Archivo

Posts Tagged ‘Wenger’

Wenger: amar la trama así como el desenlace

15 septiembre, 2012 2 comentarios

“Estoy aquí sin nombre
y sin saber mi paradero,
me han dado alojamiento
el mas antiguo de los viveros.

Si quisiera regresar
ya no sabría hacia donde.
Pregunto al jardinero
y el jardinero no me responde.”

Tres mil millones de latidos es esa canción que te cruzas antes de ponerte a escribir, te evoca al fútbol y piensas si Jorge Drexler se vio en una tesitura igual. Un melón sin abrir, seguramente de cuero, y ganas de hablar sobre un Liverpool vs Arsenal que llama a la razón gunner de poder creer, y permanecer en esa creencia, en que puede haber suficiencia más allá de tener el balón. O al menos frente a Rodgers eso se exhibió.

Brendan Rodgers es la cara B del protagonismo de Wenger, ya hecho, ya conocido. El plan en Anfield se derrumba desde la indecisión; porque ellos creen en la pelota, ese es el discurso que vence y emana en el exSwansea, pero no todo pasa por cifrarlo al final de partido si no ha habido respuesta en qué hacer con ese esférico. Era todo tan sencillo idearlo… como difícil llevarlo a cabo; y ahí es donde el Arsenal sacó tajada, tres puntos y la grandilocuencia que no todo pasa por el mismo discurso pudiendo mantener el modelo o el estilo. Suficiencia le llamé y la forma de ganar está ahí: en ese repliegue inteligente (1). Era la especificad a la que había que enfrentarse.

Arsène Wenger no varió nada de su plan en cuanto a efectivos sobre el campo, respecto a lo que hemos visto en etapas anteriores en Londres: 4-2-3-1; guardando el fútbol a espaldas de la referencia, ocupando la mediapunta de manera notoria, dos hombres abiertos o semi-abiertos y un interior de desplazamiento más un mediocentro posicional. Es ésta última demarcación junto a la mediapunta desde donde el Arsenal teje su renovada solidez, por llamarla de alguna manera, ya que la determinación se distingue en Arteta y Cazorla; más allá de patriotismos que desde aquí se evitan siempre.

Han sido pocas, muy pocas, las crónicas en este comienzo de Premier League que han distinguido a Mikel Arteta. Con la venta de Song y algún rumor sobre M’Vila o Tioté, Arsène ha encontrado la especialización en alguien cuyo pasado es como interior y ocupando un mayor ancho del campo; cuestión ésta, y observando el rendimiento como mediocentro, que nos revela a un futbolista en mayúsculas por aptitudes y rédito real en un lugar complejo. Y de esa complejidad, al físico exuberante de Diaby, quizás el activo que elimina todo el aprecio sobre el español exEverton. Nombrado Man of the Match en nuestro encuentro protagonista, su vistosidad se entiende desde el repliegue que puso en práctica el Arsenal y cuya salida era efectiva para un sobresaliente físico junto al acierto técnico. Si Abou se muestra regular en su toma de decisiones, la baja de Jack Wilshere será menos traumática de lo que ya verdaderamente es.

En Anfield también vimos la adecuación de dos laterales de más que correcta solvencia: Jenkinson y Gibss. El primero cortando el avance, dentro de lo que cabe, del descarado Raheem Sterling; mientras que Kieran Gibbs supuso para Borini o Gerrard un quebradero de cabeza a la hora de estirar al sistema gunner en esos minutos donde la pelota podía mantenerse en campo contrario. Ese tiempo, de valor en la posesión y no repliegue, donde la pareja de hombres abiertos, Podolski y Chamberlain (1, 2 y 3), se muestran de todo menos como activos para dar amplitud, quizás algo más relacionado con jugadores como Gervinho, menos capaces. Además que Giroud necesita la asociación rápida; insuficiente el francés de dar continuación en un juego de espaldas que aún debe ser más productivo en fútbol.

Y si de fútbol hablamos, ese factor pertenece a Cazorla en esta temporada. No es un “10” que conoce de picos en su juego durante el partido, no, ya que se muestra regular en noventa minutos de pausa, continuación y sentido al juego. Determinación. Atrae al rival (1 y 2) mientras aprovecha lo que generan sus condiciones inteligentes para el juego; y en el caso de este partido, sobre la espalda de un medio del campo aún por hacer pero poblado de calidad en Anfield. Reconocible es Joe Allen como la superioridad mostrada por la nueva estrella: Santi Cazorla. Nada que no supiéramos.

Haz ‘click’ para agrandar.

Resumen éste de un partido acontecido hace 15 días pero que no podía quedar en el olvido por lo exhibido en clave Arsenal. Son argumentos, para que este año sí, pueda competirse sin el marcado libro de estilo. Jorge Drexler, sin querer, me lo vuelve a definir como << amar más la trama que el desenlace >>; y yo supongo que Arsène, en esta temporada, también querrá encontrar ese desenlace.

Anuncios

Cuando la materia gris se pone a favor del fútbol

25 abril, 2010 2 comentarios

Cuando al aficionado al fútbol, se le habla del Arsenal, quizás el primer pensamiento que se le viene a la cabeza sea el de Arsene Wenger, su entrenador. Luego llegarían rostros como el de Cesc aunque no me sorprendería ver a Henry llevándose el dedo a la boca o al genial Dennis Bergkamp formando parte de “los Invencibles” en aquella maravillosa temporada 2003-04 para los gunners.

En 2005, el fantástico proyecto del entrenador francés Arsene Wenger pudo tocar techo con la presencia del Arsenal en la final de la Champions League frente al Barcelona, se perdió. El equipo que maravillaba con su juego y filosofía de club, con la compra de muchas jóvenes promesas que jugaba en esas reducidas dimensiones inglesas de Highbury, claramente tocó el cielo con los dedos de la mano, pero no pudo ser. A partir de ahí el futuro del club era incierto después de que se reconociese una deuda notable y más con la construcción de un nuevo estadio, que corresponda con el nivel del equipo en los últimos años en Inglaterra y ya finalmente, en Europa.

Con todo este panorama, los dueños del equipo londinés siguieron confiando en el entrenador francés, pero había que dar un vuelco a la situación. Todo ello, pasaba por la venta de jugadores importantes además de seguir apostando por la academia gunner como inversión. La deuda en 2006 rondaba los 400 millones de € y estrellas como Henry, debían ser vendidas para que el club sobreviviese.

Los resultados se han mantenido durante años, aun sin ganar ningún trofeo importante pero con confianza ciega en Wenger. Los jóvenes siguen creciendo en las instalaciones deportivas y el equilibrio presupuestario se iba alcanzando, a base de vender a importantes activos de la plantilla. A finales de 2006, por fin es estrenado el nuevo y esperado Emirates stadium con capacidad para 60.000 espectadores, pudiendo así competir con los grandes de Europa y el United en Inglaterra, con nuevo estadio y patrocinadores.

Cinco años sin probar las mieles del triunfo, pero que realmente parecen que han merecido la pena. El Arsenal ha reducido a la mitad su deuda desde aquel año 2005 cuando todo eran nubres grises, después de la venta de jugadores como Henry, Toure, Adebayor o Vieira, y de los beneficios provenientes del holding que manda en el club, capaz de vender los antiguos terrenos de Highbury. Se reducieron sus opciones ligueras esos años sin renunciar a jugar la competición más rentable del fútbol, como es la Champions, pero se ha visto crecer a grandes jugadores provenientes de la prolífica cantera.

El futuro del Arsenal no podría estar más asegurado con esa reducción tan importante de esa deuda, situándola entre la más baja de la Premier League y con ese proyecto de equipo joven con Wenger a la cabeza. Todo es muy prometedor a costa de unos años “malos” pero confiando en el “a largo plazo”. Ahora nos encontramos con un club con una deuda muy controlada, que es lo ideal y un equipo con demasiada proyección ¿Quién no querría ésta situación?

<<Porque muchas veces no todo debe ser el título>>.

Que se lo apunten muchos, ésta última frase cuando veamos a los gunners volviendo a levantar algún trofeo… ¿Quién se acordara entonces de ese lustro tras la final de Champions?