Archivo

Posts Tagged ‘Xavi’

Mi opinión menos profunda


Publicado en MASLIGA.

Del fútbol ya es sabido que es poco agradecido. De un aficionado deudor pasamos a acreedor en días, y si te he visto no me acuerdo. Pareciéndome ésta una frase de lo más golfa; aunque mejor hablemos de patear el cuero.  Y mucho lo hace el Barcelona a ras de césped: 62 por ciento frente al Real Madrid. 68 en Milán. Números que en sí no sirven de nada ni para el analista ni el espectador, porque el fútbol no se mide, y pobre del que sepa hacerlo. La cifra tampoco averigua el fatal resultado de los tres partidos y no seré yo quien repita la estrategia. No me sirve. Pero me enervo, sí; lo hago ante la repentina venida del anticristo, aquél que quiere tirar por la borda años de modelo para convertirlo en ‘tiki-taka’. Y es aquí cuando comenzamos a llevarnos mal.

17 de Diciembre del 2010. Pep Guardiola alcanza uno de sus máximos históricos con el 1-5 en Cornellà-El Prat, en una dosis magnífica de cantidad, recuperación y espacio. Justo un año después, en plena defensa de tres, firma un memorando colectivo frente al Santos. Y así con varios ejemplos. También el relato era mejor narrado, pese a lo afanado; ya que lo bien hecho se vende rápido. Siempre me digo a mí mismo que no es jugar más sino mejor. Será verdad. De todos modos el actual trayecto pertenece a Tito Vilanova y por obligación a su segundo Roura; en un país acostumbrado a señalar con el dedo, y no iba a ser menos. Sirve de alegato hacia la figura del entrenador. E igual de señalados que hace unos meses donde sólo veíamos bondades hacia la vertical azulgrana

¿Qué cambió? ¿Los tempos?

vía: periodistasanonimos.com

vía: periodistasanonimos.com

Un día leí a Lillo en su metáfora << que había jugadores que eran soles y jugadores que eran estrellas, es decir, jugadores que se alumbraban a sí mismos, los segundos; y jugadores que alumbraban a sus compañeros, los primeros. >> Se me viene a la cabeza Iniesta, la izquierda del fútbol, y Messi, perdiendo su luz en los últimos partidos. Tampoco sienten la compañía del astro cercano, Xavi; de longitudinal flequillo y movimiento. Algo ocurre cuando éstos no pueden aproximarse entre sí y al área, y no hay nada peor para un jugador que olvidarse del rectángulo más importante de su vida tras la cama. Lo haría extensivo para una mayoría futbolera.

Conviene recordar que hablamos de un deporte que su complejidad reside en las consecuencias que tiene el mínimo de los detalles. Me pregunto qué hace que los tres más grandes tengan menos repercusión en el juego, Xavi Hernández; o percutan de manera indolente, en el caso de Iniesta y sobre todo Messi. Cesc fue ese muelle y el jugador, científico, capaz de resolver la fórmula del espacio aunando apoyo y profundidad. Primaveras atrás, y en otros contextos, Alexis Sánchez produjo que centrales rivales redujesen metros; siendo devastador en la posterior salida para ellos. Y entonces, ¿estamos seguros que el modelo es fallido o son “simples” consecuencias como anteriormente predije? El Barcelona produce desde el espacio y la calidad del mismo; si éste se auto reduce tiene un problema realmente profundo. Y en siete días debe resolver como potencia una cuestión, no la única, donde sus estrellas no están individualmente para el “nueve” y la segunda línea, los soles, brillan; pero menos.

Anuncios

La enésima

7 febrero, 2013 2 comentarios

Publicado en MASLIGA.

vicente-del-bosque-lista-de-convocados

Vicente. Don Vicente. Debo rehuir del título de marqués para dirigirme hacia él. Es un punto de vista que sólo quiere dejar claro que como principio básico el fútbol. Aunque de cara a la prensa prime el artificio; porque psicología hay; práctica también. De no ser así no se entienden multitud de aciertos en el once sobre el verde, o en decisiones desde el banquillo en el propio partido. No es irrelevante al talento de un grupo único pero él consiguió alinearlos porque nada vino hecho, sólo el estilo, y ni eso.

Heredó lo álgido de un equipo, el de Luis Aragonés, conseguidor de una forma de jugar que abarcó por fin nuestro fútbol. Suficiencia defensiva mediante. Y es que hablando de una manera reductora el repliegue podría haber sido la consecución última para obtener solidez: triunfos. Pero Marcos Senna dejó de estar, y la toma de decisiones debía adecuarse en limar el proyecto, por así decirlo; el estilo, por así mentir. Presto para escalar el Mundial sudafricano, acometió la reforma partiendo de Busquets, apartó a Xavi y consolida a Xabi Alonso. Seguiremos hablando de principios, u estilo, pero ya nada podía ser igual si el ‘6’ del Barcelona ocupaba más una mediapunta con Silva e Iniesta que ejercer de interior junto a Xabi Alonso, el relevo natural al Marcos Senna anteriormente citado.

Una rúbrica distinta. Diferenciadas. La crítica no tardó en llegar, ya que en verdad apartar de Xavi de la jugada es una decisión más que complicada. Difícil de entender. Y Busquets por aquel entonces un jugador “menor”. Patrimonio futbolístico no quedó pero dio peso a su idea con Pedro; nos siguió mostrando un doble pivote encorsetado; y el equipo a nivel colectivo no recibía goles pese a verse dominado en no pocas ocasiones. Véase Marcelo Bielsa y Chile. En su debe las llamas producidas por Luis que aún alentaban a un equipo que supo sobreponerse, jugar bien ante Alemania, y ganar la final. Tampoco hace falta que me repita en el tópico de las finales.

Pregonó sus principios basado en el Busquets más Xabi, en la solidez ante el poso de la historia, y en no marchitarse por la búsqueda del repliegue porque ya lo había encontrado definitivamente. Igual que hizo con su nueve en la figura de Cesc ahora relanzado tras una Eurocopa extraordinaria. Buscando la metáfora fácil, aplicó al fútbol y a la idea sobre él –la suya-, sus preferencias en el crucigrama. Sabe qué busca, y es capaz de resolverlo. En su llamada a Mario Suárez por Xabi Alonso, lesionado, existe un significado material de cómo no evadirse y continuar con lo ya creado. Seguir con su apuesta de fijar a dos en ese escalón, el de medios, y capaz de anticipar por respuesta individual. Lo mismo con Thiago Alcántara u Isco, los relevos naturales a la mediapunta. Y así con todo en una senda de éxito.

La teoría, sin contrato (guiño), me adjudicó este espacio para hablar de la Liga BBVA. Y pocas representaciones mejores que Vicente. Aunque sea la enésima columna que se le dedica a su figura. Hoy iguala a Kubala con 68 partidos desde el banquillo de España. Con una Eurocopa y un Mundial, casi nada.

La Supercopa de España en perspectiva fútbol

25 agosto, 2011 1 comentario

Hace una semana que acabó el penúltimo clásico de un año donde hemos llegado a la embriaguez de estos ‘clásicos’ pero con la constatación que en fútbol, y solo fútbol, no hay mayor esplendor actualmente. Dos constelaciones de jugadores y banquillos, entrenadores o formas de llevar a cabo el juego sin comparación en ningún otro país o continente de la que debemos estar satisfechos para no cruzar la frontera de lo ‘absurdo’, un supuesto que solo puede ser dañino.

La Supercopa de España nos expuso fútbol, ‘rara avis’ en verano siempre sabiendo contextualizar las alturas de temporada en que nos encontramos y con el componente ‘tensión’ siempre presente, ingrediente esencial para esta tipología de encuentros e incluso de necesaria presencia dentro del césped y con unos límites. Exposición de esto último como algo a no tratar en este espacio sino desgranar algunos factores futbolísticos y dar un punto de vista puramente analítico, sin ser completo, en 180 minutos de “final”.

1.     Detalles de entrenador: El principio específico del partido en el balón largo sobre la banda y la “trampa” sobre el poseedor rival.

Real Madrid se basa en un juego vertical, de posesión y control sobre las transiciones tras la primera línea de presión. Frente a un Barcelona, tu modelo se ve impedido en lo más “básico” y como consecuencia, tus dinámicas con balón deben variar para encontrar la directriz de tu juego y la línea de mediapuntas como factor principal de aceleración.

Ya trataremos posteriormente el doble partido del Barcelona, colectivamente, pero existe en ambos encuentros por parte de los de Mourinho, sobre todo en la Ida, una constante para salir lo más rápido posible hacia situaciones privilegiadas y de aprovechamiento del ‘uno contra uno’ como principio específico exigido por el rival, conocido plenamente, y para batir líneas de una manera eficaz si el espacio existe por parte de quién desplaza. Pepe o Xabi Alonso, activos técnicos para lanzar hacia los “extremos”.

En esos principios específicos, dándose a conocer en el ‘PlayOff’ de la temporada pasada, Real Madrid expone una línea de flotación hacia objetivos estudiados y comportamientos corporales entrenados en ‘pasillos’ sobre el poseedor rival. En este caso, Abidal es protagonista de una situación táctica que es alcanzable, solo, en la dimensión de fútbol que venimos hablando y eficaz a tenor de lo visto en la siguiente jugada a modo ejemplo.

2. La antítesis en línea de medios del Real Madrid.

La cara y la cruz en esta Supercopa. Khedira y Xabi Alonso como actores de esta antítesis, algo constatable en el rendimiento de uno y otro en ambos partidos en algo que ya es conocido del año pasado en el caso del mediocentro, ‘ex’ del Liverpool. ¿Naturaleza de esta constatación? Una sola ojeada a las estadísticas en faltas cometidas en la Ida de esta Supercopa de España, conjunto a la media acumulada en toda la temporada pasada puede expresar un deficiente control del espacio alejado del carácter del mediocentro y de ÉSTE mediocentro.

Estadísticas Xabi Alonso obtenidas de ESPNdeportes

No solo en el primer encuentro, también en la Vuelta sin encontrarse cuantificada la tesitura discutida. Una ventaja para la zona de aceleración de un Barcelona mermado futbolísicamente en la disputa de la final.

<< ¿Y Khedira ?>> El alemán se muestra como el mejor adecuado a una forma de llevar el juego, a unos principios y a una táctica, dónde dos amarillas en sendos encuentros le privó de una realidad mediática más convincente pero que en la jugada que hemos querido reflejar seguidamente, se puede prever lo mucho que aporta Sami Khedira como se dijo hace un tiempo en este espacio y en concreto, un partido frente al Atlético de Madrid.

3. El rendimiento del Barcelona, a juicio.

No puede sorprender aquello de que el Barcelona de Pep jugó mal en toda la Supercopa y solo vio reflejado su juego “fielmente” durante minutos –escasos- en la Vuelta. En el plano emocional era difícil partir con ventaja pero sin una mínima calidad de la posesión aparente, ni presión ni balón, fueron argumentos sólidos ante un Real Madrid que hizo el ‘campo pequeño’ en denominada presión alta.

Inexistentes fases ofensivas de control del juego sobre campo contrario, desaparecido, por tanto, el robo en ¾ partes del campo y ni Thiago o Xavi, supieron encontrar la senda del juego de este Barcelona. Todo cuantificado para el juicio de valor subjetivo de cada uno y del cuál solo supo escapar el de siempre, Messi.

Datos Ida

Datos Vuelta

Es normal un tipo de preguntas genéricas, siempre teniendo en cuenta el valor del juicio subjetivo que prevalece sobre una cuantificación semejante con sus respectivos errores:

–         ¿No es lo bastante significativo que el valor más alto en pases en condición de fase ofensiva sobre campo contrario sea 5,11?

–         Siendo ese el caso, ¿Mejor Xavi o Thiago en la Ida? ¿Existe diferencia real a tenor de la estadística de recuperación del balón?

–         En un equipo con un modelo tan marcado de posesión y la calidad de la misma, ¿No es de la mayor relevancia la cuantificación del tiempo efectivo con balón en campo del rival?

–         4 robos en el partido de Vuelta se producen tras el tercer gol de Messi, ¿Hasta qué punto influye en términos futbolísticos, lo emocional?

“Y aún así, el fútbol es tan impredecible que solo por eso merece la pena…”