial, su sistema, sus recursos… pero desde aquí queremos elevar a una de las selecciones, que con mayor virtud han sabido plasmar en el campo, cual es su identidad como equipo. Sí, hablamos de la selección de Estados Unidos que comienza a no ser una sorpresa, considerarla entre las mejores de una competición por países. Sin duda, culpa de ello, lo tiene su seleccionador, Bob Bradley.

Bradley, nacido en New Jersey, comienza su carrera en los banquillos al cargo de los Chicago Fire, donde consigue buenos éxitos en la MLS y así con cada una de las franquicias por donde va dejando huella, entre ellas MetroStars y Chivas. En la liga de su país obtiene todos los conocimientos necesarios para que en 2006, la federación se decidiese por darle el puesto de seleccionador, nueva situación en la que no tarda en brillar con la Copa de Oro de 2007, donde consigue el título. Pero el objetivo de Bob, es claro… como muchos otros seleccionadores que son contratados tras un Mundial, la de preparar/armar un equipo para la siguiente edición, pudiendo dar varios ejemplos de ello como la Brasil de Dunga o la Chile de Bielsa.

Llegamos a 2009 y USA, comienza a dejar su currículo contra grandes del planeta fútbol como Italia o España, donde en la Copa Confederaciones caen ante ese fútbol “directo” y bien armado en defensa, que plantea la selección de Norteamérica con una dosis de talento y juventud. Un 4-4-2 ó una variante muy común en este esquema tipo, como es el llamado 4-4-2 asimétrico, es la definición perfecta de lo que el equipo `yankee´, uno de los que más claro tienen su camino a seguir en su juego en esta competición, plasma sobre el césped.

Clave en el juego es “Junior”, conocido así por ser el hijo del seleccionador, Michael Bradley, que en sus precoces 22 años, demuestra ser el auténtico eje del equipo. Un dorsal “4” pero con un rol táctico y técnico de posición de “5”. El enlace con la columna atacante, donde junto a Donovan y Altidore, forman la columna vertebral de un equipo, que ha demostrado tener una de las identidades más definidas en todo el torneo.

El jugador del Borussia Mönchengladbach, Michael, suele estar acompañado de otro compañero, formando así un doble pivote fuerte en lo físico y en lo táctico, aunque su acompañante no suele ser un jugador excelso en técnica y fundamentos futbolísticos aunque Torres, es el que más se puede acercar a ello. Pero está claro que el último en hacerse con el puesto, Edu, es un jugador muy limitado aunque tapado por la gran figura del equipo (que me perdone Landon Donovan), a su lado.

Los dos medios, asumen las posibilidades de abrir el campo hacia ambos costados con una permuta constante centro-banda de delanteros y “extremos” como Donovan o Dempsey. Dos extremos-cuasi interiores, mención especial para Landon Donovan, uno de esos jugadores con brillo propio y que es una delicida observarlo en cada uno de los partidos por esa banda derecha y esa técnica exquisita. Los dos de “banda” conectan con el referente arriba Altidore, jugador con unas tremendas condiciones para moverse por el ataque estadounidense, con una potencia bien administrada o que al menos va evolucionando y un juego de espaldas inteligente, que le hace un jugador a seguir.

Ya veis que no nombro al otro delantero que acompaña al prometedor Jozy, Herculez Gómez, a quien sinceramente encuentro desplazado en este esquema, donde el fútbol más directo que practica USA, hace que Dempsey como enganche, me hace sentir al equipo más en su dinámica del juego, con velocidad y pase rápido tras el robo.

En cambio, esta selección tiene algún “pero” que a mí personalmente, me disgusta porque es un equipo que se adapta tan bien a mis motivaciones en lo táctico, que hace que me desagrade hablar de esto… sí, porque el equipo muestra algunas carencias en defensa, pero no en lo referente a lo táctico, que roza lo perfecto, sino en lo técnico de los jugadores que forman la zaga norteamericana. DeMerit y Onyewu, en lo que les he podido ver, son dos centrales muy físicos pero que fallan en ocasiones, en la mencionada técnica para un defensa y es algo que puede alejarles de un previsible buen puesto al final del Mundial. Pero no es todo malo en esa defensa, ya que no quería olvidarme de los laterales donde Bocanegra impone su experiencia en el flanco izquierdo mientras que a la derecha se encuentra uno de los jugadores que forma parte, de “mis protegidos”, como es Cherundolo. Jugador que por características de lateral derecho, me parece uno de los jugadores más desequilibrantes desde ahí, del torneo.

Y con todo esto, sólo quería dedicar mi pequeño rinconcito a una de las selecciones que más estoy admirando, en Sudáfrica, por esa identidad que han conseguido lograr y ese sistema de jugar, que tantos adeptos está uniendo a su causa, como la mía. A pocas horas de jugar su partido de octavos contra Ghana, desde aquí le deseamos lo mejor a una de las selecciones que más nos hace disfrutar.

El desorden táctico de Domenech.

24 junio, 2010 1 comentario

A punto de cumplirse la primera fase de un intenso Mundial de Sudáfrica 2010 y que en lo personal, lo estoy disfrutando como ningún otro, ya empezamos a tener las primeras selecciones clasificadas, las primeras grandes apuestas, los primeros eliminados, los fracasos… y sí, hoy vamos a abordar el que quizás ha sido el fracaso más mediático de una selección en un Mundial, en su historia. Pero no, aquí no estamos para hablar sobre motivos extradeportivos que han motivado esta dinámica de destrucción de los ‘blues’ y que ha terminado con una llamada al orden, sin precendentes, de un presidente de un país a su capitán, por la situación vivida.

Esto ahora no me interesa y sí el argumentar la situación que ha desembocado “el todo”, desde un punto de vista más puramente táctico, desde los jugadores en el césped y la “terrible” influencia Domenech.

Raymond Domenech es de origen catalán pero nacido en Lyon y como futbolista crece en el equipo de su ciudad natal, pasando por varios de los clubes con más historia en la Ligue 1 como Estrasburgo, PSG y Girondins. Como entrenador su trayectoria es “discreta” destacando su paso por el equipo, digamos de su vida, el Olympique de Lyon donde consiguió un ascenso y una clasificación para UEFA en cuatro temporadas. Tras ellas, es contratado como entrenador de la sub20 francesa, donde tampoco es destacable ningún éxito en los banquillos pero que su trabajo sobre las nuevas generaciones ‘blues’, le vale para llegar a entrenar la absoluta… y hasta ahora, de donde partimos. Cumpliendo aquello del bajo caché de los seleccionadores franceses en su historia desde Jacquet, aquel que les llevó a la gloria en 2008.

A favor de Raymond está que llegó a la final en Alemania 2006, contra pronóstico. Esto es debido a la alta edad del grupo y que el gran héroe de una generación de éxito, como Zidane, estaba dando sus últimas carreras como futbolista. Pero nunca llegar tan lejos, fue tan funesto para el futuro de una selección potente en Europa históricamente.


Hecha la introducción sobre el ‘individuo’ del banquillo, con un alto porcentaje de culpabilidad sobre lo ocurrido, comenzaremos la explicación en distintos puntos, del caos sobre el césped de los franceses:

1. Nulidad en la idea, estilo de juego desconocido.

Francia llega a la fase final de este Mundial a través de una eliminatoria, no sin polémica, para la clasificación, tras quedar subcampeón en su grupo, superados por la Serbia de Antic. Las dudas eran claras y el juego anodino, se apuesta por un 4-4-2 con doble pivote Toulalan-Lass y se juega con un fútbol marcado por la contra y el no control de la pelota; que jueguen otros. Sufridos partidos ante Lituania, Austria (derrota por 3-1 en el primer partido), Rumanía y por supuesto frente a la Irlanda, que le tuvo contra las cuerdas en el comentado enfrentamiento a doble partido, sino llega a ser por ese “gol” de Henry con la mano.

Domenech debido a las fuertes críticas recibidas, decide dar un vuelco en la filosofía de su Francia y apuesta por el mismo esquema pero con un control mayor del balón pero sin un fin claro, altas posesiones frente a nulas jugadas de ataque. No se llega con la suficiente claridad y queda demostrado en el amistoso frente a España donde la ‘roja’, le entrega descaradamente la posesión de la pelota en la segunda parte y los ‘blues’ aun así, eran incapaces de crear algo útil pese a la superior posesión.

La aportación de Gourcuff y Ribery era vital para este estilo, que debía ir creciendo, pero…

2. Cambio de estilo a pocos días de dar comienzo la competición.

Tres amistosos pre-Mundial, le sirven a Raymond para dar un nuevo vuelco al esquema que ha ido utilizando hasta esos días previos al gran viaje. Su nueva apuesta era situar un solo pivote y mucho centrocampista por detrás del delantero Anelka. Unos interiores con Ribery y Gourcuff, más Govou y “Malouda” por las alas. Sí entrecomillado Malouda, porque en verdad Domenech intentaba que partiese desde el centro en la zona de creación y Ribery estuviese más escorado. Bonita forma de perder a uno de los hombres más en forma de su selección tras la gratificante temporada con el Chelsea de Ancelotti.

Un empate a 1 frente a Túnez y la humillante derrota frente a China por 1-0, no dejaban a la duda de que el tema había cambiado mucho y los franceses ya podían temer por sus opciones.

3. ¿Pareja de centrales idónea?

Sorprende la utilización abusiva que hace Domenech de centrales físicos y más si es Abidal el elegido para ocupar ese puesto en el centro de la defensa, acompañando al desfondado Gallas, tras su temporada regular debido a lesiones en el último tercio de ella. En esta Francia que intenta tener el balón, se impone arriesgar con una defensa adelantada y al fuera de juego, pero la pareja física se convierte en una nula inteligencia defensiva. Goles como el de Chicharito para México, marcan el argumento a favor.

4. Apoyo para Toulalan

Todo el mundo que no conozca bien a Jeremy Toulalan, está en el momento adecuado para ponerse la eliminatoria frente al Real Madrid o los dos partidos realizados en este Mundial de su selección, para descubrir a este excelso jugador en lo táctico acompañando en lo técnico. Transición defensiva óptima, con ocupación de espacios digna de elogio, juego al primer toque en largo y en corto con una visión de juego notable. Pero el problema ha estado que frente a Uruguay o en un partido, más físico como el de México, se encontró demasiado solo a la hora de intentar hilar la jugada y por supuesto, a la hora de cerrar aquellos ataques del rival.

La necesidad de un apoyo era vital. Más en la creación; y Domenech (como no) no supo arreglarlo en ningún momento. La opción Diaby quizás fue la más “regular” (por llamarle de alguna manera) pero las lagunas tácticas del `gunner´ a la hora de enlazar la jugada, privaban a Francia de que Toulalan participase activamente en ella. La NO involucración de Gourcuff en esa creación, es otro de los factores a tener en cuenta en ésta laguna de los ‘blues’ y que en ningún momento supieron hacerlo funcionar y más si es el jugador del Girondins, quien es sentado en el banco frente México. Demasiado sólo, Toulalan, en este nuevo 4-1-4-1.

5. Anelka, la isla, Govou sobre el campo.

El ataque de Domenech, tras el bajón en esta temporada de Henry y que no podía formar con Anelka, en la punta de ataque, pasaba por dejar al jugador del Chelsea solo arriba, sin capacidad de irse a la banda donde él en los últimos dos años ha hecho daño en la Premier. Siendo ocupado ese puesto por un forzado Govou. Aun deben estar preguntándose en París, Marsella o Burdeos, el porqué del jugador del Olympique de Lyon en la alineación titular.

La solución más acertada sería volver a los dos puntas, con Anelka a un lado y Gignac en el otro. El jugador del Toulouse es otro de esos jugadores, que merecen ser re-visionados y que su alto caché no nos permite disfrutar de su calidad, en plazas más grandes, una pena. Ambos podrían haber funcionado bien por las bandas, que era la idea original de Francia antes de llegar  Sudáfrica.

Así es todo y espero que en estos 5 puntos, haya intentado resumir correctamente, las increíbles lagunas tácticas de una Francia que el 22 de Junio partía de vuelta hacia su país tras hacer un ridículo histórico en todos los ámbitos. Esperemos que Blanc ayude a levantar a una de las selecciones más prestigiosas del viejo continente y de este deporte.

“Allez les bleus”

Completo la entrada, con la visión irónica de Domenech por Enric González en El País.

Prefiero un EQUIPO a una selección.


Leído así el título, parece más una frase citada por Aíto García Reneses cuando dejó la selección española de baloncesto, más que una frase referida al fútbol. Y no, no hablo de la preferencia de algunos entrenadores a trabajar en el día a día en un club a trabajar con una selección de un país, ese no es el contexto. Cuando hablo de equipo, me refiero a un conjunto de jugadores con una dinámica de grupo ya “automatizada” y que funcionan como club en el día a día, pese a verse de mes en mes para un partido o de cada dos años en dos años, para la verdadera competición por el continente o mundial.

Sí, me refiero al concepto de equipo que Dunga, entrenador de Brasil, entiende el fútbol de selecciones y que tan buen resultado le está dando en sus primeros años como entrenador en la élite, tras su paso por la canarinha como jugador. Mediocentro de corte “defensivo” pero con técnica más que demostrada, un auténtico capitán de grupo y no de un grupo fácil, como ha sido históricamente la selección brasileña, con sus estrellas tan buenas como histriónicas; en lo que la historia más reciente se refiere al menos.

Muchos son los comentarios opuestos a la nueva convocatoria para Sudáfrica de Dunga, pero donde ha demostrado, que es fiel a sus principios desde que se hizo cargo de la `verde amarelha´ en aquella Copa América de 2007 con aquel equipo “netamente” inferior a la Argentina de Messi. Varios son los jugadores citados en estas críticas como los “milanello” Pato y Ronaldinho, el lateral izquierdo del Real Madrid Marcelo… o la convocatoria de jugadores como Gilberto Silva, Bastos (de lateral) o Julio Baptista, de dudosa calidad actualmente, en comparación con jugadores que se ha dejado en el tintero.

Todo esto se explica desde el punto de vista que ha querido dar la sensación de que prima lo colectivo, el EQUIPO, que así gusta a Carlos Caetano Bledorn Verri, “Dunga”. Dejando el talento a jugadores como Kaka’ y Robinho y apartando a un lado, la mítica frase del “jogo bonito”, adecuando a la selección a un equipo más “europeizado” en su esquema y con evidente resultado, tras conseguir una Copa América y Copa Confederaciones en dos años al cargo de la selección de su país. Funcionando como un bloque, muy sólido, con los destellos de talento provenientes de los dichos anteriormente más una de las bandas más potentes del mundo como es la derecha con Maicon y esperando en el banquillo Alves. Mientras que el centro del campo y defensa, se rodea de experiencia y no falto de técnica (son brasileños) con jugadores como Gilberto Silva, Lucio, Josué, Juan, Luisao, Felipe Melo… mucho oficio y alto rendimiento. Nunca ha desmentido que Parreira haya podido ser su mentor y viendo como trabaja Dunga, podemos decir que está en lo cierto y que su estilo se asemeja a la del seleccionador que quedó campeón del mundo en el 94 frente a Italia.

Una tendencia al equipo que se contagia a otras selecciones como la española o la italiana, que han tirado del oficio de jugadores que ya trabajaron en anteriores competiciones juntos, para seguir teniendo un grupo competitivo y contrastado, que se conocen, primando como ya he dicho, lo colectivo a lo individual, no exento de calidad a ese nivel. ¿Será la tendencia que se empiece a llevar?

“La única estrella de Brasil es su camiseta” (Dunga)

Sin duda el rival a batir por tierras africanas en un mes.

La Alemania que viene…


Estamos exactamente a menos de dos semanas, de que todo aficionado al fútbol aparque la palabra club de su “boca” y se empiece a hablar de las selecciones. Estamos en época de convocatorias, pre-listas y todo tipo de debates, con el Mundial de Sudáfrica de trasfondo. Por ello, este blog, también se quiere unir a la fiesta del fútbol por países, con un artículo interesante sobre el futuro de Alemania, donde toda una generación de éxito como la que llegó a la final del Mundial de Corea o de Austria, se despide para dejar una nueva generación de jugadores, que a mí personalmente, me deslumbró en la Eurocopa sub21 celebrada el año pasado en Suecia. Certificando el dominio absoluto del país en ésta competición, junto a las victorias en los mismos torneos sub19 y sub17.

Una selección sub21 que no partía como favorita viendo el potencial de selecciones como Italia o Inglaterra, incluso España sino llega a ser por su entrenador, López Caro, donde debía de haber llegado más lejos. Pero a esa Alemania de chicos de 20 años muchos de ellos, ya jugando en la Bundesliga, se le vislumbraban un gran talento para este torneo que se jugaba en Suecia. Donde en el último partido humillaron al equipo de Inglaterra por un contundente 4-0. Equipo, el inglés, formado por gente como Micah Richards, Onuoha, Rodwell, Walcott, Milner, Noble, Cattermole, Agbonlahor, Hart, A.Johnson… mucho talento.

Pero no he empezado a escribir éste artículo para hablar de los rivales de esa selección bávara sino de sus propios jugadores, que ya a muchos podremos verlos a las órdenes del elegante Joachim Low en Sudáfrica.

Comenzamos en la portería alemana, donde la mala fortuna se ha cebado con uno de los proyectos más importantes del panorama futbolístico como es Adler, portero titular y baluarte del Bayern de Leverkusen que se enfrentaba a su primer gran reto como guardameta titular de uno de los países con más tradición de arqueros del mundo. En sustitución de René Adler, muy seguramente nos encontremos a uno de los jugadores con más potencial bajo palos, con quizás De Gea y sobretodo Lloris. Estoy hablando de Manuel Neuer, portero ya titular con el Shalke 04 que le ha peleado este año al Bayern de Munich, la Bundesliga, hasta las dos últimas jornadas. Proyecto de gran portero y que entrenadores como Wenger ya se han fijado en su buen hacer y podría tener un futuro vestido de gunner, aunque hay que esperar acontecimientos. Equipos como el Bayern también necesitan de un jugador así. El “pero” es su aun miedo a salir de entre los tres palos, pero eso es “educable” y podríamos decir que muy típico a cierta edad tan joven ¿o no queremos recordar a Iker Casillas en esto?

De esta selección sub20, referente para el artículo, nos encontramos defensas que ya están en la élite como son Beck, Benedikt Howedes y por supuesto Jerome Boateng. Cuando digo que el central del Hamburgo, J.Boateng, ya ha sido confirmado como nuevo jugador del Manchester City por 11 millones de €, es que lo que os estoy contando no es ninguna “milonga”. Este aleman con sangre ghanesa es el contrapunto físico al toque y la anticipación del otro central de este fantástico grupo como es Benedikt Howedes, central del Shalke 04. Sinceramente me esperaba más potencial de Benedikt, pero su compañero le ha superado y habrá que ver como Howedes va creciendo; condiciones tiene… y muchas. El otro jugador al que hago mención, lo conozco menos, es Andreas Beck. “Rubio alemán” que trabaja como lateral derecho del Hoffenheim y hecho en el Sttutgart. Alemania tiene mucha fe en él, yo personalmente lo veo como un jugador más que correcto, físico, con técnica y muy buen disparo. Vamos lo fácil sería decir, las caracterísiticas de un lateral alemán salvo Lahm…

Nos adentramos a mi zona preferida de esta nueva generación, jugadores con capacidad para ser algo grande, cada uno de ellos. Confianza tengo y no poca. Ozil, Marko Marin y Khedira, avalan esa confianza. Empezaré por el de sangre tunecina, como es Sami Khedira que ya lo pudimos ver con el Sttutgart hace unos meses en Champions. Calidad desde el medio del campo, desparpajo y mucha llegada. “Volante” de los que muchas veces se echan de menos en el fútbol pero que en Alemania abundan, pero este chico es especial, personalmente un jugador que me gusta mucho. Y sí, la técnica tunecina; que muchas veces nos olvidamos de los países del norte de África.

Dicho todo esto, comenzamos con lo bueno… con la magia de dos jugadores que juegan en Bremen. Mesut Ozil y Marko Marin, son las auténticas “perlas” de esa selección que salió victoriosa de Malmo (Suecia). Comenzando con Marko Marin, ese jugador pequeñito pero con una velocidad y un regate endiablados, pero con una capacidad de asociación y llegada, que cada vez se va haciendo más grande. Jugador que puede parecer puramente “de banda” pero que su evolución está marcada por esa capacidad de asociarse mencionada y que le hace aparecer en varias posiciones en tres cuartos de cancha. El Werder supo ver su potencial en el Borussia de Monchengladbach y Schaaf ha podido unirlo, a su compañero de selección, Mesut Ozil.

El jugador de sangre turca, es un jugador con una tremenda visión de juego y con una mejoría exponencial en sus llegadas al área, pero esa creatividad que le caracteriza, hace que sea un jugador diferente y muy importante para el futuro de la selección de Alemania, siendo un tipo de jugador diferente a lo que se “fabrica” en el país bávaro. Sus características y su equipo, no hace más que recordarnos al brasileño Diego que la pasada temporada se marchó a la Juventus y no queda más que decir, que es una comparación muy acertada.

Marko Marin y Mesut Ozil, referentes del Werder de Bremen y próximamente con su selección.

Si seguimos por el medio del campo de ésta futura Alemania, no nos podemos olvidar del “español” Gonzalo Castro, donde sus orígenes parten desde el lateral derecho pero su técnica y llegada, han hecho que sea un referente como “interior derecho” y no como defensa, tal y como su pasado marcaba. Al menos así triunfó en aquel Europeo sub21 del año 2009. Y dicho esto, no me puedo olvidar de la estrella de toda una generación que por condiciones que desconozco, no pudo estar en aquel Europeo con su generación. Estoy hablando del mediapunta Toni Kroos, quizás el jugador con más proyección para ser auténtico referente de su selección y quien sabe, de algo más. Ya titular de una de las revelaciones de la Bundesliga en esta temporada como es el Bayern de Leverkusen, ha crecido y sigue perteneciendo al Bayern de Munich donde seguro que hará carrera, ya que potencial tiene para ello. Sus capacidades me hacen recordar a Mehmet Scholl, aquel fino mediapunta del Bayern de Munich de los 90 (Campeón de la Eurocopa en 1996).

Y si habéis llegado hasta aquí, solo decir que quería quedar reflejada en este artículo a una generación que me impactó en Suecia en 2009 y que tiene mimbres para ser los herederos de una fantástica hornada de jugadores con sendos subcampeonatos del Mundo en 2002 y de Europa en 2008. Low ya lo sabe y por ello en su pre-selección para el Mundial de Sudáfrica 2010, se encuentran Neuer, Beck, Boateng, Khedira, Kroos, Marin y Ozil. Además quería aprovechar para añadir un jugador que juega en la posición de central y de origen turco, Serdar Tasci de 22 años, que también dará que hablar aunque por edad pertenece a una generación mayor (solo un año…) a aquellos campeones sub21.

Sin duda, no hace falta decir que me parece junto a Holanda, la selección más atractiva para ver en el próximo Mundial de Sudáfrica, para aquellos aficionados que les guste el buen fútbol. Juventud, desparpajo, experiencia y ser ALEMÁN, un “cocktail” especial, con sabor a llegar lejos.