Archivo

Posts Tagged ‘Pep Guardiola’

Mi opinión menos profunda


Publicado en MASLIGA.

Del fútbol ya es sabido que es poco agradecido. De un aficionado deudor pasamos a acreedor en días, y si te he visto no me acuerdo. Pareciéndome ésta una frase de lo más golfa; aunque mejor hablemos de patear el cuero.  Y mucho lo hace el Barcelona a ras de césped: 62 por ciento frente al Real Madrid. 68 en Milán. Números que en sí no sirven de nada ni para el analista ni el espectador, porque el fútbol no se mide, y pobre del que sepa hacerlo. La cifra tampoco averigua el fatal resultado de los tres partidos y no seré yo quien repita la estrategia. No me sirve. Pero me enervo, sí; lo hago ante la repentina venida del anticristo, aquél que quiere tirar por la borda años de modelo para convertirlo en ‘tiki-taka’. Y es aquí cuando comenzamos a llevarnos mal.

17 de Diciembre del 2010. Pep Guardiola alcanza uno de sus máximos históricos con el 1-5 en Cornellà-El Prat, en una dosis magnífica de cantidad, recuperación y espacio. Justo un año después, en plena defensa de tres, firma un memorando colectivo frente al Santos. Y así con varios ejemplos. También el relato era mejor narrado, pese a lo afanado; ya que lo bien hecho se vende rápido. Siempre me digo a mí mismo que no es jugar más sino mejor. Será verdad. De todos modos el actual trayecto pertenece a Tito Vilanova y por obligación a su segundo Roura; en un país acostumbrado a señalar con el dedo, y no iba a ser menos. Sirve de alegato hacia la figura del entrenador. E igual de señalados que hace unos meses donde sólo veíamos bondades hacia la vertical azulgrana

¿Qué cambió? ¿Los tempos?

vía: periodistasanonimos.com

vía: periodistasanonimos.com

Un día leí a Lillo en su metáfora << que había jugadores que eran soles y jugadores que eran estrellas, es decir, jugadores que se alumbraban a sí mismos, los segundos; y jugadores que alumbraban a sus compañeros, los primeros. >> Se me viene a la cabeza Iniesta, la izquierda del fútbol, y Messi, perdiendo su luz en los últimos partidos. Tampoco sienten la compañía del astro cercano, Xavi; de longitudinal flequillo y movimiento. Algo ocurre cuando éstos no pueden aproximarse entre sí y al área, y no hay nada peor para un jugador que olvidarse del rectángulo más importante de su vida tras la cama. Lo haría extensivo para una mayoría futbolera.

Conviene recordar que hablamos de un deporte que su complejidad reside en las consecuencias que tiene el mínimo de los detalles. Me pregunto qué hace que los tres más grandes tengan menos repercusión en el juego, Xavi Hernández; o percutan de manera indolente, en el caso de Iniesta y sobre todo Messi. Cesc fue ese muelle y el jugador, científico, capaz de resolver la fórmula del espacio aunando apoyo y profundidad. Primaveras atrás, y en otros contextos, Alexis Sánchez produjo que centrales rivales redujesen metros; siendo devastador en la posterior salida para ellos. Y entonces, ¿estamos seguros que el modelo es fallido o son “simples” consecuencias como anteriormente predije? El Barcelona produce desde el espacio y la calidad del mismo; si éste se auto reduce tiene un problema realmente profundo. Y en siete días debe resolver como potencia una cuestión, no la única, donde sus estrellas no están individualmente para el “nueve” y la segunda línea, los soles, brillan; pero menos.

De nuevo otro clásico

30 enero, 2013 2 comentarios

Publicado en SPAIN SPORTS NETWORK.

Existe un miedo que se estira por la Castellana hasta llegar a Plaza Castilla -si me permiten el paseo desde Cibeles-, donde lo hecho en una o dos temporadas parece difuminado. Un punto de vista que diverge de lo puramente futbolístico con el pánico de lo que va por fuera: su envoltorio. A eso se enfrenta el Real Madrid en una eliminatoria con mucho significado. Trascendente. Debe hacer valer lo conseguido en un bienio, y que atestiguan los últimos títulos; además del juego. Un ente olvidado, hasta el día de hoy; en clara actualidad con lo ofrecido si pensamos a corto plazo. Un recuerdo postergado, donde no hay mayor insulto para una figura tan relevante como Mourinho dentro del banco.

Si algo ha levantado expectativas en nuestro país ha sido la confluencia Mourinho-Pep en todos los frentes. No se han dejado ninguno. Del éxito, al ir persiguiendo, y una vez atrapado, no poder mostrar las cicatrices. Y en efecto, superado por Tito; robada además la cuestión de fe que en demasiadas ocasiones se facturó junto al equipaje blanco. La verdad es que el portugués tiene mucho que pensar sobre qué pasó y qué pasará. Y a la velocidad que fluye el fútbol es cuestión de reválida el primer gran duelo obviando la Supercopa de España.

El registro anterior se basa en dar por superado el dominio ‘kitsch’ de la época de Pep; si es que Milan Kundera me permite la cita, de origen alemán en el siglo XIX y significado para otra época en términos políticos. Y es que el propio Guardiola se impregnó de un exceso de estética en el sentido más amplio. Interpretó palabras como eternidad, llena de artificios por fuera, y una generalización de << ¡viva el fútbol! >>, cómo si éste fuera monógamo.

-

Sentía José Mourinho la necesidad de dar la vuelta al plano mediático, dispuesto siempre en contraposición tal, discordante con lo que podía ofrecer y ofrecía; sin reproches tras el 1-2 que le daba su primera Liga. Hasta un punto merecido en igualdad de poderes. Era el momento que por fin ataba a Messi y a Iniesta, haciendo de Khedira y Arbeloa baluartes en el oficio; sin que sobren Pepe o Sergio Ramos en la opinión. Faltaría más.

La presentación actual, y la que vale para esta noche, es muy diferente. No está ninguno de los dos centrales nombrados; pero sí los dos activos anteriores, y así ir convenciendo a un colectivo falto de autoestima y de juego. Salvo Cristiano Ronaldo y Özil; en la catarsis producida en Liga se tiende a enmendar (un gol en los últimos cinco partidos) con la búsqueda de un equipo, y que mínimamente exprese algo de la temporada pasada. No sabremos hasta última hora si creerá en Modric o Benzema; uno por juridiscción mínima que diría Gistau; y al delantero por su burbuja de ausencia. Ante la falta de Di María para ofrecer nervio casi teológico.

Y si de cuestión de fe hablamos, incluso repetimos, el cleptómano parece Tito.

El Barça de Tito Vilanova llega convencido y convenciendo, que parece lo mismo, pero no lo es. Confieso que tiendo a jerarquizar a Cesc o Iniesta; sin olvidar a Busquets, Pedro o Piqué. Ni por supuesto a Messi. Pero este Barcelona organiza rondos, porque profundiza. Enseñando que muy equivocados estábamos en cuestión de geometría y polígonos respecto a versiones anteriores; hasta alcanzar el valor del área igual –o de mayor valor-. Incluso superando en cuanto a juego a los mejores meses de Pep . Eso es persuadir. << Porque el ‘kitsch’ es una estación de paso entre el ser y el olvido >>, que diría Kundera. Y este Barça no lo ha ignorado. Para beneficios de uno y quebraderos del otro. Pero se viene el clásico y todo se vuelve a igualar.

Desmitificando la presión física del F.C. Barcelona


Un artículo que acerca la realidad que siente quién escribe. Elogio a un tipo de metodología o forma de pensar que se aleja de ese físico exacerbado que proclama un sector o forma de ver. No existe presión basada en el físico como tal  y esto, es una muestra más de la dimensión que alcanza Pep Guardiola y su Barcelona, con capacidad para dejarnos impresiones de carácter histórico que quizás obtiene su mayor elogio en aquel ‘Clásico’ del pasado 29 de Noviembre.

No son pocos que reconocen la perfección del colectivo y desde este humilde rincón, solo se quiere dar una observación más, de una de las facetas dónde mayor dominio otorga pero en el que quizás se tiene una idea equivocada o mejor dicho, se desconoce. Siempre desde la perspectiva de quién no es profesional pero que intenta dotar de un contexto que sea acorde a los fundamentos del artículo en cuestión.

 

“El afán de fragmentar sigue separando ataque de defensa y de los tránsitos obviando en cada momento todo lo que los une: el juego, la globalidad”

Raúl Caneda (2º Entrenador de Juanma Lillo)

 

Comienzo brillante para explicar a que se debe este contexto de la recuperación del esférico basándolo en un despliegue físico que no existe o no intenta aparecer. Es difícil explicar una acción de recuperación protagonista sin atender al qué ocurrió anteriormente, el cómo se realizo la fase ofensiva para llevar a cabo una transición defensiva semejante. La “presión” en definitiva.

 

“Un equipo que ataca debe mantener una organización tal, que le permita ajustarse defensivamente de manera rápida y efectiva, en el momento que se vea desposeído del balón; y del mismo modo, la distribución defensiva, se plantea como origen del posterior desarrollo ofensivo.”

José María del Pino

Estructura táctica y entrenamiento del ataque directo (Ediciones MC Sports)

 

Si hubiera una manera de entender esa “presión” del Barcelona a la hora de recuperar el esférico y que tanto debate ha montado, en muchas ocasiones fuera del propio fútbol, creo que sería desde la inteligencia posicional y táctica. El propio JUEGO marca este estilo y estas formas, llevarlo a la perfección es lo realmente difícil. Jugadores sin distinción de élite física se imponen al poseedor desde una realidad posicional que escapa de esa tertulia o reflexión, en muchas ocasiones.

 

“Baste como ejemplo de los dos enfoques, el adecuado y el inadecuado, el análisis que comúnmente se hace sobre la capacidad para recuperar la pelota del Barcelona tras pérdida: la visión cartesiana clásica solo incidirá en el momento, casi en la foto y tenderá a enaltecer lo necesario para seguir en el mercado, a cuantificar, a enaltecer grandes esfuerzos de recuperación (para poder seguir midiendo y computerizando) para así obviar lo fundamental: el juego, el “continuum”. Que no quepa duda a nadie que el Barcelona recupera bien la pelota tras pérdida cuando antes dio un buen número de buenos pases que posibilitaran  que equipo y jugadores fueran juntos y los contrarios sometidos: así la mayoría de las veces ni siquiera hay recuperación, sino casi entrega del rival por inacción, por no tener opciones.”

Raúl Caneda (2º Entrenador de Juanma Lillo)


 

¿Para qué hablar de esa entrega física? ¿Equipo único en la presión en bloque alto como decía Diego Torres en el País? Mucho me temo que escapa del propio Juego como bien decía Raúl Caneda. Inteligencia táctico posicional, llevar a cabo un estilo pero sin individualizar en los cuatros momentos del juego sino que “el todo es una continuidad”. La calidad de la posesión para facilitar esa recuperación, descansar con el esférico. Todo ello, Pep Guardiola lo ha llevado hasta el extremo, historia del fútbol y jugadores dominantes de esa virtud.


“Debemos entender que en el juego se produce un continuum, ya que las fases del juego son interdependientes, además de estar interconectadas unas con otras. Dependiendo de cómo actuemos en las fases de posesión de balón, determinaremos en gran proporción la eficacia en transición defensiva  y en la capacidad de reorganizarnos para defender correctamente, y viceversa.”

Adrián Cervera (Entrenador de la UD Marbella)

 

Una manera de interpretar la metodología por profesionales del fútbol, abogando por las directrices del propio juego sin hallar mención en esa presión física protagonista del artículo. Una forma de desmitificar cierta corriente, siempre desde la visión del autor apoyado en la lectura pero que no solo lo ha querido reflejar en píxels de la pantalla sino que mejor, verlos en movimiento. Esperemos que sea un trabajo que haga pensar y encontrar esa otra visión del fútbol, particular, sí, pero más lógica.

 

 

 

Anexo

Es digno mencionar la ayuda que fue para realizar el artículo, encontrar el apoyo en persona y desde su genial libro, de Adrián Cervera. Entrenador de la UD Marbella y autor del libro, “Modelo Organizacional-Estratégico de entrenamiento en Fútbol” de Ediciones MC Sports. Talento demostrado y amante del fútbol…

 

“Por ello no queda más que agradecer al autor y a su editor el camino hacia el conocimiento que están abriendo”

Raúl Caneda (2º Entrenador de Juanma Lillo)

Prólogo en Modelo Organizacional-Estratégico de entrenamiento en fútbol”

 

Todas las citas en este artículo referenciadas, son obtenidas de la misma fuente. “Modelo Organizacional-Estratégico de entrenamiento en Fútbol” (Ediciones MC Sports – 2010)