Archivo

Posts Tagged ‘Callejon’

Crónica Real Madrid (jornada 11) Rival: Levante

13 noviembre, 2012 1 comentario

Publicado en MASLIGA.

LEVANTE 1-2 REAL MADRID

 

CRÓNICA PUNTO DE VISTA: REAL MADRID

JORNADA 11

FECHA: 11/11/2012

PARTIDO
LEVANTE-REAL MADRID
ALINEACIÓN LEVANTE
Munúa, Pedro López, David Navarro, Ballesteros, Juanfran; Iborra, Diop (Rubén, m.86), El Zhar (Ángel, m.55), Juanlu; Barkero (Michel, m.86) y Martins.
ALINEACIÓN REAL MADRID
Casillas, Arbeloa (Kaká, m.70), Ramos, Pepe, Coentrao; Xabi Alonso, Essien; Ozil (Morata, m.82), Di María, Callejón y Ronaldo (Albiol, m.46).
GOLES
0-1, m.21: Cristiano Ronaldo. 1-1, m.62: Ángel. 1-2, m.84: Morata.
ÁRBITRO
Muñiz Fernández.
TARJETAS
T.A: Ballesteros, Iborra, El Zhar, Juanlu, David Navarro y Pedro Ríos. Cristiano Ronaldo.

CRÓNICA:

Sería habitual que la crónica del partido en Levante empezase con una referencia a la lluvia, o en el caso del escritor con alguna tabla de más, hacer la metáfora perfecta entre agua, fútbol y Morata. Veamos: “Morata evitó el naufragio” Demasiado simple, sí. Así que no nos vamos a reducir al trampolín sin fondo -je- de la metáfora y el tópico; porque el Real Madrid tenía mimbres para acabar haciendo un partido verdaderamente grande en lo global del juego, quedándose en menos por un balón que no podía rodar. Ahí reside el mérito. Dominaron los blancos la totalidad del partido salvo esos minutos donde ves la cara del contrario, testas tus tobillos y te asientas sobre piso mojado. Y sin nueves en tu conjunto.

El Real Madrid salió con un 442 de manual y una proliferación del balón largo. Pero desde la estrategia, no desde buscar la fortuna de un balón dividido. Di María a pie natural; lo mismo que Cristiano Ronaldo, ya más habituado a enfrentarse en esta temporada al perfil de su pierna buena. Mourinho lo buscó: simplificar -por decirlo de alguna manera- el fútbol a exponer, con volantes y ancho del campo. Ató a Nabil El Zhar, con Coentrao y Ángel Di María, retrasando su zona de influencia. Por la derecha un Callejón de dulce y Cristiano Ronaldo, asfixiarían la salida del Levante. Así fue construyendo su dominio, cimentado también por la brega de un Essien en mayúsculas, cada vez más lanzado a romper líneas en conducción; y dos laterales ganando todas las divisorias alardeando de sus virtudes. La espalda de Iborra cada vez parecía más asumible en la presión del Levante, y ésto fue retrasando a los granotas.

Un Essien en mayúsculas, cada vez más lanzado a romper líneas en conducción (Foto en MARCA.COM)

Durante minutos hasta Pepe parecía un punto de inflexión solventando con muchas luces el corte y posterior traslado del esférico. Romper una presión adelantada de los locales era una base de lo que ocurriera arriba. Méritos aparte a la excelente gestión del balón parado con un gol, además de dos balones al larguero; y el secreto de intentar evitar el lanzamiento en contra como ya se sufrió en años anteriores en el mismo entorno. Ver las manos de Coentrao atrás, en su lateral, mientras El Zhar tenía el balón es de equipo grande con un partido muy asumido de cómo enfocarlo.

Cristiano Ronaldo adelantó a los suyos, pero no podíamos esperar verlo abandonar el terreno de juego en el descanso por un fuerte golpe. Albiol sería su sustituto en un contexto de barro y repliegue; así continuamente. Lo situó paralelo a Essien y Xabi Alonso, ante un Levante que acudía al doble nueve para recomenzar su plan. Y le salió bien. Forzó el empate en una situación que se vio favorecida por el ambiente, con Pepe imposibilitado de despejar ante el movimiento de Martins, y la lectura de Ángel.

El partido tenía que ser ganado con mayor justicia en los minutos anteriores, y no recordar alguna parada de Casillas de mérito, y el gol de Morata para dar tres valioso puntos. Y eso que no se mencionó el error de Xabi Alonso al fallar un penalty. Seguramente, el factor cualitativo  de la victoria tras el gol del canterano, no deriva del simple resultado, sino del planteamiento de un equipo qué por fin establece una serie de encuentros feliz con su balón.

VALORACIONES INDIVIDUALES:

JUGADOR
VALORACIÓN
COMENTARIO
Casillas 9 Estuvo excepcional sin el riesgo del blón parado y esforzándose contra un acertado Levante entre los tres palos.
Arbeloa 7 Estuvo notable desde el lateral. Deshizo toda opción granota.
Pepe 8 Además de referenciarse en el corte, tuvo su especifidad en movimientos de conducción para desarbolar al Levante y su presión.
Ramos 6 Quizás el que menos dio el nivel entre la defensa titular de este Real Madrid.
Coentrao 8 Fácil en el repliegue defensivo, sumó en posición arriba.
Essien 8 Crecido en su desplazamiento, fue protagonista en todo momento en la línea central.
Xabi Alonso 6 A la sombra de Essien, estuvo bien dentro de su rol. Falló un penalty.
Di María 7 Abierto y en pierna natural, retrasó minimamente su zona de influencia y fijó al Levante desde ahí.
Ozil  6 Menos llamativo por lo complicado del piso.
Cristiano  7 A pierna cambiada en todo momento, brilló durante 45 minutos.
Callejón 8 Tiene a Mourinho y es por algo. Jugador inteligente como pocos, sacó sus virtudes a relucir desde el nueve y el perfil derecho. Forzó el penalty de Navarro.
Albiol  6 No es centrocampista. Y se notó.
Kaka’ S.C.
 Morata S.C.  Gol.

Crónica Real Madrid (jornada 9) Rival: Mallorca

30 octubre, 2012 1 comentario

Publicado en MASLIGA.

MALLORCA 0-5 REAL MADRID

 

CRÓNICA PUNTO DE VISTA: REAL MADRID

JORNADA 9

FECHA: 28/10/2012

PARTIDO
MALLORCA-REAL MADRID
ALINEACIÓN MALLORCA
Aouate; Ximo, Conceiçao, Geromel, Bigas; Giovani (Arizmendi, min. 59), Martí, Fontás (Pina, min. 46), Nsue; Víctor (Marc Fernández, min. 78) y Hemed.
ALINEACIÓN REAL MADRID
Casillas; Sergio Ramos, Varane, Pepe, Essien; Xabi Alonso (Albiol, min. 80), Modric; Özil; Di María (Callejón, min. 73) Higuaín (Morata, min. 78), Ronaldo.
GOLES
0-1, min. 8: Higuaín. 0-2: min. 23: Cristiano Ronaldo. 0-3, min. 70: Higuaín. 0-4, min. 72: Cristiano Ronaldo. 0-5, min. 91: Callejón.
ÁRBITRO
González González (comité castellano-leonés).
TARJETAS
T.A: Amonestó a Modric y Xabi Alonso. Bigas y Conceiçao.

CRÓNICA:

A este Real Madrid aún le falta el hervor definitivo. Es una afirmación de lo más resolutiva, qué confirma lo visto en Mallorca en la tarde de domingo. Ya no son valoraciones bajo presión, y en partidos grandes, Champions o Supercopa; podemos hablar del mejor encuentro a nivel global del conjunto blanco, y en liga además; aunque llegue con los colores del otoño y tras conocer el récord en la anterior campaña. Mucho en esto tiene que ver Modric, el enlace definitivo para sosegar la jugada que correteaba demasiado en pies de Di María; sin que la vertical argentina sea un punto negativo, ni se hiciera desaparecer ayer, pero se encontraron otras sensaciones de más minutos: duraderas. Incluso volvió la pegada, ésa que se asocia al gol cuando no se quiere hablar del juego, bien por aburrido o por ignorancia; pero volvió ella, firme porque se jugó. A algo. A algo, más.

Caparrós, ya hecho a los domingos futboleros y frente a equipos ofuscados, era mal negocio para volver a un status. Colocó brega para mantener abierto al equipo con Nsue, tapando carencias de sus laterales, y dispuso de Giovanni Dos Santos para ejecutar el perfil más débil del rival. Tuvo minutos de recepción y pausa sin pérdida, en la izquierda; pero su alineación entrañaba no demorar demasiado la espalda de Essien, coartado por una línea de cal que le es extraña, más tras Dortmund, pero de solidez que encandila. Sobre todo a su entrenador. Pasado el peligro, Mallorca contaba con no muchas más armas a falta de Pina, o Pereira, y la verdad es que el doble pivote bermellón se ahogó fijado constantemente. No conoció de ese activo que se desligase para encontrar a Gio o Casadesús.

Era de esperar que si al Real Madrid no le esperas de otra manera, y ellos, encuentran la salida limpia; Modric no tardaría en aparecer. El croata se bastó para girar una y otra vez a los mediocentros del Mallorca y que Özil, y Di María sobre todo, detallasen la jugada. Hasta el ‘timing’ de la jugada en botas del 14 (¡uy, se escapó!) parece distinto, con Cristiano Ronaldo posibilitado para habitar el lado derecho. Un gran ejemplo es la jugada del segundo gol del encuentro, perfecta de izquierda a derecha, rematando en el perfil más débil o con mayor ventaja, posicional, pero es que antes había que cedérsela al 10, a Özil, para seguir vislumbrando la jugada. Ahí parte de la rúbrica croata en el partido, de nuevo cuño en cuanto a rendimiento real.

Determinantes Higuaín y Cristiano Ronaldo entre goles y asistencias (Foto de Pablo García en MARCA.COM)

Hemos narrado un segundo gol del partido, aunque la lógica nos dicta a citar el primer movimiento en el electrónico. A cargo de Higuaín, sí, en minutos del argentino acertado en distintos ámbitos de su fútbol, “minimizado” por muchos opinadores con ínfulas como quien escribe; pero determinante, esencia del jugador. Suyos fueron el inaugural y el tercero, y las asistencias a los dos de Cristiano Ronaldo para un acertado 0-4 ante un inoperante Caparrós. Intentó enmendar el desaguisado desde el olvidado Pina en la segunda mitad. Demasiado tarde. Fatídica lectura también viendo lo poco hegemónico que se muestra Xabi Alonso, pasando por una de esas rachas muy suyas manteniéndose en un hilo muy fino de su físico y de su juego. El verdadero 14 del equipo aunque éste realmente, o simbólicamente, estaba en botas de Modric. Y si había robo o los bermellones respiraban en botas de Giovanni Dos Santos, allí estaba Pepe para sofocar desde el lado izquierdo, y mostrando a Varane; otro que no puede pasar sin mención.

El punto y final sería de Callejón aprovechando una vertical más de Özil, uno de los más destacados por su renovado oficio en las últimas semanas. Por no decir que podría pasar por uno de los mejor valorados desde que pisó Barcelona. Mourinho sabía lo que se hacía dejando recados en rueda de prensa, despertando abiertamente, y nunca mejor dicho, al 10. Un despertar que se contagia a todo el equipo; uno con cordones nuevos, atados por un croata, pero sin encorsetarse.

VALORACIONES INDIVIDUALES:

JUGADOR
VALORACIÓN
COMENTARIO
Casillas 6 Solventó sin más un partido en el que no vio demasiado peligro en su área.
Sergio Ramos 6 Sumó desde el lateral aunque su valoración no puede ser más de la de alguien a quien ya le cuesta en esa posición.
Varane 8 Su salida comienza a ser una importante suma para que el equipo construya, mientras que se encuentra sobresaliente a la hora de recuperar.
Pepe 8 En un encuentro que parecía complicado si el Mallorca encuentra la espalda de Essién, él, entre otros, solventó “ese peligro”.
Essien 6 Estuvo positivo en un lado extraño.
Xabi Alonso 5 No se suma ni el robo se encuentra en posiciones más ventajosas, además de parecer superado en algunas acciones. Necesita, de nuevo, otra activación.
Modric 8 Hizo que los mediocentros girasen y tuvo el partido en sus botas en todo momento. Completó sus mejores minutos.
Di María 7 Ya no todo pasa por su vertical pero aun así sus movimientos predicen un final positivo. Asistió en el primer gol.
Özil  7 Ciertamente renacido en su nuevo carácter de oficio. Asistió en el quinto gol y estuvo en la mayoría de goles de su equipo, ejerciendo de 10.
Cristiano Ronaldo  7 Dos goles más una asistencia. La posesión le permite, incluso, sumar en el perfil derecho.
Higuaín 8 Determinante en muchos ámbitos. Dos goles y dos asistencias.
Callejón  SC
Morata SC
 Albiol  SC

Génesis de unas semanas de locos

12 abril, 2012 1 comentario

No es práctica habitual publicar crónicas del Real Madrid realizadas para Masliga en el blog, pero creo que vale la pena hacer una excepción.

Dar pie a una crónica con una referencia que parece bíblica o al menos, conceptualmente, parte de la misma; y en la que desconozco si la fe de Mourinho durante algún momento decayó viéndose a cuatro puntos de un rival que no te sopla de la nuca, te abanica. Hablamos de la razón más fuerte para querer emerger con categoría, la de quién conoce ese contexto del límite y acerca a los suyos al mismo: un delgado trazo que ya le fue positivo en pasadas temporadas. Sin ir más lejos hace un año con el serial de encuentros en tono de clásicos, solo que esta vez tocar oro en una única ocasión no parece suficiente. A eso juega y a eso le gusta jugar, en el juego que ya conoce y que se sabe uno de los mejores. Siempre reconociendo que lo hace desde la fórmula del fútbol… y si algo falla: Cristiano Ronaldo.

…y si algo falla: Cristiano Ronaldo.

Ninguna palabra sobra pero no nos podemos evadir del término presión. Una definición básica pero sencilla, tópica a la vez que recurrente, y siempre sin mirar a la dirección de lo que se va a exponer sobre el verde, lo verdaderamente importante. Ahí las apuestas en la previa siempre eran arriesgadas: los “sistemas”, su adecuación y el peso del cansancio mental. Sin Lass, Altintop, Sahin o Marcelo, la razón sí que se impuso al debate donde la continuidad del “doble pivote” era un hecho. Los nombres vendrían con la novedad de Coentrao, Kaka’ o Di María; individualidades para unas condiciones específicas del encuentro y el rival desde un punto de partida:

–          La amenaza para el Atlético de Madrid poder llegar a línea de fondo: Coartar la salida de los laterales rojiblancos y exprimir a los teóricos “volantes”, vitales en el repliegue de Simeone si éste ocurre.

–          El hecho de concebir un partido donde tu segunda jugada no domine: la pérdida es de un volumen mayor en cantidad y calidad para el rival. Ahí individualmente Di María o Coentrao por condiciones innatas pueden salir reforzados ante un contexto “pobre”.

Dos razones para la previa aunque en el fútbol nunca puedes saber, sólo analizar un azar. El imposible. Pero de su fragancia se embriagaron para llenar el Calderón acólitos de Simeone, creyentes de que sufrir es el infinitivo impuesto y que ahora corre viento favorable, con relaciones sobre el campo renovadas y bien construidas. De no ser así, Mourinho no hubiera puesto al dueto Di María-Kaka’ a una altura tan cercana de Xabi Alonso para dar origen a la jugada, la misma que no se mantenía y sobrevivía del slalom de Cristiano Ronaldo. Una primera parte que cronológicamente contiene protagonistas en rojo y blanco. Ninguna casualidad. Todo parte del giro de Diego a espaldas de Khedira, el desmarque de Adrián para dar tiempo y por supuesto, vivir del espacio obtenido en la recepción de Falcao entre centrales; quienes son capaces de erigirse como la mejor dupla europea –así lo creo- y no poder contener a uno de los goleadores por excelencia del continente, de esos elegidos para gritar el gol. Si la ventaja al descanso no es de Simeone, es debido a que entre “el lío” emerge alguien sublime en la mejor liga para dejar en la red de Courtois un balón parado que anteriormente se le resistía. Benzema tuvo su oportunidad con la cabeza y falló. El portugués, no.

Explicaciones varias sobre 45 minutos de juego donde pelota y conjunto ‘blanco’ no iban de la mano. Simplemente una ligera impresión de calidad con esférico permitía a Xabi Alonso llegar a campo contrario y robar (3 balones – minuto 20), en un ejemplo más. Misma raíz para comprender lo desquiciado del cuadro de salida del Atlético de Madrid entre centrales y los dos mediocentros; desde Perea hasta Tiago. Simeone no quería el cuero cerca de su portero y todo se debía a una razón de peso.

Si una mitad le fue infiel al Atlético de Madrid, tras el descanso se debía partir desde la base de olvidar esa “asta futbolística” aunque el Real Madrid, con Özil y no Kaka’, consiguiese variar las dinámicas a un dominio con balón más positivo. Xabi Alonso cogió el oxígeno de los metros: tanto para permanecer en campo del rival como ser un apoyo vital para Khedira en la red sobre Falcao y el movimiento a su espalda de Diego, efecto que obligó a Mourinho al cambio mentado en este período retocando la mediapunta. Un foco sobre el esférico que contenía precedentes para que se diese: Coentrao comenzó a ganar línea de fondo y Cristiano Ronaldo continuaría con el prolijo slalom. La parroquia rojiblanca sobrevivía con determinación en un período que parecía gravar en las conciencias que recordaban un pasado con menor identidad por estadística; para ello encontraría en transición a Adrián entre líneas. El excelente jugador con denominación de diferente en la plantilla, activaría las jugadas desde un ‘tempo’ muy particular que permitiese acceder al lateral, tan importante en este Atlético, como vital para que Falcao alcanzase la cima de la efectividad en el simple remate. Su cuenta: un gol. Su factoría de potenciales goles: infinita, en la noche de ayer.

Falcao es de ese tipo de jugadores nacidos para gritar gol.

El viaje del Real Madrid tenía visos de ser de ‘business’ hasta aquel remate de cabeza de Radamel Falcao. Tocaba volar en clase turista pero con un pasajero muy especial, ése capaz de elegir la noche del 11 de Abril como una firma más en su historia con una pluma muy similar, incluso en mes, a un zarpazo desde Oporto que metía al Manchester United en unas Semifinales de Champions League, en otro contexto complicado por la propia competición. Hay cosas que los grandes jugadores no olvidan y es que son ellos quienes pueden elegir la suerte. Una suerte con forma de ventaja en el marcador que hiciera moverse a Mourinho para dar salida a Higuaín, aprovechar su vertical e intentar cerrar el encuentro como así hizo. Ese movimiento recto, ése que desfigura al central por su amenaza ante el gol y capaz de forzar el error de un Godín espléndido en la anticipación durante todo el partido. Penalty y gol. Consecuencias de un resultado abultado donde ya el doble pivote de Simeone naufragaba demasiado atrás desde hacía minutos. Callejón rubricaba el fiasco: mental primero, y luego futbolístico.

La élite no escapa de detalles que rellenan esa denominación tan espléndida. Ser TOP como diría Mourinho; capaz de mostrarse impasible ante cada uno de los goles de su equipo en un entorno que por la previa parecía más inaccesible que hace una semana. Mensajes puntuales que te preparan para la competición en lo definido como <<la génesis de unas semanas de locos>> donde toca erigirse para alcanzar el oro con el fútbol ya aprendido.