Archivo

Posts Tagged ‘Spahic’

Qué bueno que viniste, Unai

21 febrero, 2013 2 comentarios

Publicado en MASLIGA.

Durante un momento pensé en el porqué del título, algo que debería haber hecho al final y no al principio: pensar. Supongo que un mal más de mis ínfulas escritas. Buceé, Google mediante, para resolver el origen de su popularidad sobreponiéndome al tópico argentino sin éxito; aun faltando un ‘ché’ para dotarlo de seriedad. Sospecho también que Sevilla ciudad, y su fútbol, siempre han contenido dentro de sus muros cierto paisaje albiceleste; a tierra de cancheros, porterías de hojalatas y gradas donde apasionarse con el que era chupón del barrio. Navas, el actual y el de antes, me suele recordar a esa figura. Por allí pasaron en otras épocas en color -y no sólo por la televisión-, Reyes, Puerta o Antoñito. Por qué no. Todos ellos, con o sin gloria, identificaron Sevilla con fútbol desde la ‘bombonera de Nervión’. O eso dice la Wikipedia. Y me lo creo.

Se recuerdan tiempos pasados, y se castiga al olvido. A veces hay que olvidar. Olvidar una mala gestión y una imparable fuga de cerebros, que ha dejado a sevillistas sin una identificación, un estilo, al que aferrarse. Doble campeón de UEFA –le niego todo a los modernos-; nostálgico en ausencia de Kanouté, Luis Fabiano, Drago o Alves. Cómo para no estar cabizbajo. Manolo Jiménez se marchaba un poco por la puerta de atrás, y hasta entonces. El Arrebato iba perdiendo su voz.

 

vía: antena3.com

vía: antena3.com

 

Méritos no le sobran a Unai Emery. O se le atribuyen menos de los que debieran. Pero Unai, ajeno, es una de esas referencias que el perspicaz aficionado no suele escapar ningún detalle: salida con tres, lavolpiana; las características de sus volantes, tan ambiguas; el balón parado; o su nueve de referencia. Y ha sido él quien ha devuelto un poco la sonrisa al Sánchez Pizjuán.

Jesús Navas es fiel reflejo de esa amistad, volviendo a encontrar su talento, y decidiendo en el Calderón entre semana. Vuelven los partidos a las cinco sevillana (2-1 al Rayo Vallecano) y a competir de verdad de martes a jueves. Ya es menos la flama. Porque no es el hecho de renovar aires sino de volver a creer en una identidad. En fútbol. A puertas de una final de Copa del Rey qué toca disputar su pase.

Un dato, más personal, cobra relevancia con la aptitud del propio entrenador hacia su próximo rival en Liga BBVA: Fútbol Club Barcelona. Lo cito en su versión más amplia para darle mayor empaque. Un órdago extraño ya que Unai nunca ganó al Barcelona; pero sí compitió. Un ejemplo de cómo lastra una estadística. Su pasado más reciente es Valencia; con Mathieu-Alba en banda, amenazas verticales de Pep Guardiola. Chés y culés en mi maltrecha memoria correspondía hace un año, dos o tres a partido disputado. Significativo. Incluso con un equipo de Moscú (3-2) tuvo en sus manos una mentolada noche europea por Barcelona. Este fin de semana sus caminos se vuelven a encontrar, ahora con el Sevilla, y ahora con Navas, Rakitic y Kondongbia.

Son varios los jugadores que la Giralda (gracias a Francisco Javier Labandón Pérez por este “arrebato”) ha visto mejorar sus prestaciones con la llegada de Unai Emery. De los ya citados, la justicia futbolística qué tanto mal me ha hecho alcanza a dar un toque mágico con la locución sobre estas líneas de la pareja Fazio y Spahic. Ver en directo, y en toda una semifinal de copa al argentino, enaltece a cualquiera si mi mirada lo fija así; y lo sigue en voz de un compatriota suyo qué fue a conocer a Simeone. El ex Verdolaga y Spahic, salvo a Barcelona, Real Madrid y Atlético, podría poner en tela de juicio si son de los mejores zagueros en la “otra liga”. Casi estoy seguro de ello, que Pellegrini me perdone. Y es verdad que algo obnubilado sí que estoy porque por fin comienzo a ver de nuevo al Sevilla. Y los veo optando a Europa. Ahí lo dejo. Qué bueno que viniste, Unai. Por fin el título a esta columna me parece adecuado.

Anuncios