Archive

Archive for the ‘Copa del Rey’ Category

Andrés Iniesta, dancing queen

2 febrero, 2013 2 comentarios

Publicado en MASLIGA.

Absorto es un término que viene como anillo al dedo tras llegar de presenciar tamaña magnitud de equipos sobre un campo. Uno único, por imposible que parezca. Por metros que recorra Cristiano Ronaldo; o espacios ocupe el Barcelona y sus rondos llenos de profundidad. No hay más esencia que el ser profundos. Aunque estas letras sólo contienen la ambición de permanecer en lo superficial, y así intentar explicar de manera más global qué ocurrió sobre la pista de baile. Todo aquél que salió del estadio tenía la certeza de haber escuchado el zapateo del claqué, tuviera o no consideración sobre el resultado.

Ya adentrados en el juego, quienes mejor ofrecieron argumento para el tanteo final, ésos fueron los centrales de cada equipo. Generalizar sobre los cuatro, también digo, sería caer en un error de bulto.Piqué, y el chico que quiso aparentar treinta en vez de veinte, Varane, monopolizaron dentro de su individualidad el que sus respectivos equipos se mantuvieran a flote. Por exagerado que parezca. El primero, en muchos minutos de desierto sin balón, siendo él oasis en los mejores minutos del rival. En el caso del segundo, está todo dicho. Incluso expresado en sendas disputas ganadas a Cesc o Messi, por ejemplo.

varane

Ambos defensas demostraron ser la antítesis, y el cambio de lustro quizás, respecto a sus compañeros de zaga. Puyol ya no se atreve a Cristiano Ronaldo, y Carvalho… Ricardo Carvalho resuelve con técnica lo que le resta su conciencia de aspecto jubilar. Errores suyos pudo costar goles; y Cesc más Pedro, iban hacia él forzando la espalda y que Cristiano Ronaldo tuviera que realizar el esfuerzo de venir a replegar junto a Alves. Certifica así, y sobre el césped, que un delantero defendiendo puede llegar a restar en la defensa. Tan categórico como conciso incluido la toma de mala praxis en un golpeo directo de Messi que se iría fuera, posterior al larguero de Xavi.

De esa misma zona del campo parte el objetivo de Arbeloa de venir a tapar por dentro. Barcelona con el mencionado Cesc se apodera de la ventaja numérica sin querer. Porque profundizan; y Messi ayuda a ello.Sami Khedira también tuvo que intercalar su área de rendimiento sobre el campo en apoyo al Lionel con balón, la línea de flotación, e irse tras el “4”que juega de ariete. Más o menos así. Essien por el lado opuesto bastante tiene con mentar su dignidad, ya sin piernas para verse sumar en la diagonal. Iniesta hizo suyo esa porción de terreno de la que hablamos.

Y puestos a valorar, los clásicos comienzan a parecer el veto de Özil hacia los demás. No hay jugador que en los últimos dos años exprese mejor el significado de creerse un partido, pero ya sin imperar la irregularidad respecto a las demás fechas del calendario. Es su temporada y así lo expresó; de derecha hacia dentro con ese control a ras de cal para ir recortando. La pausa viene intrínseca. Un cartel de festejos que no encontró sitio para Benzema, cuya ausencia exaspera. Además de las transiciones, que se dieron varias, porque ese peligro a la contra va ligado esta temporada al Real Madrid; Diego López en un alto porcentaje buscaba la cabeza de Karim Benzema. Encontrar un rastro eficaz es un gesto más de la estulticia que protagoniza el francés en esta temporada.

Puestos a comentar sobre la eficacia, el Barcelona y nuestras miradas confluyeron sobre Iniesta como si este en cada una de sus pisadas quisiera hacerlo; y así darle el tempo perfecto a su equipo y el sitio en el partido. Basta ver los minutos que llegan tras el descanso donde su repertorio, inagotable, acabó por convencer. << Él que puede bailar, divertirse, y tomar tiempo de su vida >>. Él que entra a escena, y sólo nos queda observarlo como una ‘Dancing Queen’ de ABBA. La reina del baile sin ninguna duda fue Andrés Iniesta, << capaz de engañarte, encenderlo, y dejarlo ardiendo porque se ha ido >>. Qué fantástica alegoría don Andrés. Como el encuentro.

De nuevo otro clásico

30 enero, 2013 2 comentarios

Publicado en SPAIN SPORTS NETWORK.

Existe un miedo que se estira por la Castellana hasta llegar a Plaza Castilla -si me permiten el paseo desde Cibeles-, donde lo hecho en una o dos temporadas parece difuminado. Un punto de vista que diverge de lo puramente futbolístico con el pánico de lo que va por fuera: su envoltorio. A eso se enfrenta el Real Madrid en una eliminatoria con mucho significado. Trascendente. Debe hacer valer lo conseguido en un bienio, y que atestiguan los últimos títulos; además del juego. Un ente olvidado, hasta el día de hoy; en clara actualidad con lo ofrecido si pensamos a corto plazo. Un recuerdo postergado, donde no hay mayor insulto para una figura tan relevante como Mourinho dentro del banco.

Si algo ha levantado expectativas en nuestro país ha sido la confluencia Mourinho-Pep en todos los frentes. No se han dejado ninguno. Del éxito, al ir persiguiendo, y una vez atrapado, no poder mostrar las cicatrices. Y en efecto, superado por Tito; robada además la cuestión de fe que en demasiadas ocasiones se facturó junto al equipaje blanco. La verdad es que el portugués tiene mucho que pensar sobre qué pasó y qué pasará. Y a la velocidad que fluye el fútbol es cuestión de reválida el primer gran duelo obviando la Supercopa de España.

El registro anterior se basa en dar por superado el dominio ‘kitsch’ de la época de Pep; si es que Milan Kundera me permite la cita, de origen alemán en el siglo XIX y significado para otra época en términos políticos. Y es que el propio Guardiola se impregnó de un exceso de estética en el sentido más amplio. Interpretó palabras como eternidad, llena de artificios por fuera, y una generalización de << ¡viva el fútbol! >>, cómo si éste fuera monógamo.

-

Sentía José Mourinho la necesidad de dar la vuelta al plano mediático, dispuesto siempre en contraposición tal, discordante con lo que podía ofrecer y ofrecía; sin reproches tras el 1-2 que le daba su primera Liga. Hasta un punto merecido en igualdad de poderes. Era el momento que por fin ataba a Messi y a Iniesta, haciendo de Khedira y Arbeloa baluartes en el oficio; sin que sobren Pepe o Sergio Ramos en la opinión. Faltaría más.

La presentación actual, y la que vale para esta noche, es muy diferente. No está ninguno de los dos centrales nombrados; pero sí los dos activos anteriores, y así ir convenciendo a un colectivo falto de autoestima y de juego. Salvo Cristiano Ronaldo y Özil; en la catarsis producida en Liga se tiende a enmendar (un gol en los últimos cinco partidos) con la búsqueda de un equipo, y que mínimamente exprese algo de la temporada pasada. No sabremos hasta última hora si creerá en Modric o Benzema; uno por juridiscción mínima que diría Gistau; y al delantero por su burbuja de ausencia. Ante la falta de Di María para ofrecer nervio casi teológico.

Y si de cuestión de fe hablamos, incluso repetimos, el cleptómano parece Tito.

El Barça de Tito Vilanova llega convencido y convenciendo, que parece lo mismo, pero no lo es. Confieso que tiendo a jerarquizar a Cesc o Iniesta; sin olvidar a Busquets, Pedro o Piqué. Ni por supuesto a Messi. Pero este Barcelona organiza rondos, porque profundiza. Enseñando que muy equivocados estábamos en cuestión de geometría y polígonos respecto a versiones anteriores; hasta alcanzar el valor del área igual –o de mayor valor-. Incluso superando en cuanto a juego a los mejores meses de Pep . Eso es persuadir. << Porque el ‘kitsch’ es una estación de paso entre el ser y el olvido >>, que diría Kundera. Y este Barça no lo ha ignorado. Para beneficios de uno y quebraderos del otro. Pero se viene el clásico y todo se vuelve a igualar.